mundo

¿Qué tienen que ver las restricciones anticovid y el aumento de las ejecuciones en el mundo?

Al menos 579 ejecuciones se llevaron a cabo en 18 países en 2021, un alza de un 20 % con respecto a 2020, según el informe anual de Amnistía Internacional.


El relajamiento de las restricciones de la pandemia de la covid-19 coincidió con un “alarmante alza” de las ejecuciones en todo el mundo en 2021, dijo Amnistía Internacional, que informó de un deterioro de la situación en Irán, Arabia Saudita y Birmania.

Al menos 579 ejecuciones se llevaron a cabo en 18 países en 2021, un alza de un 20 % con respecto a 2020, según el informe anual de la organización. Irán representó la mayor alza y registró un récord en cuatro años, con cerca de 314 personas ejecutadas, un alza desde las 246 registradas en 2020.

Amnistía Internacional destacó un incremento sobre las ejecuciones relacionadas con asunto de drogas, lo que denunció que como una “violación flagrante de las leyes internacionales”, que sólo permiten la aplicación de la pena capital por crímenes que involucren homicidio intencional.

Arabia Saudita también registró un alza de las ejecuciones con cerca de 85 personas, más del doble de 2020 y en Birmania se registraron cerca de 90 condenas ejecutadas.

En 2021 se produjo un alarmante aumento de las ejecuciones y de las condenas a muerte en la medida que algunos de los países verdugos más prolíficos retomaron sus actividades y los tribunales fueron liberados de las restricciones impuestas por el covid”, dijo Amnistía en el informe.

Las cifras del estudio no incluyen las sentencias y ejecuciones en China, Corea del Norte y Vietnam. “China, Corea del Norte y Vietnam continúan ocultando el uso de la pena de muerte, pero como siempre, lo poco que sabemos es causa de alarma”, dijo la secretaria general de Amnistía, Agnes Callamard.

Birmania
Desde el golpe de Estado en Birmania, según Amnistía Internacional, se registraron cerca de 90 condenas ejecutadas. - Foto: AP

Yihadistas matan a 30 personas en el noreste de Nigeria

En la misma línea, se conoció este lunes que combatientes yihadistas mataron a 30 personas en el noreste de Nigeria en un ataque de represalia por la muerte de sus comandantes debido a bombardeos del ejército, indicaron dos líderes de milicias.

Guerrilleros del grupo yihadista Estado Islámico en África Occidental (ISWAP) capturaron el sábado a varios hombres en el pueblo de Mudu, en el estado de Borno (noreste), señalaron estas fuentes.

“La mayoría de los 30 hombres fueron masacrados por terroristas del ISWAP, mientras que los pocos que intentaron huir fueron tiroteados”, dijo el líder miliciano Babakura Kolo a la AFP. “Eran chatarreros que estaban en la zona en búsqueda de vehículos quemados”, añadió.

Otro líder miliciano, Umar Ari, dijo que el grupo yihadista acusó a los hombres asesinados de informar sobre sus posiciones a las fuerzas armadas presentes en la zona.

“Los 30 hombres tuvieron la mala suerte de estar en la zona en un momento en que los terroristas estaban apenados por la muerte de dos comandantes en una operación militar”, indicó.

En semanas recientes, el ejército nigeriano ha lanzado exitosas operaciones terrestres y aéreas contra ISWAP y sus rivales de Boko Haram que han abatido a varios dirigentes.

ISWAP se escindió de Boko Haram en 2016 y se ha convertido en el grupo dominante en el noreste de Nigeria, donde desde 2009 han muerto unas 40.000 personas por violencia yihadista.

Los dos grupos han incrementado sus ataques contra civiles, especialmente contra leñadores, agricultores y ganaderos, a los que acusan de espiarlos.

*Con información de la AFP.