Home

Mundo

Artículo

La caída de un fuerte rayo generó fuertes estragos en zona rural de Argentina. Más de 60 terneros perecieron por efecto de la descarga eléctrica.
La caída de un fuerte rayo generó fuertes estragos en zona rural de Argentina. Más de 60 terneros perecieron por efecto de la descarga eléctrica. - Foto: Twitter/ ElSigloTucuman (A.P.I.)

argentina

Rayo generó tragedia en Argentina: al menos 65 terneros murieron por efecto de la descarga eléctrica

Autoridades meteorológicas decretaron la alerta amarilla para varias regiones de ese país.

Autoridades regionales de Argentina, más precisamente de la Provincia de Formosa reportaron que en medio de las ingentes tormentas que se han presentado en los últimos días, ganaderos de la zona dieron aviso sobre la ocurrencia de una lamentable tragedia, referida a una gran mortandad de ganado vacuno producto de una descarga eléctrica originada por la caída de un rayo.

Según medios locales, el lamentable hecho tuvo como escenario a la estancia de Las Cañitas, en referida provincia, donde la mortandad de animales alcanzó una cifra superior a los 60, en su mayoría terneros.

De acuerdo con el reporte de las autoridades policiales, quienes acudieron a la zona para registrar el caso, y en el balance recogido por los medios de comunicación en Argentina, cada uno de los animales muertos alcanzaba un peso cercano a los 200 kilogramos, representando una importante pérdida para sus dueños.

Según el reporte de las autoridades, el reporte de la caída mortal del rayo se registró pasadas las 3:00 p. m. del pasado 12 de noviembre, en medio de los llamados de alerta por cuenta de los daños provocados por la ola invernal que azota a varias regiones de ese país actualmente.

Una vez recibido el reporte por parte de la comunidad, la Policía dispuso el despliegue de parte de sus unidades adscritas a la Seccional de Asuntos Rurales de la colonia El Alba, ubicada a cerca de 120 kilómetros de la capital de la provincia.

Tras la llegada de los efectivos, estos se encontraron con un desolador panorama, referido a decenas de animales al interior de un corral, los cuales yacían en el suelo, en una posición similar a las que adoptan las vacas para descansar, la cual habría sido adoptada por los animales en medio de la lluvia, y en la que fueron sorprendido por el potente rayo que no solo ocasionó la muerte de los semovientes, sino que también planteó la preocupación de la comunidad sobre el riesgo que, en medio de las tormentas puedan correr otros animales de engorde, e incluso los mismos campesinos.

Actualmente, y por cuenta de la ola invernal en Argentina, el Servicio Meteorológico Nacional, SMN, ha elevado la alerta de riesgo a ‘amarillo’ que refiere la existencia de fenómenos climáticos con alta capacidad de daño, y que pueda influir en la cotidianidad de los ciudadanos.

La alerta referida, fue emitida para el sector central de la provincia de Buenos Aires, según explican medios locales.

En su alerta, las autoridades meteorológicas y de gestión del riesgo en Argentina han advertido que además de la provincia de Buenos Aires, las lluvias también generarían situaciones de riesgo en otras regiones del país como las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones, así como en menor grado en Santa Fe, Chaco, Jujuy, Formosa, y Salta.

Sobre las predicciones climatológicas, las autoridades argentinas prevén la presencia de fuertes tormentas, lluvias intensas, caída de granizo, y ráfagas de fuertes vientos, entre otras, por lo que recomiendan a la sociedad la toma de las medidas que estimen necesarias para salvaguardar su seguridad.

Tras lo ocurrido, a través de las redes sociales han surgido varios interrogantes respecto a las posibilidades evidencias de que un rayo pueda hacer tanto daño, frente a los cual los expertos han sugerido que ello podría haberse derivado de las características mismas de la conductividad eléctrica del suelo sobre el que estaban posadas las vacas afectadas.

En ese sentido, también explican que un rayo puede tener ‘diversos puntos de contacto’, los cuales se ubican en un máximo de un kilómetro de radio, y ello explica las posibilidades de daño causado por esta descarga, y cómo varios animales fueron víctimas de esta.

Así, se ha afirmado que en tanto la conductividad del suelo no era la mejor, la corriente circuló en una capa muy superficial, logrando afectar a tantos animales.

Frente a ello, en declaraciones recogidas por el diario argentino El Clarín, los expertos también refirieron un concepto llamado la “tensión de paso”, referida a la forma en la que el impacto cambia de un ser a otro, y que depende, entre otras, de los puntos de apoyo que se posen sobre el suelo en el momento de la descarga, así como de su longitud.

En ese sentido, en el caso de los humanos debido a la superficie de los pies y el número de extremidades posadas habitualmente en tierra, la descarga no alcanzaría a pasar por el corazón, y resultan más afectadas las zonas de las piernas.

En el caso de los animales, la distancia de las extremidades es menor, dan pasos más grandes, y por ende la referida ‘tensión de paso’ es mayor. También refieren que en esos casos, y debido a los puntos de apoyo, los animales sí están expuestos a que la descarga circule a través de su cuerpo y haga paso por el corazón