mundo

Rusia afirma que está dispuesta a retomar negociaciones con Ucrania “suspendidas por Kiev”

El negociador de Rusia dejó abierta la puerta para negociar el fin de la guerra con el Gobierno ucraniano.


El negociador ruso Vladimir Medinsky afirmó este domingo que Rusia está dispuesta a retomar los diálogos de paz con Ucrania, asegurando que se habían suspendido a causa de Kiev.

Por nuestra parte, estamos dispuestos a continuar el diálogo”, afirmó Vladimir Medinski, consejero del Kremlin encargado de las negociaciones con Ucrania, en una entrevista con la televisión bielorrusa.

“El congelamiento de las conversaciones fue completamente una iniciativa de Ucrania”, añadió, considerando que “la pelota estaba en el tejado” de Kiev. “Rusia nunca ha rechazado las negociaciones”, sostuvo.

Después de que las fuerzas rusas entraran en Ucrania el 24 de febrero, se organizaron rondas de conversaciones entre ambos países.

Los ministros de Relaciones Exteriores ruso y ucraniano se reunieron en marzo en Turquía y las delegaciones se encontraron en Estambul, pero sin éxito.

El negociador ucraniano, Mijailo Podoliak, declaró el martes que los diálogos se habían “suspendido”, en tanto Rusia recentró su “operación especial” en el este de Ucrania.

Rusia continuó su ofensiva en el oriente de Ucrania

Rusia prosiguió este sábado 21 de mayo su ofensiva en el este de Ucrania y aseguró que bombardeó un cargamento de armas occidentales en el noroeste de ese país, en una guerra que, según el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, reserva aún episodios “sangrientos” y solo podrá resolverse por la vía diplomática.

Ucrania contará en todo caso con medios para resistir, después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, aprobara una ayuda de 40.000 millones de dólares para la exrepública soviética, invadida por las tropas rusas el 24 de febrero. “Esperamos esta nueva e importante ayuda. Se necesita ahora más que nunca”, escribió Zelenski en Twitter.

La ayuda de Estados Unidos se suma a las de la Unión Europea y del G7, el grupo de países más industrializados, que el viernes prometió 19.800 millones de dólares para mantener en pie las finanzas del país. La ayuda militar enfrenta, sin embargo, el desafío de ser encaminada hasta las líneas de frente.

El Ministerio ruso de Defensa afirmó que destruyó con misiles mar-tierra “un gran cargamento de armas y equipos militares suministrados por Estados Unidos y países europeos cerca de la estación de tren de Malin”, a 100 km al noroeste de Kiev.

En una entrevista con un canal de televisión ucraniano, Zelenski aseguró que la guerra “será sangrienta, habrá combates, pero terminará definitivamente a través de la diplomacia”.

“Las discusiones entre Ucrania y Rusia definitivamente tendrán lugar. No sé bajo qué formato: con intermediarios, sin ellos, en un círculo ampliado o a nivel presidencial”, agregó.

Hasta la fecha, se han llevado a cabo varios encuentros entre negociadores de ambos bandos, sin resultados concretos.

En la región oriental del Donbás, una cuenca minera controlada parcialmente desde 2014 por separatistas respaldados por el Kremlin, numerosas ciudades viven desde hace semanas al ritmo de los bombardeos rusos.

En Donetsk, que junto a Lugansk conforma el Donbás, los bombardeos alcanzaron una iglesia donde estaban refugiados civiles, incluyendo niños y miembros del clero, según el Ministerio del Interior ucraniano. Al menos 60 personas fueron rescatadas y de momento se desconoce el número de muertos.

El viernes, el ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, aseguró que sus tropas estaban “cerca de completar” la liberación de Lugansk. Ese mismo día, Shoigu comunicó al presidente ruso, Vladímir Putin, la “liberación total” de Mariúpol (sureste), tras la rendición de los últimos defensores ucranianos atrincherados desde hacía semanas en la acería Azovstal.

Desde el lunes, un total de 2.439 combatientes, que resistían en precarias condiciones en el laberinto de túneles de esa planta, se rindieron, según el portavoz del Ministerio.

La conquista de Mariúpol, una ciudad portuaria del mar de Azov devastada por meses de bombardeos, es crucial para crear un corredor terrestre entre el Donbás y la península de Crimea, anexionada por Rusia en 2014.

*Con información de AFP.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania es de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.