Home

Mundo

Artículo

El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky advirtió el 30 de septiembre de 2022 que no negociaría con Rusia mientras el presidente Vladimir Putin esté en el poder, luego de que Putin anexó cuatro regiones ucranianas ocupadas por Moscú. (Foto de FOLLETO / SERVICIO DE PRENSA PRESIDENCIAL DE UCRANIA / AFP) / RESTRINGIDO A USO EDITORIAL - CRÉDITO OBLIGATORIO "FOTO AFP / Servicio de Prensa Presidencial de Ucrania" - SIN MARKETING NI CAMPAÑAS PUBLICITARIAS - DISTRIBUIDO COMO SERVICIO A LOS CLIENTES
Zelenski no aprueba hipótesis de Polonia, EE. UU y la Otan sobre misil que mató a dos personas, y se reafirma en su postura de la responsabilidad rusa. - Foto: AFP

ucrania

Ucrania reitera que misil que cayó en Polonia es ruso, y lleva la contraria a informe de la Otan y de Estados Unidos

China, por su parte, había llamado a que no se tomaran apreciaciones apresuradas.

En medio de las tensiones que se han derivado en el marco de la guerra desatada en Europa desde que el pasado 24 de febrero Rusia desplegara sus tropas para invadir Ucrania, y luego de que la jornada anterior se conociera que dos misiles disparados en el marco de esa pugna cayeran en territorio polaco derivando en la muerte de dos personas, el gobierno de Kiev se refirió nuevamente a ese tema para desmentir unas recientes afirmaciones hechas por Estados Unidos y la Otan, en la que se advertía la existencia de pruebas que apuntaban a que la responsabilidad del incidente de los misiles era del ejército ucraniano.

En ese sentido, el gobierno de Ucrania afirmó este miércoles que el misil que cayó en territorio polaco no es de su propiedad, y que por el contrario es responsabilidad de los rusos, negando así la posibilidad de que el hecho derivara de un error de los sistemas de defensa antiaérea de su país.

En un pronunciamiento elevado por el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, este afirmó no tener dudas sobre el origen del misil que causó la tragedia en Polonia, advirtiendo que su defensa se basa en los propios informes militares de su país.

Sobre el misil que despertó nuevamente la polémica internacional, y cuya caída ocurrió precisamente en momentos en que los principales líderes mundiales se dan cita en Bali en medio de la cumbre del G20, ha trascendido que este cayó en una localidad conocida como Przewodow, una pequeña población ubicada a apenas seis kilómetros de la frontera con Ucrania.

La responsabilidad ucraniana calmó los ánimos y el riesgo

Si bien el conocimiento inicial de la caída de estos dos misiles llevó a que las principales potencias del mundo y la Otan atribuyeran el hecho a Rusia, y se hiciera temer una escalada bélica debido al deseo de reacción y la indignación mundial, la posterior hipótesis sobre la responsabilidad de Ucrania calmó un poco los ánimos mundiales, sin que al hecho se le restara la gravedad propia de lo ocurrido.

Según recogen medios internacionales, la hipótesis inicial que señalaba a Rusia por esos misiles, encendía las alarmas de una escalada en el conflicto, más aún cuando ello traducía en un ataque contra un miembro de la Organización del Atlántico Norte, y por ello representaría una acción conjunta por parte de los otros socios en virtud del artículo 5 de defensa solidaria.

De acuerdo con lo afirmado por el secretario general de la Otan, el noruego Jens Stoltenberg, el hecho lamentable se derivó de “un misil del sistema ucraniano de defensa antiaérea para defender el país de los misiles rusos”.

En ese mismo marco, se conoció la reacción del presidente de Polonia, Andrzej Duda, quien advirtió que según lo evidenciado, no existente pruebas de que la caída de los misiles se derivara de un ataque programado contra su país, dando crédito a la hipótesis del accidente con el sistema antiaéreo de Ucrania.

En ese mismo sentido también se conocieron declaraciones del máximo líder del gobierno de Estados Unidos, Joe Biden, quien dio crédito a la versión del hecho accidental.

Desde la Casa Blanca, como recogen medios internacionales, se ha advertido que no existen pruebas que puedan poner en entredicho la hipótesis de los polacos, señalando que eso tampoco exime de responsabilidad a Rusia, más aún cuando el sistema antiaéreo que habría fallado existe en tanto busca mitigar los bombardeos masivos que adelanta el Kremlin contra Ucrania.

En tanto el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, aún se muestra escéptico a esa posibilidad, este solicitó a sus aliados permitirle acceso a las pruebas en las que sustentan sus afirmaciones, con tal de convencerse de ese escenario.

En contraposición a ello, funcionarios ucranianos han advertido que tiene pruebas contrarias que incriminan a Rusia y afirman que están dispuestos a hacerlas públicas.

Frente a este panorama, otros estados de la Otan, como Hungría, caracterizada por buscar poner obstáculos a algunas sanciones a Rusia por parte de la UE, señaló que la actual conducta asumida por su homólogo ucraniano es ‘irresponsable’.

Desde Rusia, la reacción al rifirrafe solo ha sido aplaudir la posición de Estados Unidos, advirtiendo la importancia de que este país no se dejé llevar por los ánimos, sino que tome una conducta responsable.

Por su parte, el líder chino, Xi Jinping, ha advertido pobre la importancia de no adoptar decisiones precipitadas.

Más allá del rifirrafe de los poderosos

Mientras que en las altas esferas los políticos ‘se tiran la pelota de la responsabilidad’, en territorio, más precisamente en la zona en la que cayó el misil mortal, los pobladores no salen de su conmoción advirtiendo que han entrado en pánico por lo ocurrido, aceptando incluso problemas para dormir.

Consiente de ello, el llamado de la ONU, más precisamente de su secretario general, Antonio Guterres, ha sido el de abogar porque se busque evitar escenarios que escalen el conflicto.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.

*Con información de AFP