Alianza DW

¿Ucrania se prepara para la contraofensiva?

El Ejército del Kremlin ya llegó al máximo de su eficacia, dice el exgeneral estadounidense Ben Hodges. Hasta finales de año, Kiev podría recuperar los territorios ocupados, si Occidente le entrega suficientes armas.


Los combates entre la Wehrmacht, el Ejército de la Alemania nazi, y el Ejército Rojo de la Unión Soviética, en 1943, en el sur de Ucrania, duraron varios meses. Hasta que la Wehrmacht finalmente se retiró hacia la orilla occidental del río Dniéper, a principios de noviembre. Los alemanes habían sido previamente derrotados en Stalingrado y se unieron bajo el mando del mariscal de campo Erich von Manstein, un nacionalsocialista acérrimo, en lo que se conoció como el Grupo de Ejércitos Sur.

“La Wehrmacht alemana tuvo que desplegar cientos de miles de soldados solo para proteger las líneas ferroviarias en Ucrania y Bielorrusia”, dice Ben Hodges a DW. El general retirado estadounidense y excomandante supremo de las fuerzas estadounidenses en Europa hace una comparación con la guerra de Rusia contra Ucrania, este verano, y los exitosos ataques de Ucrania. Como en el caso reciente en el aeródromo de Saki, en la península de Crimea anexada por Rusia. O cuando, en las últimas semanas, la artillería ucraniana bombardeó más de 50 depósitos de municiones y unidades de comando rusas en las áreas ocupadas por Rusia en Ucrania en las últimas semanas. “Los rusos ni siquiera tienen suficientes personas ni capacidades” para proteger su logística operativa, añadió Hodges. “Eso demuestra que son vulnerables. Y también que su sistema logístico está agotado”.

Armas y soldados, cruciales como en la II Guerra Mundial

Pero la comparación histórica es complicada. En ese momento, la Wehrmacht estaba librando una brutal guerra de exterminio, impulsada por la ideología del régimen nacionalsocialista. Y también las dimensiones son otras: el Ejército Rojo perdió solo al avanzar por el Dniéper 1.200.000 soldados, entre muertos y heridos. Al comienzo de su invasión de Ucrania, el 24 de febrero, el Kremlin llevó 150.000 soldados hasta la frontera con Ucrania. Y sin embargo, la gran dimensión geográfica de Ucrania puso a Rusia en la II Guerra Mundial ante problemas similares al de hoy, en lo que respecta a la llegada de nuevos soldados y equipamiento. “Rusia ahora es extremadamente vulnerable en ese lugar”, dice Hodges.

Varias explosiones remecieron el oeste de la capital de Ucrania el domingo por la mañana, según el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko. Foto: AP /Nariman El-Mofty.
Varias explosiones remecieron el oeste de la capital de Ucrania el domingo por la mañana, según el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko. Foto: AP /Nariman El-Mofty. - Foto: Foto: AP /Nariman El-Mofty.

El exgeneral, junto con otros renombrados exmilitares, políticos y analistas del Gobierno de EE. UU. y sus aliados, está pidiendo para Ucrania sistemas de armas aún más inteligentes, como el misil de corto alcance ATACMS (Army Tactical Missile System), con un alcance de 300 kilómetros. Este misil también puede ser disparado por las piezas de artillería Himars de EE. UU., que Ucrania ha utilizado recientemente para obtener el mayor éxito contra las fuerzas rusas.

Un ataque nuclear de Rusia es “improbable”

Sobre todo el asesor de seguridad en la Casa Blanca, Jake Sullivan, se mostró en contra de la entrega de ese tipo de sistemas de armamento a Ucrania, por temor a una escalada. Sin embargo, el exgeneral Hodges dice que Rusia no tiene más posibilidades de escalada que el uso de armas nucleares, lo que considera “extremadamente improbable”, ya solo por el hecho de que en Ucrania no hay objetivos “que pudieran cambiar el campo de batalla a su favor”. Además, hasta el uso de un misil nuclear táctico de reducido poder de destrucción en Ucrania provocaría que EE. UU. y Gran Bretaña entraran en esa guerra.

Entonces, según Hodges, la guerra de Rusia contra Ucrania se decidiría de manera convencional. Es por eso que Ucrania necesita equipo militar más moderno y entrenamiento para sus soldados, dice.

Los rescatistas evacuan a una persona de un edificio residencial dañado alcanzado por misiles rusos en Kyiv el 26 de junio de 2022, en medio de la invasión rusa de Ucrania. - “La cumbre del G7 debe responder con más sanciones contra Rusia y más armas pesadas para Ucrania”, instó el 26 de junio de 2022 Dmytro Kouleba, jefe de la diplomacia ucraniana, en Twitter, llamando a “derrotar al imperialismo ruso enfermo”. (Foto de Genya SAVILOV / AFP)
Los rescatistas evacuan a una persona de un edificio residencial dañado alcanzado por misiles rusos en Kyiv el 26 de junio de 2022, en medio de la invasión rusa de Ucrania. - “La cumbre del G7 debe responder con más sanciones contra Rusia y más armas pesadas para Ucrania”, instó el 26 de junio de 2022 Dmytro Kouleba, jefe de la diplomacia ucraniana, en Twitter, llamando a “derrotar al imperialismo ruso enfermo”. (Foto de Genya SAVILOV / AFP) - Foto: AFP

Desde hace meses, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha estado anunciando una contraofensiva en el sur de Ucrania. Pero hasta ahora el equipo militar no es suficiente para eso, dice el experto alemán en seguridad y en Ucrania Nico Lange. Ucrania aún no tiene “suficientes vehículos blindados y tanques de combate como para reconquistar realmente un territorio decisivo en esa vasta área de la estepa del sur de Ucrania con un gran contraataque”. Sobre todo, critica la renuencia de Alemania a enviar armas pesadas a Ucrania. Ahora que Ucrania tiene una oportunidad, no ha llegado suficiente ayuda, explica.

¿Victoria de Ucrania a finales de año?

Ahora es el momento de no solo ayudar a Ucrania “a cuentagotas”, sino de entregar todo lo que sea posible. De ese modo, Ucrania podría liberar los territorios ocupados por el Kremlin hasta finales de este año, y luego también Crimea y el Donbás, en negociaciones, en los próximos “uno o dos años”. Aparentemente, dice, el curso de la guerra en Ucrania parece haber llegado a un punto muerto, pero Ucrania está aprovechando el tiempo para “crear una tropa hasta que esté lista, hasta que esté entrenada, hasta que tenga suficiente poder de penetración”. Para él está claro que, según la teoría del mayor general prusiano y teórico de la guerra Carl von Clausewitz, las fuerzas armadas de Putin en Ucrania han llegado al “punto culminante”. Si la influencia del Ejército ucraniano es lo suficientemente fuerte y la infraestructura de Rusia está lo suficientemente debilitada, entonces, según Hodges, Ucrania “lanzará el gran contraataque”.