áfrica

Impresionante: la historia del investigador colombiano que murió aplastado por un elefante en Uganda

El investigador de origen bogotano actualmente estaba adscrito a la Universidad de Arizona en Estados Unidos.


Un lamentable hecho ocurrido a kilómetros de distancia del territorio nacional enluta a una familia en Colombia, luego de que autoridades de Uganda, país ubicado en el centro oriente del continente africano, confirmaron que un connacional resultó muerto el pasado domingo tras un encuentro con un elefante.

Según precisan medios internacionales, la víctima es un investigador de origen colombiano identificado como Sebastián Ramírez Amaya, quien actualmente estaba adscrito a la Universidad del Estado de Arizona, y quien se encontraba en África en el desarrollo de una investigación en el parque nacional de Kibale.

La noticia de la muerte de Ramírez Amaya fue confirmada por las autoridades locales este lunes, en un comunicado expedido por la entidad encargada de la administración de los parques nacionales de ese país.

El hecho se registró en un reserva ubicada al oeste de ese país cuando Ramírez Amaya se encontraba haciendo un recorrido por la zona, en compañía de otro investigador, y un guía de referida reserva, un lugar que, de acuerdo con medios internacionales, es reconocido internacionalmente por su fauna, a la vez que por el funcionamiento de un importante centro de investigación de vida salvaje.

Una muerte inusual

De acuerdo con la reconstrucción de los hechos publicada por la autoridad de parques naturales de Uganda, la muerte del investigador colombiano se originó cuando este hacía un recorrido por la reserva, en compañía de las personas ya referidas, en medio del cual se encontraron con un “elefante solitario”, animal que arremetió contra el grupo de expedicionarios, quienes, en aras de minimizar los riesgos, intentaron huir del elefante escapando en direcciones diferentes, con la mala suerte de que el elefante siguió la ruta de escape de Ramírez y, tras alcanzarlo, lo embistió y “lo pisoteó, provocándole la muerte”.

Según las autoridades a cargo del parque natural, el hecho es realmente inusual, advirtiendo que una situación de este tipo no se presentaba en ese parque desde hace al menos medio siglo.

Según recogen medios internacionales como la agencia AFP, un hecho similar había tenido lugar recientemente en otro sector de Uganda, más precisamente en un parque natural conocido como Murchison Falls, escenario en el que la víctima, un turista procedente de Arabia Saudita, fue atacado por un elefante luego de que este abandonara un vehículo en el que realizaba el recorrido en compañía de amigos.

De acuerdo con el currículo vital del investigador, Ramírez se describía como un biólogo de campo, primatólogo y esgrimista, de origen bogotano, quien se había graduado de su pregrado en Biología en la Universidad de los Andes en 2013.

De acuerdo con un reciente reporte entregado por las autoridades ugandesas, uno de los principales retos que han registrado en los últimos tiempos se refiere a los conflictos entre la vida salvaje y los humanos, anotando que semanalmente la entidad registra 100 casos de choques entre humanos y fauna.

Para los expertos, esta situación se deriva de cómo las actividades humanas han comenzado a invadir escenarios o territorios de las especies salvajes, dando lugar a estos encuentros.

“El conflicto de la vida silvestre humana en Uganda es uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los conservacionistas en la actualidad. Solo el año pasado registramos cerca de 6.000 casos y de los cuales pudimos dar respuesta a unos 5.000″, reseñó en medios locales el jefe de comunicaciones de la autoridad de vida salvaje en Uganda, Bashir Hangi.