mundo

Video | Sonrientes, los talibanes hacen ejercicio en el gimnasio del palacio presidencial de Afganistán

Uno de los hombres que graba a los combatientes porta un arma de largo alcance en su espalda.


Temor en Afganistán luego de que el pasado domingo los talibanes entraran a Kabul y clamaran “victoria” desde el palacio de gobierno, horas después de que el presidente Ashraf Ghani huyera al extranjero en el dramático epilogo de 20 años de intervención militar extranjera y una ofensiva relámpago insurgente de tres meses.

“Los talibanes ganaron”, declaró Ghani en Facebook, asegurando que había abandonado el país para evitar un “baño de sangre”, pues “innumerables patriotas habrían sido martirizados y Kabul destruida” si se hubiera quedado.

Transcurrieron unas horas y los talibanes ya empezaron a hacer uso de las instalaciones del palacio presidencial. En un video que circula en redes sociales se aprecia a los combatientes sonriendo mientras hacen ejercicio en el gimnasio de lugar que, seguramente, era utilizado por el presidente Ashraf Ghani.

En las imágenes se aprecia a algunos de ellos alzar pesas, montar en bicicleta de spinning, así como utilizar una máquina elíptica, mientras son grabados con el teléfono celular de uno de los combatientes.

Llama la atención que el talibán que graba a sus compañeros porta en su espalda una arma de largo alcance, tal como se aprecia en el segundo 12 del video.

Por otra parte, lo que tanto temían los afganos luego de que los talibanes retomaran el poder de varias regiones de Afganistán, entre ellas su capital Kabul, ya empezó a suceder.

Bilal Sarwary, uno de los principales periodistas de ese país, compartió a través de su cuenta en Twitter unas repugnantes imágenes donde se aprecian las torturas que empieza a padecer los pobladores a manos de los talibanes.

En las imágenes que fueron compartidas en Twitter por Sarwary se ve a dos hombres desfilando por una calle de Afganistán con el rostro cubierto con una sustancia similar a alquitrán y atados por sogas alrededor del cuello. Mientras tanto, ambos eran rodeados por una multitud de combatientes fuertemente armados, quienes también les daban puñetazos.

Los talibanes acusaron a estos hombres de robo, sus rostros estaban teñidos de negro, para avergonzarlos y fueron exhibidos en la ciudad de Herat después de las oraciones del viernes”, indicó el periodista Bilal Sarwary sobre las torturas a los dos hombres.

Agregó el periodista -considerado uno de los más importantes en Afganistán- que “la justicia al estilo de los talibanes a menudo significa que se cortan las manos a los ladrones”.

Entre tanto, uno de los seguidores del comunicador dijo al respecto: “Esto es medieval y bárbaro. No puedo creer que esto esté pasando ahora y lloro de tristeza y vergüenza”.

En Afganistán abunda el miedo tras la llegada al poder de los talibanes, un grupo formado en los años 90 del siglo pasado que hoy ejerce el control en ese país, tras el retiro de los militares estadounidenses.

En medio del desespero, los civiles se agolparon en las últimas horas en el aeropuerto de Kabul impidiendo el normal tránsito de los aviones, e intentando asegurarse de las llantas o de alguna de las partes extremas de las aeronaves. De esas maniobras ya hay videos que circulan en las redes sociales donde se observa cómo, tras unos pocos segundos de estar volando, cayeron dos personas de un avión.

Videos mostraron a centenares de personas corriendo cerca de un avión de transporte militar estadounidense, que se dirigía a la pista de despegue, con algunas personas intentando aferrarse a sus flancos o a las ruedas. Otros videos reflejaron escenas de caos total en las pistas, con civiles peleándose por subir a las pasarelas o escaleras que conducen a los aviones.

Se tiene información de que dos afganos que pretendían escapar del desasosiego talibán murieron tras caer del tren de aterrizaje del avión donde hacía contados segundos habían logrado subirse y sujetarse como pudieron, pero el viento y la fuerza propia del aparato con alas no se los permitió.

Este video muestra cómo en la medida que el avión iba cogiendo altura provocó que uno de los polizones perdiera el control y cayera al vacío, un segundo después ocurrió la misma escena con un segundo hombre que se había sujetado al avión.