denuncia

Arhuacos denuncian injerencia de políticos en elección del gobernador de la Sierra Nevada

Durante tres días se reúnen más de 7.000 personas del pueblo arhuaco para elegir al nuevo cabildo gobernador de esta etnia.


Algunos voceros de esta comunidad denuncian un complot en el que estaría involucrado el Gobierno nacional para dejar en el cargo a una persona que responda a los intereses de empresarios privados.

Con el fin de cumplir con lo ordenado por la Corte Constitucional en el Auto 149 del 16 de febrero de 2022, “los Mamus de las cuatro Kunkurwas Mayores podrán, en ejercicio de su autonomía y autodeterminación, acordar la elección del Cabildo Gobernador del Pueblo Arhuaco y convocar a la mayor brevedad a la Asamblea General”.

Allí se reúnen para elegir a su nuevo cabildo gobernador (presidente de la Directiva General) con el fin de acabar con la situación de desgobierno que desató el nombramiento irregular de otros gobernadores que fueron prácticamente impuestos por el Gobierno nacional.

Tenemos conocimiento que políticos y empresarios quieren incidir para obstaculizar el normal desarrollo de esta asamblea general. Esto implica que van a incidir ante el Gobierno nacional para que nuestras decisiones no sean acatadas.

Estamos seguros de que detrás de esto hay intereses extractivos, agroindustriales y turísticos sobre nuestro territorio. Es por ello que el Gobierno ha reconocido figuras jurídicas que no corresponde a nuestra administración indígena y eso amenaza nuestra economía y autodeterminación”, denunció la líder arhuaca Seinarin Torres.

Aunque los 60 líderes que encabezan todas las comunidades del pueblo arhuaco han llegado a esta cita, existen indicios de algunos voceros que manifiestan que nuevamente los intereses de algunos empresarios y políticos estarían detrás para el normal desarrollo de estas elecciones.

Lo anterior con el fin de continuar con el otorgamiento de licencias ambientales sin la realización del proceso de consulta previa que está consagrado en la ley colombiana al tratarse de territorios o comunidades indígenas.

Desde la Ley de origen, la comunidad arhuaca posee un sistema de gobierno tradicional que ejerce acciones dentro de su zona, que es un ser viviente y es el espacio espiritual y físico en el que se desarrolla su cultura, su conocimiento, sus relaciones sociales, culturales y espirituales.

Este sistema, que está basado y enfocado por Zaku Jina-Kaku Jina, se fundamenta en los Ka’dukwu, lugares de consulta espiritual de los cuatro centros tradicionales que son las Kankurwas mayores: Seykúmuke, Numa´ka, Séynimin y Kunzínkuta-Negragaka, quienes orientan y asesoran primeramente a los Mamus y estos hacen lo propio al órgano político que representa al pueblo arhuaco.

No obstante, se han venido reconociendo y registrando figuras legales no electas por el pueblo, con la pretensión sistemática de desestabilizar la estructura de administración propia, el reconocimiento y la armonía con la Ley de origen, el territorio y las madres y padres espirituales.

Esta desestabilización ha tenido consecuencias que, al tratarse de un conflicto de intereses políticos, ha hecho que la autonomía y la autodeterminación del pueblo arhuaco se sienta amenazada por el Estado colombiano.

Además, se sienten amenazados directamente en su derecho a la autonomía y autodeterminación por vulnerar su derecho de gobierno propio cuando la Corte Constitucional se adjudica decisiones que desde años anteriores ella misma declara, les corresponde a los mismos pueblos indígenas.

Antecedentes

En la actualidad el pueblo arhuaco se encuentra en una desarmonía espiritual porque algunos miembros insisten en desconocer las instancias de conformidad con las disposiciones de la Ley de origen y consulta a la Zaku, para la elección de cabildo gobernador.

Y de esta manera, respondiendo a intereses particulares, conseguir la elección de otros “gobernadores” que pactan, sin tener en cuenta a la comunidad, el desarrollo de importantes proyectos mineroenergéticos en zonas de reserva indígena de la Sierra Nevada de Santa Marta.