nación

Atención: elevan a $5.000 millones la recompensa por sucesores de alias Otoniel

Alias Chiquito Malo se convirtió en el nuevo objetivo de alto valor de la Fuerza Pública, luego de la extradición de alias Otoniel.


Tras la extradición Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, a los Estados Unidos para que responda por delitos de narcotráfico, el Clan del Golfo se reorganizó en su estructura de mando. Los nuevos jefes de dicha estructura narcotraficante son alias Siopas y alias Chiquito Malo, quienes tenían un rango inferior a alias Otoniel antes que este fuera capturado.

Sobre alias Chiquito Malo, la información que tienen las autoridades señala que “Jobanis de Jesús Ávila Villadiego, conocido como Chiquito Malo, nació San Pedro de Urabá; con 43 años de edad, cuenta con gran trayectoria criminal, es desmovilizado del Bloque Bananero de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia; sin embargo, no continuó con dicho proceso y decidió retomar el accionar criminal con el hoy denominado Grupo Armado Organizado Clan del Golfo, donde por su experiencia delincuencial y conocimiento de la zona fue designado para manejar temas relacionados con el narcotráfico; fue nombrado como uno de los cabecillas de la subestructura Central Urabá Turbo, realizando presencia principalmente en zona rural de dicho municipio, donde ha coordinado acciones en contra de la Fuerza Pública, con el fin de evitar que puedan acceder a su zona de injerencia”.

Así mismo, en su archivo criminal se señala que “esta persona fue ascendiendo rápidamente dentro del GAO, convirtiéndose en el principal cabecilla de la subestructura Central Urabá Turbo, dirigiendo actividades ilícitas dirigidas al control del narcotráfico, extorsiones y acciones armadas en contra de la Fuerza Pública”.

Otro de los aspectos del proceso indica que “el 21 de octubre de 2015 se realizó operación por parte de la Fuerza Pública, en la vereda Manuel Cuello, municipio de Turbo (Antioquia), donde se logró la neutralización de 3 sujetos del primer anillo de seguridad de Jobanis de Jesús Ávila Villadiego, alias Chiquito Malo, entre los cuales se encontraba la persona conocida como ‘Mello’, segundo al mando de la subestructura Central Urabá. Así mismo, fueron capturados 4 integrantes más, a quienes les fueron incautadas nueve armas de fuego entre fusiles, ametralladoras y pistolas, un lanzagranadas, proveedores de diferentes cartuchos, granadas y equipos de comunicación”.

Tras la muerte de Roberto Vargas Gutiérrez, conocido como ‘Gavilán’, el 31 de agosto de 2017, alias Chiquito Malo fue designado en su reemplazo, asumiendo como cabecilla principal del narcotráfico del Clan del Golfo, teniendo en cuenta su experiencia en dicho campo criminal, sin descuidar la subestructura Central Urabá Turbo, vinculándose de manera directa con las fases de cultivo, producción, acopio y tráfico internacional de estupefacientes en asocio con familiares y colaboradores de Otoniel”.

Sobre los familiares de Otoniel, el ministro de Defensa, Diego Molano, confirmó que está en proceso de extradición Nini Johana Úsuga, hermana del capo del narcotráfico. “Está corriendo una solicitud de extradición para lo cual la Corte Suprema de Justicia está con todo el proceso y está en este momento en esa etapa”, señaló.

Paro armado

Es de anotar que, luego de la extradición de alias Otoniel, el Clan del Golfo anunció un “paro armado” de cuatro días, dejando hasta el momento más de 100 vehículos incinerados en los departamentos de Córdoba, Bolívar, Cesar y Antioquia. Tras la compleja situación de las vías en estas zonas, el director de la Policía de Carreteras, el general Juan Libreros, indicó que “se han realizado 56 caravanas de acompañamientos, donde se han movilizado un total de 2.432 vehículos acompañados de los 806 eran de pasajeros”. Señaló que las caravanas permitieron que circularan 19.716 toneladas de carga.

De acuerdo con el Gobierno nacional, desde que se dio la captura de alias Otoniel en octubre del año pasado, cerca de 250 integrantes del Clan del Golfo ha sido detenidos por las autoridades.