bogotá

Con inversión de $6.800 millones, Acueducto de Bogotá adquirió maquinaria para atender temporada de lluvias

Se trata de cuatro nuevos equipos de presión - succión de última tecnología que servirán para extraer basura y desechos pesados de los sumideros.


La Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) reforzó su capacidad operativa con 4 nuevos equipos de presión – succión de última tecnología que servirán para extraer basura y desechos pesados de los sumideros y pozos del sistema de drenaje. Con esta inversión se busca prevenir encharcamientos e inundaciones en la ciudad.

Cristina Arango, gerente de la EAAB sostuvo que “la adquisición de la maquinaria especializada fortalece las labores preventivas y de mantenimiento de las redes de alcantarillado. Además, mejora los tiempos de respuesta a los ciudadanos, en especial en la actual época de lluvias”.

Los cuatro nuevos equipos de succión-presión, cuya inversión fue de $6.800 millones, están diseñados para extraer del sistema de alcantarillado lodos, arenas, gravas, ladrillos, botellas, latas y en general todos los desperdicios que generan taponamientos en las tuberías. Así mismo, por medio de un chorro de agua de alta velocidad y presión, las nuevas máquinas limpian las redes y remueven grasas solubles, pasto, raíces, hojas y piedras.

En materia de seguridad para los operarios y eficiencia en el proceso, estos equipos están diseñados ergonómicamente, son fáciles de operar, cuentan con programación remota y tienen mayores controles de seguridad; además, por su tamaño permiten ingresar a calles estrechas beneficiando a más usuarios en la ciudad.

La adquisición fortalece la capacidad operativa de la EAAB y hace parte del plan para disminuir los impactos por temporada de lluvias que contempla el mantenimiento preventivo de la infraestructura de drenaje junto a acciones pedagógicas para que los ciudadanos adopten buenas prácticas en el buen manejo de basuras y estas no terminen en el alcantarillado.

Cuidado del alcantarillado

La gerente Cristina Arango indicó que la EAAB en el último año, en su rutina diaria, adelantó el mantenimiento preventivo del sistema de drenaje de la ciudad, de donde se retiraron cerca de 107 mil toneladas de basuras y desechos.

En este mismo periodo de tiempo, la inversión de la Empresa en actividades de la limpieza de sumideros, pozos, tuberías y canales fue de $26.262 millones.

Estos operativos de prevención se realizaron en puntos críticos o de alto impacto cercanos a las universidades, zonas de comercio, plazas de mercado y áreas de esparcimiento (Galerías, Zona T, Zona G y sector de la Avenida Primero de Mayo con Boyacá, entre otros).

Para la atención de contingencias por las lluvias, el Acueducto cuenta con 25 comisiones especializadas; y en convenio con Aguas de Bogotá e Idiger se efectúan los mantenimientos a quebradas, canales, sumideros y estructuras.

En total son cerca de 400 personas, entre ingenieros, inspectores y personal operativo quienes están listas para actuar en caso de emergencias. Según registros de la EAAB en lo corrido del año se han atendido, al menos, 45 eventos de alto impacto por encharcamientos e inundaciones en la ciudad.

Así mismo, la capital cuenta con 55,2 km de nuevas redes locales de alcantarillado pluvial y sanitario. Estas nuevas tuberías y estructuras de drenaje permiten disminuir los eventos de inundaciones en la ciudad.

Ruta para prevenir inundaciones

La entrega de estos nuevos equipos se complementó con el lanzamiento de la Ruta de la Conciencia en la localidad de Chapinero, la cual busca vincular a los restaurantes y ciudadanía en el buen uso de las redes de alcantarillado, en especial con el manejo del aceite de cocina en comercios especializados y los pañitos húmedos en zonas residenciales.

Cerca de 30 establecimientos del sector, conocido como Distrito CH, fueron visitados por la Ruta de la Conciencia que llevó los mensajes “Cada uno por su lado, como el agua y el aceite” y “Las Toallitas a la caneca” que invitan al respeto y cuidado con el medio ambiente y contribuyen con la disminución de impactos durante los periodos de lluvias.