nación

“Copia exacta de lo que hicieron en Colombia”: Marta Lucía Ramírez critica protestas en Ecuador

Desde el pasado 13 de junio, miles de indígenas protestan en el vecino país para pedirle al presidente Guillermo Lasso medidas urgentes ante el alto costo de vida.


Desde hace 15 días en Ecuador, las manifestaciones convocadas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) para exigirle al presidente Guillermo Lasso medidas urgentes ante el alto costo de vida se han teñido de violencia.

No solo se ha afectado el suministro de alimentos en diferentes zonas del país, sino que los precios de la comida están por las nubes y el vecino país está a punto de parar su producción de petróleo, ya que los actos vandálicos, toma de pozos y cierre de vías no han permitido el transporte de insumos y el diésel necesario para mantener la operación.

El Ministerio de Energía y Minas dijo que por las protestas el Estado ecuatoriano ha dejado de percibir alrededor de USD 120 millones, “dinero que pudo haberse destinado a educación, salud y trabajo social”.

Pero estas no son las únicas consecuencias de las protestas. En las últimas horas, el Ministerio de Salud denunció que el cierre de las vías de acceso hacia la ciudad de Cuenca, especialmente en la zona de Molleturo, está afectando de manera directa al abastecimiento de oxígeno a los hospitales y centros de salud. “A los tanqueros no se les permite ingresar a la ciudad, poniendo en riesgo la vida de los pacientes”, dijo.

Esta situación afecta de manera especial al Hospital Vicente Corral Moscoso, centro de salud que brinda atención a la población del sur del país. Al momento, se tiene hospitalizados 231 pacientes, de los cuales 51 son de servicios críticos, como UCI adultos, pediátricos, neonatología y centro de trauma.

El Ministerio aseguró que al día se realizan aproximadamente 30 cirugías entre programadas y emergencias y la capacidad de oxígeno en este momento es de 1.480 kilogramos. “Lo que nos pone en situación emergente porque la dotación alcanzaría únicamente hasta el día martes”, advirtió.

En imágenes : Miles de manifestantes indígenas de Ecuador marchan sobre la capital
El cierre de las vías está afectando de manera directa al abastecimiento de oxígeno a los hospitales y centros de salud. - Foto: REUTERS

En medio de esta crítica situación, el presidente Lasso denunció que un convoy humanitario que iba a Cuenca, una ciudad ubicada en el sur del país, fue atacado con explosivos. El mandatario hizo un llamado a la paz y pidió no poner en peligro la vida de los ciudadanos.

No se puede jugar con la vida de los ecuatorianos. La falta de oxígeno para hospitales en Cuenca es crítica. En Molleturo, el convoy humanitario que iba a Cuenca fue atacado con explosivos. ¡Vándalos! No pueden poner en riesgo la vida de los ciudadanos. Hago un llamado a la paz”, escribió en su cuenta de Twitter.

Reacciones en Colombia

Ante la gravedad de los hechos registrados en ese territorio, la vicepresidenta y canciller de Colombia, Marta Lucía Ramírez, no dudó en comentar la situación y aseguró que lo que está pasando actualmente es una “copia exacta” de lo ocurrido durante el paro nacional vivido en Colombia durante el 2021.

“Copia exacta de lo que hicieron en Colombia en mayo 2021. Los ataques a misiones médicas costaron la vida a dos criaturas”, dijo la vicepresidenta a través de su cuenta de Twitter.

Como lo mencionó la canciller, durante el paro nacional se reportó la muerte de dos bebés debido a que los bloqueos en las vías y los manifestantes no permitieron el paso de ambulancias.

El primer caso se registró en Cundinamarca, cuando una ambulancia que se dirigía a Bogotá y transportaba en su interior a una mujer en trabajo de parto prematuro, fue bloqueada y atacada en el municipio de Tocancipá. Por ello, el parto tuvo que ser atendido dentro del vehículo, pero lamentablemente el bebé falleció.

El segundo hecho ocurrió entre Buenaventura y Cali, cuando los médicos decidieron intubar a una bebé y trasladarla de urgencia a la capital del Valle del Cauca, pero al llegar a un sector conocido como La Delfina, los manifestantes bloquearon el paso y no dejaron que la ambulancia avanzara.

“No nos dejaron pasar, la bebé entró en código. Intentamos reanimarla, pero no respondió. Los señores del paro nos decían que hiciéramos transbordo, pero no podíamos, porque la bebé iba intubada”, contó en ese momento la médica que iba en el vehículo.