política

¿Crisis en el Nuevo Liberalismo?: así ha sido la desbandada

En los últimos días, connotados líderes de la colectividad han abandonado el barco para tomar nuevos rumbos.


El Nuevo Liberalismo, el partido que fundó hace más de treinta años el excandidato presidencial Luis Carlos Galán y que prometía convertirse en una verdadera esperanza para los colombianos, está sufriendo una desbandada.

Luego de los resultados poco alentadores que obtuvieron en las listas al Congreso, con las que lograron solo dos curules en la Cámara de Representantes y la derrota que se llevó la Coalición Centro Esperanza en los comicios presidenciales; varias figuras claves han empezado a abandonar el barco.

Este miércoles, renunciaron a la colectividad Mábel Lara y Yolanda Perea, quienes integraron la lista al Senado, pero luego se fueron para apoyar a Gustavo Petro.

A través de una carta dirigida a Juan Manuel Galán, uno de los dirigentes del partido y excandidato presidencial, anunciaron que dejarán de ser militantes de esa colectividad porque consideran que ya no representa los ideales por los que ingresaron hace unos meses.

“En total disconformidad con la posición del partido, carente a nuestro juicio de relevancia jurídica ni política por la ausencia de representación política del partido en el Senado de la República, pero con el profundo respeto que públicamente profesamos por las diferencias de pensamiento, nos despedimos del partido, deseándoles lo mejor en sus proyectos y esperando que en el camino podamos encontrarnos en torno a la idea original de Luis Carlos Galán y del Nuevo Liberalismo del siglo 21: lograr consolidar el cambio que convierta a la periferia en el verdadero centro”, dijeron.

En la carta detallan que una de las razones para dejar la colectividad es que el Nuevo Liberalismo primero apoyó a Rodolfo Hernández y ahora se declaró en independencia al gobierno de Gustavo Petro, el cual ellas apoyaron para la segunda vuelta presidencial.

Este jueves, el que dio un paso al costado fue el senador Rodrigo Lara, quien evidenció que tomó esa decisión con “pesar”.

A través de una carta enviada a los Galán, el congresista dijo que esperaba que, luego de que la Corte Constitucional revivió al partido y le entregó la personería jurídica, este tomaría otros rumbos. Sin embargo, a su juicio, no sucedió.

“No pienso volver a los hechos del pasado reciente, ni tampoco enfrascarme en los desaciertos, las arbitrariedades y todo lo que lamentablemente ha ocurrido en estos escasos meses de resurrección de esta personería jurídica”, apuntó Lara.

Horas después, el ‘turno’ para renunciar fue para la excandidata a la Cámara de la colectividad Lisset Vera, quien pidió una “verdadera” inclusión en el partido.

.Frente a lo que está ocurriendo, Juan Manuel Galán aseguró que la colectividad se seguirá fortaleciendo y que por ello aspirarán a obtener algunos cargos a nivel regional. Las elecciones locales serán en octubre del próximo año.

“Que el Nuevo Liberalismo esté en zonas donde podamos tener una presencia. Vamos a tener candidatos a alcaldías, asambleas y gobernaciones para renovar la política desde el territorio, que es el reto que afrontamos los colombianos”, aseguró Galán en diálogo con W Radio.

Fracturas antiguas

Las diferencias en el Nuevo Liberalismo vienen de tiempo atrás. El 9 de noviembre del año pasado se conoció una carta escrita por Iván Marulanda, César Pardo, Carlos Arcesio Paz, Arturo Sarabia y Alfonso Valdivieso, líderes naturales del Nuevo Liberalismo y cercanos en su momento a Luis Carlos Galán Sarmiento, en la que renunciaban al Consejo Nacional del partido porque no estaban de acuerdo con algunas de las directivas que fueron escogidas tras el renacimiento de la colectividad.

La misiva se convirtió en escándalo. Iván Marulanda, uno de los firmantes, es cercano a la familia Galán Pachón, pero aun así dijo que el Nuevo Liberalismo no debía ser una colectividad de familia.

“Si el Nuevo Liberalismo fuera un partido de familia, no tendríamos este proceso donde exmilitantes nos acompañaron a recuperar su personería jurídica. Este es un partido democrático y que muestra cómo podemos luchar contra la forma tradicional de hacer política”, respondió Juan Manuel Galán.

El malestar de Marulanda se basa en que inicialmente el director nacional del partido era Fernando Galindo y el representante legal y ahora secretario es Andrés Talero, dos personas que, a su juicio, no conoció en la época en que Luis Carlos Galán fundó el partido. “Son dos personas que no conocemos…”, afirmó el senador.

Lo cierto es que Andrés Talero estuvo al lado de Luis Carlos Galán desde los 19 años y firmó el acta de fundación del Nuevo Liberalismo, además de ser una de las personas que siempre acompañaba al líder asesinado.