política

“Critican a Roy Barreras y son iguales”: Juan José Lafaurie arremete contra los congresistas del Partido Conservador

En entrevista con SEMANA, el hijo de la senadora María Fernanda Cabal se fue lanza en ristre contra esa colectividad, a la que renunció en medio de fuertes críticas.


SEMANA: ¿Por qué tomó la decisión de renunciar al Partido Conservador?

JUAN JOSÉ LAFAURIE: Porque no estuve de acuerdo en la carta que firmaron los congresistas frente al gobierno de Petro. Fue como la confirmación de que seguirán en lo mismo. Ellos critican a Roy Barreras y son exactamente iguales. No les importa cuál es el Gobierno de turno y eso quedó demostrado ahora que llegó Petro. Le hicieron juego a Juan Manuel Santos, a Iván Duque, a Petro y se lo harán al que llegue después. Me atrevo a pensar que nunca serán oposición. Es un partido que al final perdió convicciones y principios. Un partido tiene que defender ideas y no estar detrás de la chequera, pero a estos congresistas no les preocupa el país, sino sus intereses.

SEMANA: ¿Se va para otro partido político?

J.L.: No, no me voy a otro partido, esperemos a ver qué pasará.

SEMANA: El Centro Democrático podría ser su casa política, allá está María Fernanda Cabal, su madre, y José Félix Lafaurie, su padre.

J.L.: No, porque el Centro Democrático ha cometido muchos errores. El problema del partido es que no se puede hacer nada sin lo que diga Uribe. Así no funciona bien una casa política.

SEMANA: Ya hablaremos de Uribe, pero volviendo a los conservadores, ¿se arrepiente de haberse inscrito en dicha casa política?

J.L: Estoy muy agradecido con el expresidente Omar Yepes porque siempre estuvo muy pendiente de mí, se acercó, me escuchó. No me arrepiento porque el problema no es el Partido Conservador, sino los congresistas que están allí. El Partido Conservador es y será siempre el Partido Conservador, es quien lo representa. Mientras los congresistas que firmaron la carta en apoyo a Petro estén ahí, no quiero estar en el partido.

SEMANA: Usted es fuerte en su carta. Dice que mal pagará Petro a los cobardes, lagartos sin ideología, tibios e incapaces de hacer política como una forma de representar los intereses de los colombianos.

J.L: Así es. Ni siquiera ha empezado el gobierno de Gustavo Petro, que será desastroso, y de una vez los congresistas conservadores se arrodillan. ¿Por qué? Porque es evidente cómo a ellos solo les importa la chequera y la mermelada.

SEMANA: ¿Cómo vio la posición de David Barguil? ¿Pensó que sería la figura de la oposición?

J.L: Uno esperaría que David Barguil saliera y dijera: ‘soy de oposición’, por lo mínimo: es provida y Petro es abortista. Además, el Partido Conservador cree en las instituciones, mientras que el nuevo presidente no. Yo pensaría que él debió asumir un papel de opositor, pero no. Él está en el mismo cuento que estos otros. Esto me decepciona, ya he hablado con muchos jóvenes que se van también del Partido Conservador.

SEMANA: Usted en su momento dijo que valoraba a Uribe, que lo reconocía como un gran líder, pero ha agudizado las palabras en su contra. ¿Por qué?

J.L: Uno no puede confundir. El gobierno de Álvaro Uribe fue un gran Gobierno. No le quito mérito a lo que fue y es el expresidente Uribe. La gente confunde y dice que a mí no me gusta Uribe, pero no.

Siento que las decisiones que últimamente ha tomado han afectado más al país de lo que lo han beneficiado. ¿Quién puso a Santos?, Uribe. ¿Quién puso a Duque?, Uribe. Lo de la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga le salió supermal. Yo no trago entero. Fue muy raro y extraño cómo ganó Óscar Iván, quien se retiró de la campaña sin ni siquiera pedirle permiso al partido. La participación del Centro Democrático en las elecciones presidenciales fue cero, siendo un partido muy fuerte. ¿Qué pasó con el Centro Democrático?

SEMANA: Aprovecho para preguntarle, ¿por qué usted está hablando de una nueva derecha sin Álvaro Uribe?

JL.: Porque necesitamos jóvenes, gente que quiera defender los valores y principios de derecha. Dejemos el cuentico de sentir miedo por decir que somos de derecha. Yo soy de derecha y tenemos que copiar los fenómenos que están ocurriendo en otros países. No se puede pensar en un Centro Democrático que se hacía elegir con los votos de derecha y después le avergüenza decir que es de derecha. O los conservadores que les gusta decir que son de derecha, pero después están al mejor postor. Aquí no hay partidos de derecha. Tenemos que fundar un partido de derecha de verdad, un movimiento como VOX en España. Eso no es espontáneo, sino planificado.

SEMANA: ¿Usted es consciente de que mete a María Fernanda Cabal, su mamá, en unos líos tremendos en el Centro Democrático?

J.L.: Sí, pero el problema es que la gente no ha entendido que tenemos pensamientos distintos. La gente cree que lo que yo digo es lo que piensa mi mamá y no es así. Lo bonito en mi casa es que todo se puede debatir.

SEMANA: Pero José Félix Lafaurie, su padre, lo regañó en Twitter cuando usted protagonizó una pelea con Paloma Valencia por su propuesta de una nueva derecha sin Uribe.

J.L.: Me regañó, pero me pareció que la grosera en Twitter fue Paloma (Valencia), ella hizo un comentario descalificando el buen trabajo que ha hecho mi mamá. Y segundo, dije la verdad. Yo quería contestarle a mi papá, pero después dije: con mi padre, no.