nación

Defensa de Jhonier Leal, a última hora, pidió reprogramar la audiencia en la que iba a pedir la libertad

La diligencia judicial se iba a realizar este 15 de junio. El procesado se encuentra actualmente en la cárcel La Picota.


A última hora la defensa de Jhonier Rodolfo Leal Hernández pidió reprogramar la audiencia en la que se iba a solicitar su libertad. Pese a que la audiencia estaba programa para este miércoles 15 de junio a las 10 de la mañana la abogada Ana Julieth Velásquez le envió un oficio al Centro de Servicios Judiciales de Bogotá pidiendo un cambio de fecha.

En el documento señala que es aún están recolectando la información “que se pondrá en evidencia en la eventual revocatoria de la medida de aseguramiento de mi prohijado, exalto lo robusto del proceso y lo delicado del asunto razón por la cual se está autorizando minuciosamente en apoyo del nuestro departamento de investigación”.

Debido a esto se deberá establecer una nueva fecha en la cual la defensa de Leal presentará sus argumentos y evidencias para pedir la modificación de la medida de aseguramiento que existe en contra de su cliente desde enero pasado. Lo que se ha podido establecer es que se manifestará que hay fallas de tiempo, modo y lugar sobre los hechos que rodearon el crimen de Mauricio Leal y su madre, Marleny Hernández, así como falta de claridad sobre los móviles del acusado y las acciones que adelantó para desviar el caso.

En este sentido se señala que no se puede ubicar a Jhonier como la última persona que estuvo en la casa en la que fueron asesinados Mauricio y Marleny, y mucho menos que él hubiera ejecutado el asesinato y después adelantado acciones para alterar la escena del crimen.

Leal se encuentra con medida de aseguramiento desde el pasado 15 de enero, luego que una jueza de control de garantías determinara que representa un peligro para la sociedad. Por motivos de seguridad fue trasladado a los calabozos del búnker de la Fiscalía en Bogotá. En su estadía allí firmó un preacuerdo con el ente investigador en el que ratificaba su aceptación de cargos, se comprometía a pagar una millonaria multa y a realizar un acto de perdón público para los familiares y amigos de las víctimas.

Sin embargo, en un hecho sin precedentes, Leal se retractó y aseguró que había sido víctima de presiones para aceptar los delitos imputados. Debido a esto, anunció que era su deseo renunciar al preacuerdo y demostrar su inocencia en un juicio. Tras esto, la Fiscalía procedió a radicar el escrito de acusación en el cual pide una condena de 60 años de prisión en contra del procesado por su responsabilidad en estos graves hechos.

El pasado 20 de mayo fracasó la audiencia de acusación contra Leal por los delitos de homicidio agravado y manipulación de elementos materiales de prueba. Esto después que el abogado Elmer Montaña, quien representa a tres víctimas, recusara a la jueza de conocimiento al considerar que no podía continuar con el caso. Pese a que negó la recusación, la jueza señaló que será la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá la encargada de resolver el caso y determinar si esta procede o no. Tras esto, suspendió todos los términos en este proceso penal.

Leal se encuentra actualmente privado de su libertad en la cárcel La Picota de Bogotá. La abogada Ana Julieth Velásquez, quien asumió recientemente la defensa de Jhonier, aseguró que tiene todos los elementos para demostrar su inocencia.

En el escrito de acusación se indica que Jhonier Leal actuó solo y no contó con la complicidad de nadie cuando decidió asesinar con un cuchillo a su madre y hermano, no sin antes obligar a este último a que escribiera una carta a mano en la que le dejaba todos sus bienes.

“De acuerdo con lo anterior, se pudo establecer que el señor Jhonier Rodolfo Hernández tuvo tiempo suficiente para atacar con un cuchillo a su señora madre, Marleny Hernández Tabares en su habitación y causar de manera instantánea la muerte, y luego desplazarse hasta la habitación de su hermano Mauricio donde lo pone en estado de indefensión”, precisa la acusación.

Para llegar a esta conclusión se evaluaron las pruebas forenses que señalan que el cuerpo del estilista presentaba varios golpes en todo su cuerpo y rostro. Acto seguido, “lo intimida con un cuchillo (punzadas) con el fin de hacerle elaborar y firmar una carta que decía ‘los amo, perdóname, no aguanto más, a mis sobrinos, hermanos, dejo todo con todo mi amor - firma Mauricio- perdóname mamá 1124″.

Las pruebas toxicológicas reseñan que Mauricio fue obligado por su propio hermano a ingerir nueve pastillas de Zopiclona (un medicamento para el sueño) y “le causa cuatro puñaladas, con tan mala fortuna que la hoja del cuchillo queda al interior del cuerpo y se desprende la cacha, quedando esta debajo de la almohada, para acto seguido, dirigirse a la cocina por otro cuchillo y con crueldad excesiva, lo vuelve a atacar para acabar con la vida de su hermano”.

Después de esto, realiza todas las acciones para modificar la escena del crimen, sacando los elementos de lencería y otros de la residencia. “Trasladando el cuerpo de la madre Marleny del tercer subnivel a la habitación de Mauricio, teletransportando la evidencia, es decir, (utilizando guantes) con el fin de hacer parecer que se trataba de un homicidio suicidio, con la mala fortuna que fue encontrada sangre del señor Jhonier Rodolfo Leal en la toalla del baño de su habitación” y otras muestras de material genético en varias partes de la casa, incluso en el trapero con el que intentó limpiar toda la evidencia.