nación

Ejército libera a secuestrada en Cali y evita una retención en Meta

Las autoridades siguen cumpliendo y reaccionando para mitigar los actos terroristas en la regiones.


Tras los atentados en la ciudad de Cali y en algunos municipios del departamento del Meta por parte de grupos armados ilegales, la presencia del Ejercito Nacional se incrementó en dichas zonas del país.

Y es que las nuevas estrategias planteadas desde el Gobierno nacional para contrarrestar el accionar de las organizaciones ilegales parecen estar dando resultados a corto plazo.

Desde el Ministerio de Defensa se conoció que en operaciones coordinadas entre el Gaula de la Policía y el Ejercito Nacional se pudo frustrar una acción de secuestro y robo en el municipio de Lejanías ubicado en el departamento del Meta.

“En una reacción oportuna del Ejército Nacional se evitó que cuatro sujetos armados retuvieran en una finca a sus tres habitantes para robarles el dinero que habían ganado”, dijo el general Antonio María Beltrán, comandante de la Cuarta División del Ejército.

Por medio de la campaña Yo no pago, yo denuncio con la que se les informa a los comerciantes de la zona para que no paguen extorsiones, se pretenden bajar las amenazas de los grupos que delinquen en el área y así el Ejército pueda tomar acción ante estos hechos delictivos.

En la ciudad de Cali también hubo una acción positiva por parte de las instituciones colombianas. Tras el desarrollo de una operación coordinada e interinstitucional con la Policía, la Fiscalía y gracias al apoyo de la población civil, tropas del Ejército Nacional liberaron a una comerciante que había sido secuestrada el pasado 17 de enero en el municipio de Palmira, Valle del Cauca, por presuntos integrantes de un grupo delincuencial organizado.

Luego de conocer los hechos, el Gaula Militar, inició la operación de búsqueda en el barrio Calima, ubicado en la Comuna 4 nororiente de la ciudad de Cali, para dar con el paradero de la señora.

Según lo informado, la comerciante, de 48 años de edad, fue secuestrada llegando a su lugar de residencia en la ciudad de Palmira, por sujetos que la interceptaron y la subieron a un vehículo con rumbo a Cali; días después, los secuestradores la trasladaron al barrio donde se efectuó la liberación.

La comerciante fue llevada a las instalaciones del Gaula Militar Valle, en Cali, donde se reencontró con su esposo e hijos y luego fue trasladada a un hospital de la ciudad con el fin de evaluar su estado de salud.

Estas acciones forman parte de los nuevos planes en materia de seguridad que se anunciaron en días pasados por parte del Ministerio de Defensa, tras los actos terroristas que se vivieron en el Meta y en Cali.

El plan de acción preventivo para Cali contempla mantener un dispositivo de fuerza pública de 6.500 policías y cerca de 2.300 hombres del Ejército Nacional y la Fuerza Aérea, que adicionalmente desarrollarán operativos conjuntos en la ciudad para contener el delito y hacer control en el territorio.