nación

El hermano de Gustavo Petro ya había estado en 2021 en La Picota | ¿A quién visitó y para qué?

Aún no se apaga el escándalo por visita a La Picota de Juan Fernando, hermano del candidato Gustavo Petro, a Iván Moreno, condenado por el carrusel de la contratación en Bogotá, Álvaro ‘El Gordo’ García y otros corruptos, parapolíticos y delincuentes de alta peligrosidad.


SEMANA confirmó que hubo otro ingreso al mismo penal por parte de Juan Fernando Petro. Los registros carcelarios de visitas dicen que el hermano del líder del Pacto Histórico también entró a La Picota el 6 de noviembre de 2021. Ese día visitó a Jairo Eugenio Arzuza Sarmiento, un político condenado a 24 años de cárcel por cohecho y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes. Arzuza Sarmiento fue capturado al ser acusado de recibir 15 millones de pesos por dejar pasar en el aeropuerto El Dorado a un pasajero con 22 paquetes de cocaína adheridos a su cuerpo.

Juan Fernando Petro Urrego ingresó como amigo a su encuentro con el detenido. En el caso de la visita del 8 de abril que generó el escándalo del “perdón social”, también entró como amigo y permaneció unas seis horas en el penal.

En entrevista con SEMANA, el hermano de Gustavo Petro reconoció que tenía supuestamente otras citas en otras cárceles para hablar del perdón social que propone su hermano para llegar a la Presidencia y para escuchar a los reclusos, pero que con el escándalo mediático quizá no asistiría.

Hasta ahora se sabe que Iván Moreno propuso ser “el constructor” de la propuesta de perdón social de Gustavo Petro, según lo confirmó en La W el propio candidato. Según trascendió, Juan Fernando Petro escuchó a Moreno y a los demás condenados presos hablar de reforma a la justicia, rebaja de penas y perdón.

Aunque el candidato presidencial primero se mostró enterado y de acuerdo con la visita de su hermano a la cárcel La Picota, luego ha hablado de un supuesto entrampamiento. Lo extraño es que Cielo Rusinque, cuadro de la campaña, aceptó que recibieron la invitación a dicha campaña y aceptaron ir a escuchar a los presos. Hoy niegan todo.