política

El malestar de los petristas con Gustavo Petro

El candidato del Pacto Histórico envió a su hermano a reunirse con Iván Moreno, condenado por corrupción, en medio del llamado Carrusel de la Contratación.


Hasta el momento, Gustavo Petro había gozado de una especie de teflón que lo protegía de las polémicas en las que se veía metido. El candidato del Pacto Histórico fue grabado ebrio durante un acto de campaña, ha metido a personas cuestionadas en su equipo, ha hecho propuestas controversiales como la de tocar las pensiones de los colombianos, pero a pesar de todo, sus seguidores se han mantenido fieles y han salido a defenderlo.

Sin embargo, la más reciente polémica generada alrededor del senador de izquierda, que envió a su hermano a hablar con Iván Moreno, quien está preso en la cárcel La Picota condenado por corrupción, en medio del escándalo del Carrusel de la Contratación, parece haber empezado a agrietar ese teflón. Muchos de sus seguidores están indignados.

“Nosotros vamos a brindar las opciones desde el 7 de agosto de un perdón social que incluye desde Uribe hasta el Eln. No nos interesa iniciar nuevos ciclos de violencia, sino terminarlos todos y de manera definitiva. Queremos que ya no exista insurgencia armada contra el Estado, ni narcotraficantes al lado del Estado”, señaló el candidato en su momento.

Esto ha sido explicado por algunos expertos como una forma de otorgar una especie de perdón a condenados por diferentes delitos, entre los que estarían los presos por corrupción, a juzgar por las reuniones que tuvo el hermano de Petro con Iván Moreno.

Tras conocerse estos encuentros de enviados de Petro con condenados por corrupción, al candidato le llovieron críticas de sus opositores pero, sorpresivamente, también recibió mensajes en contra de seguidores suyos.

Uno de los petristas más críticos con este hecho fue Beto Coral, quien incluso alcanzó a estar en las listas del Pacto Histórico a la Cámara.

“La verdadera imprudencia no es la propuesta del Perdón social. La verdadera imprudencia es que un hermano del candidato que encabeza las encuestas, visite a un delincuente en la cárcel. Perdón, pero no, no se puede, no es un acto estratégico, es ligero, irresponsable y muy tonto”, apuntó el activista.

Lo propio hizo Fabián Carpio, conocido en redes como Físico Impuro, uno de los petristas que más sale a defender al candidato del Pacto Histórico.

“Primero que paguen cárcel, que devuelvan el dinero que se robaron y que no se burlen más de la justicia; luego miraremos si hay posibilidad de un ´perdón social´”, apuntó.

Más lacónico pero igualmente contundente fue el pronunciamiento de Nicolás Petro Burgos, hijo Gustavo Petro.

”Qué errores tan infantiles”, apuntó Nicolás Petro, un mensaje que si bien no hace mención al escándalo que rodea a su padre, fue relacionado por sus seguidores como una referencia a lo sucedido.

Un caso similar fue el de Margarita Rosa de Francisco, cercana al movimiento de Petro, y quien se limitó a decir “no entiendo nada”, un mensaje al que sus seguidores respondieron haciendo alusión al llamado perdón social.

Según el diario El Colombiano, Petro o emisarios suyos se habrían reunido ya con otros políticos corruptos en prisión, para plantearles el “perdón social”, lo cual coincide con la afirmación del candidato, en el sentido de que en las cárceles el tema ya está en “discusión”.

Petro habría establecido contacto también con Manuel Carebilla, exgobernador del Amazonas; Jimmy Díaz Burbano, exgobernador del Putumayo, y con Óscar Rodríguez y Javier Zapata, exgobernadores de Guainía.

En un debate reciente Petro aludió al tema, pero no ha explicado bien su propuesta.

Lo que sí se sabe es que el “perdón social” de Petro, por ahora, estaría dirigido a reconocidos corruptos condenados, que en el pasado manejaron grandes electorados.

Hasta ahora no se sabe que las conversaciones de Petro con los reos en las cárceles se haya extendido a autores de otros delitos como potenciales beneficiarios del “perdón social”.

“Por qué el hermano de Petro estaba en La Picota convenciendo a los «parapolíticos» a mover votos para él a cambio de reformas a la Justicia?”, preguntó el expresidente Álvaro Uribe, en un trino.

El hermano de Petro que habló con los reos en La Picota le respondió a Uribe que estaba en una “agenda de “paz”. Y le replicó: “¿Por qué ud.le tiene tanto miedo y odio a la paz? Si es lo que el pueblo pide”.

La respuesta de Juan Fernando Petro supone entonces que su hermano, si llega a la Presidencia, ¿hará la paz con los corruptos?