terrorismo

El nuevo jefe de las disidencias en el Cauca es “50 veces más peligroso que Mayimbú”, ¿de quién se trata?

Alias El Mocho, actual comandante del frente Carlos Patiño, es el nuevo cabecilla del Comando Organizador en el suroccidente del país. Este es su perfil criminal.


Luego de que se confirmara la muerte este lunes de Leyder Johany Noscué, alias Mayimbú, máximo cabecilla de la columna disidente Jaime Martínez y desde hace un año jefe del bloque criminal Comando Organizador de Occidente en el Cauca, la batuta terrorista en ese departamento quedó en manos de quien las autoridades consideran como uno de los más sanguinarios disidentes del país.

Se trata de Óscar Eduardo Sandoval, alias El Mocho, un guerrillero de vieja guardia que formó parte del anillo de seguridad de Manuel Marulanda Vélez en las antiguas Farc. SEMANA pudo conocer que este criminal “es 50 veces más peligroso que Mayimbú”, según reveló una alta fuente del Ejército.

Alias El Mocho formó parte de las negociaciones del Caguán en el año 2002 y se negó a participar de los recientes diálogos de paz del Gobierno nacional y las Farc en la Habana, Cuba. Perdió su brazo izquierdo por un tiro que recibió con la ojiva (cavidad de las armas) contaminada con excremento, lo que ocasionó que la herida se infectara de gangrena.

Este criminal es actualmente el cabecilla del frente Carlos Patiño, una de las doce estructuras armadas que conforman el Comando Organizador de Occidente. Dicho frente opera en el centro y sur del Valle, siendo el municipio de Argelia y el Cañón del Micay sus principales centros de operación.

Alias El Mocho era el tercero al mando del Comando Organizador, pero tras las bajas de alias Jhonier, cabecilla de la columna Dagoberto Ramos, y alias Mayimbú, jefe de la columna Jaime Martínez, quedó al mando de esta organización terrorista de disidentes que nunca que se acogieron al reciente proceso de paz.

El Comando Organizador de Occidente tiene ocho columnas, así como cuatro frentes y opera en departamentos como Caquetá, Putumayo, Valle del Cauca, Cauca, Nariño y zona rural de Huila. En el organigrama criminal, alias Gentil Duarte era el máximo cabecilla de esta organización a nivel nacional, pero tras su muerte, el mando quedó en manos de alias Iván Mordisco.

Eso a nivel nacional, pero en la escala regional, en Comando Organizador tiene varios jefes o coordinadores por departamentos. En el caso de Cauca, Nariño y Valle el liderazgo estaba en manos de Mayimbú. Ahora, el dominio criminal de esas regiones quedará bajo la batuta de alias El Mocho.

Así cayó Mayimbú

Según las primeras informaciones conocidas por SEMANA, Mayimbú se encontraba en la vereda Santa Bárbara, en el municipio de Suárez (Cauca), en una vivienda donde estaba rodeado por su principal círculo de confianza. Se trataba de cinco hombres en armas, quienes usaban ropa de uso privativo de las fuerzas militares y armas de largo alcance.

Según se ha podido establecer, cometieron errores; Leider Johany Noscue, alias Mayimbú, estaba preparando su cumpleaños, que -al parecer- era justamente hoy 13 de junio. Ahí fue que se organizó esta operación que fue ejecutada cuidadosamente, al parecer, el final de este narcotraficante se dio por un disparo de un tirador de alta precisión.

El presidente Iván Duque ya confirmó hoy la muerte de este símbolo del mal en el departamento del Cauca. Publicó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que decía: “Quiero informarle al país que gracias a la operación Jaguar de nuestro glorioso Ejército de Colombia, en el municipio de Suárez, Cauca, fue neutralizado Leider Johany Noscue, alias Mayimbú, cabecilla de disidencias Farc y uno de los criminales más buscados de Colombia”.

Mayimbú era una de las personas más importantes en la organización de las disidencias de las Farc en Cauca. Considerado dueño y señor del negocio del tráfico de drogas. Su nombramiento como cabeza de las disidencias del comando coordinador de Occidente se dio, como suele ocurrir, luego de la muerte de alias Euclides España, alias Jhonier.

Otro aterrador criminal cuya carrera terminó de tajo, en enero de este año, cuando en medio de una operación conjunta de Fuerzas Especiales del Ejército y la Policía, fue impactado por un francotirador en un campamento cerca a Toribío, Cauca.