legislativo

El pulso que se avecina por el control político del nuevo Congreso

Los candidatos más opcionados para llegar a la presidencia despliegan fuerzas que les permitan lograr mayorías en un Congreso que aún no favorece a ninguno.


Pasó un mes desde las elecciones de Congreso y las curules se encuentran susceptibles a cambios. La criticada gestión del registrador Alexánder Vega logró que varias fuerzas políticas dudaran del resultado, que muy lentamente se va conociendo. Sin embargo, por lo que se sabe hasta el momento, el próximo presidente se enfrentará a un Legislativo cuyas fuerzas estarán muy parejas.

Aunque los números no son claros y tampoco están confirmados, el Pacto Histórico podría tener 20 curules en el próximo Senado y actualmente se encuentran peleando la número 21. Le siguen el Partido Conservador (15), Partido Liberal (14), Centro Democrático (13), Alianza Verde y Centro Esperanza (13), Cambio Radical (11), Partido de la U (10) y coalición Mira-Colombia Justa Libres (4). A esto se le suman los 5 escaños de Comunes y 2 de la circunscripción indígena.

En la Cámara de Representantes, el resultado lo confirman por municipios y aún no hay certezas en todos los departamentos. Lo que sí se sabe es que el Partido Liberal es el gran ganador, con cerca de 32 escaños. La segunda mayor fuerza estaría en un mano a mano entre el Pacto Histórico y el Partido Conservador, cada uno con 25 curules, pero el Pacto tiene la posibilidad de obtener más. Los siguen Centro Democrático (16), Partido de la U (15), Cambio Radical (16) y Alianza Verde (11). Las demás serían bancadas minoritarias, miembros de coaliciones regionales y circunscripciones afro e indígena.

No es un detalle menor que para esta corporación se escogieron las 16 circunscripciones especiales de paz, las cuales, si se las ve como un grupo, podrían inclinar la balanza.

Lo que se infiere de los números preliminares es que la izquierda y la centroizquierda crecieron en el Congreso. Sin embargo, la centroderecha y la derecha no cedieron del todo ante el sentimiento de inconformidad tras casi cuatro años de gobierno de Iván Duque. Aunque perdieron algunos escaños, se mantienen como fuerzas relevantes. En el caso del Partido Conservador, crecería tanto en Cámara como en Senado.

Como está la contienda presidencial y según lo que muestran las encuestas, Gustavo Petro y Federico Gutiérrez son los más opcionados para ganar. Pero no la tendrán fácil a la hora de construir alianzas y fuerzas en el Legislativo.

El crucial Partido Liberal

Las matemáticas son claras. En términos de posibilidad real y sin contar indecisos, Federico Gutiérrez podría salir beneficiado en ambas cámaras con diferencias estrechas. El candidato contaría desde ya con cerca de 53 senadores y 72 representantes, mientras que Petro, por su parte, tendría alrededor de 40 congresistas en el Senado y 48 en la Cámara.

Esto sería útil cuando en el Congreso se decida un asunto por medio de mayoría simple, la cual solo requiere obtener los votos suficientes para ganar. En otras ocasiones, cuando se necesita una mayoría absoluta, con más de la mitad de los votos, se complica la matemática que favorece a Gutiérrez.

Ahí entra el Partido Liberal, cuya fuerza es clave en el Congreso. Aún no ha definido a qué candidato apoya, pero se ha convertido en una de las fuerzas más apetecidas tanto por Fico como por Petro. Lo cierto es que la colectividad se encuentra dividida y, en cabeza del expresidente César Gaviria, el rumbo todavía no es claro.

“Hay que esperar la decisión final que tomemos la próxima semana, de eso depende absolutamente todo”, señaló el senador Mauricio Gómez, en conversación con SEMANA.

Gaviria ha conversado tanto con Petro como con Fico, pero se sabe que los afectos de Simón Gaviria, hijo del expresidente, están con el exalcalde de Medellín. La bancada en el Senado mayoritariamente apoya a Gutiérrez y no ve concordancia ideológica con el líder progresista.

Sin embargo, en cabeza de Roy Barreras y con ayuda de Alfonso Prada, como uno de los voceros políticos de la campaña de Petro, intentan tender nuevamente los puentes que se desplomaron con la elección de Francia Márquez como fórmula vicepresidencial del puntero en las encuestas.

Fuentes dentro de la bancada le contaron a este medio que la balanza se inclina cada vez más a favor de Gutiérrez. Aquellos cercanos a Petro aseguran que el candidato cuenta con el afecto de las bases, con las cuales ha concretado adhesiones departamentales en los últimos días.

El Partido Liberal, antes de la primera vuelta, no tiene posibilidad de quedar en libertad. Se tomará una decisión de fondo para apoyar un candidato, y esta semana definirá si es a favor de Petro o de Fico. Lo que sí sabe el líder del liberalismo es que posee la más cotizada de las bancadas, que incluso tendría capacidad de veto.

Desde ya se buscan alianzas

El Pacto Histórico comienza a buscar alianzas y las tareas son claras. En la Cámara de Representantes, la misión la lidera David Racero, quien iría más allá del progresismo para lograr mayorías en la corporación.

El Congreso es escenario difícil para los punteros a la Presidencia.
El Congreso es escenario difícil para los punteros a la Presidencia. - Foto: león darío peláez-semana

“Me he sentado con liberales, representantes del Partido de la U y con conservadores demócratas, con quienes veníamos construyendo una agenda de trabajo desde antes en este escenario. Están dispuestos a dialogar conforme haya un gobierno de Gustavo Petro”, le contó Racero a SEMANA.

Se encuentran a la espera de la decisión del Partido Liberal, con el cual aún avizoran la posibilidad de apoyo o libertad para la bancada. También contemplan que, si ganan la presidencia, el diálogo se abra a más sectores.

La meta de Racero es obtener 96 votos en la Cámara de Representantes, los cuales permiten aprobar cualquier tipo de iniciativa. Según él, están buscando acercamientos hasta con algunos congresistas del Centro Democrático, quienes “quieren objetar conciencia para estar con nosotros”.

En el Senado, el liderazgo es del experimentado Roy Barreras, quien busca seducir con su postura de centro a quienes no pertenecen al progresismo. Sin embargo, otros parlamentarios también están habilitados para entablar las conversaciones necesarias.

“Estoy desde el Senado apoyando ambas cámaras. Estamos trabajando a nivel territorial con concejales y diputados. Los representantes a la Cámara están avanzando en diálogos con las distintas fuerzas políticas. Y, por supuesto, la llegada de Alfonso Prada, quien está consolidando este espacio de centro para dialogar con quienes se sienten reconocidos en este aspecto”, explicó María José Pizarro, senadora electa del Pacto Histórico.

Gutiérrez asume por sí solo la necesidad de unir sectores para tener gobernabilidad en una eventual victoria. Dilian Francisca Toro, compañera del Equipo por Colombia y presidenta del Partido de la U, orquesta la adhesión de su propia bancada. Por otro lado, Enrique Peñalosa propicia espacios con legisladores de Bogotá.

Fico también se ha reunido en varias ocasiones con congresistas del Partido Liberal y proyecta resultados favorables. Aparte de los encuentros y la simpatía, desde el Centro Democrático ya se gesta una posible alternativa para sopesar lo parejo que estaría el Congreso.

“Tratar de llevar algunos debates a la opinión pública. Creo que algo que le ha faltado al Congreso y que puede ayudar a mejorar el debate es sacarlo del recinto. Creo que una forma de generar presión positiva frente a los congresistas es sacar los debates de cara a la ciudadanía”, indicó Paola Holguín, senadora del uribismo y una de las más cercanas a Gutiérrez.

¿Y el centro?

Muchos congresistas coinciden en que Sergio Fajardo, para quien las posibilidades de pasar a segunda vuelta son remotas de acuerdo con todas las encuestas, tendría un panorama más favorable en términos de gobernabilidad parlamentaria.

Frente al panorama actual, las listas de la Alianza Verde y la Coalición Centro Esperanza estarían en una encrucijada frente a un eventual gobierno de Gustavo Petro. Pero en el caso de que fuera Fico Gutiérrez, el escenario seguramente sería de acérrima oposición.

“Haré todo lo posible para que estemos en una coalición de gobierno, hay gente en mi partido que no quiere, que quiere ser independiente. No podemos ser tan irresponsables, como el Pacto Histórico con Claudia López en Bogotá”, dijo Ariel Ávila, senador electo de la Alianza Verde. Lo cierto es que, por decisión colectiva, acompañarán a la opción alternativa que pasa a segunda vuelta, que seguramente será Gustavo Petro.

Lo que queda por definir está en manos del registrador Alexánder Vega. La semana pasada, finalizó el escrutinio de la Cámara internacional. La próxima semana, el Consejo Nacional Electoral resolverá las reclamaciones de los últimos resultados y se reanudarán las discusiones del Senado. A su vez, los próximos días también serán cruciales para colectividades como el Partido Liberal y Cambio Radical, que definirán sus rumbos de primera vuelta.