Tendencias
Aves Acueducto
Asio clamator-Búho listado - Foto John Moreno Egretta thula- Garza de dedos amarillos-Foto Julio Martínez Asio clamator-Búho listado Juvenil- Foto Julio Martínez Colibrí coruscans- Colibrí chillón-Foto Yuri García - Foto: EAAB

bogotá

Empresa de Acueducto de Bogotá reporta aumento de aves terrestres y acuáticas en los últimos dos años

Según la empresa pública de la ciudad, en la capital hay presencia de 25 especies de aves que no se habían registrado en los últimos cinco años.

La Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) publicó un libro llamado Aves de los humedales urbanos de Bogotá, en conjunto con la empresa Aguas de Bogotá S.A. E.S.P., en el cual detallan el aumento de las especies en la ciudad. Una buena noticia para el ecosistema y la biodiversidad de la ciudad y el país.

Según anunció la entidad, luego de 30 meses de seguimientos de biólogos, ecólogos e ingenieros, se determinó que hay presencia de 25 especies de aves nuevas que no se habían registrado en los últimos cinco años. Los animales han llegado a la ciudad a forrajear, perchar, acicalarse, desplazarse o reproducirse en las áreas de mantenimiento de los humedales.

Podilymbus podiceps, Zambullidor
Podilymbus podiceps, Zambullidor. Foto: Julio Martínez / EAAB - Foto: EAAB - JULIO MARTÍNEZ

El libro en el que se plasma en detalle este hecho fue presentado a expertos ambientalistas y a la comunidad en general por la gerente de la EAAB, Cristina Arango, quien destacó que en el contenido también se evidencian los espacios que han sido recuperados en los distintos humedales de la ciudad.

“En este documento gráfico se plasman los resultados de las acciones de seguimiento a la avifauna realizadas antes, durante y después de las actividades de mantenimiento de los humedales, las cuales han sido importantes para aportar a la conservación y protección del hábitat de las aves acuáticas y terrestres, migratorias y nativas que habitan en los humedales del Distrito”, aseguró Arango en la presentación.

El libro contiene más de 100 fotografías de alta calidad en las que se vislumbran aves y paisajes. Se describe su taxonomía, residencia, categorías de amenaza a nivel nacional e internacional, distribución en cada humedal, comportamiento y hábitats registrados por cada una de las especies. La publicación se encuentra colgada en la página de la entidad distrital.

En uno de los apartes del libro se evidencia, por ejemplo, el crecimiento significativo de las aves en la capital durante los últimos años. Se resalta que para 2020 en los humedales de la capital se registraban 138 especies, es decir, 13 más que las reportadas en 2019. Según la empresa de Acueducto y Alcantarillado, esto se da gracias al mantenimiento de los hábitats, que se ha logrado recuperar gracias al trabajo de la entidad.

Pandion haliaetus- Águila pescadora-Foto John Moreno Vargas
Pandion haliaetus - Águila pescadora. Foto: John Moreno Vargas / EAAB - Foto: EAAB - JOHN MORENO VARGAS

De las especies encontradas se registran 19 de aves terrestres, algunas migratorias provenientes del hemisferio norte, como la reinita castaña (Setophagacastanea), la reinita rayada (Setophagastriata) y el Pibí boreal (Contopuscooperi), la cual está en amenaza. También se destacan algunas que llegaron del hemisferio sur, como Atrapamoscas veteado (Empidonomusvarius) y Elaenia de pico corto (Elaeniaparvirostris).

Asimismo, en los 15 humedales de la ciudad se identificaron seis especies nuevas que no estaban en los registros anteriores. Esas son el Ibis pico de Hoz (Plegadis falcinellus), el Martín pescador gigante (Megaceryle torquata), 2 golondrinas asociadas a zonas cercanas a espejos de agua, la golondrina parda (Progne tapera) y la golondrina risquera (Petrochelidon pyrrhonota).

El libro está dividido por diferentes familias de aves que se han encontrado en los humedales de la capital. En él se detalla una serie de imágenes que dejan ver la riqueza de la biodiversidad de la avifauna de Bogotá.

Desde la entidad se ha señalado que este documento puede ser consultado por los ciudadanos y en él se ven los esfuerzos de los diferentes equipos cooperativos en el trabajo de campo y con las comunidades.

Allí se plasma, por ejemplo, el “indicador de abundancia” que es la relación en el número de registros por visitas realizadas a los humedales en diferentes áreas de mantenimiento, lo que permite que puedan ser catalogadas las especies entre “raras, escasas, comunes, abundantes y muy abundantes”, una información valiosa para los investigadores sobre el estado actual de la fauna en la capital, especialmente de las aves que están presentes en los humedales de Bogotá.