Tendencias
Víctimas AUC
Víctimas reciben restos de sus familiares. - Foto: Cortesía Unidad para las Víctimas

nación

En Cartagena y María La Baja se hizo entrega digna de restos de dos víctimas de las AUC

Las víctimas habían fallecido en el año 2003.

Las víctimas fueron reconocidas con los nombres de Pablo Palomino y Luis Miguel García, personas que perdieron la vida en hechos aislados a manos de miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que operaban en la zona.

Después de ser identificados sus restos, fueron entregados de forma digna a las familias por parte de la Unidad para las Víctimas. Luis Miguel García tenía 71 años cuando fue sacado de su casa por grupos al margen de la ley.

De acuerdo con el relato de sus hijas, los hombres preguntaron por los hombres de la casa el 15 de febrero de 2003.

El 30 de agosto, Pablo Palomino se encontraba con sus amigos en una fiesta de cumpleaños en el corregimiento de Correa en María la Baja. El hombre salió a la tienda y cuando regresó encontró una escena incómoda, la mujer que lo acompañaba se encontraba con otro hombre.

Cuando Palomino realizó el reclamo, que terminó en pelea, intervino alias Lucho, miembro de las AUC, quien atentó contra la vida de Palomino frente a su hijo.

Gracias al trabajo del Grupo Interno de Trabajo de Búsqueda, Identificación y Entrega de Personas Desaparecidas (GRUBE) de la Fiscalía General de la Nación, las familias víctimas de estos hechos tuvieron la oportunidad de despedir dignamente a sus seres queridos.

Cabe señalar que los hechos fueron confesados en diligencias de versión libre en febrero y mayo de 2017, e imputados a los postulados Salvatore Mancuso, Edwar Cobo Téllez y Uber Enrique Banquez Martínez.

Después de las investigaciones y de la exhumación de los cuerpos encontrados en los cementerios de Cartagena y María La Baja, sus restos fueron entregados por parte de GRUBE.

En el acto de entrega de los restos óseos se dio el acompañamiento del equipo interdisciplinario de la Fiscalía General de la Nación, encargado de socializar los procedimientos científico-forenses que permitieron la identificación plena de las víctimas.

En Bajo Cauca antioqueño han desaparecido cerca de 33 jóvenes en los últimos dos años: defensores de DD. HH.

La ONG Human Rights denuncia la desaparición de 33 jóvenes en Antioquia. Según esta entidad, en el caso de la zona ubicada entre los corregimientos de Jardín y Puerto Bélgica del municipio de Cáceres, ahora ha sido conocida como el ‘Triángulo de las Bermudas’ en el departamento.

En este sector ubicado sobre la Troncal de Occidente, ya son más de 15 los jóvenes víctimas de desaparición forzada y reclutamiento registrados desde el año 2020. Esta cifra sin tener en cuenta las familias que aún no denuncian por miedo a retaliaciones de los grupos armados al margen de la ley que tienen injerencia en esta zona.

De estos casos, hasta el momento solo cinco jóvenes han aparecido vivos y dos más muertos. El resto de los jóvenes reportados aún continúan desaparecidos. La preocupación ronda en que la mayoría de estos casos han ocurrido en esa misma zona. Allí, de acuerdo con las organizaciones de derechos humanos, operan las estructuras del ELN, Los Caparros y el Clan del Golfo, quienes se disputan el control territorial y narcotráfico.

Por otro lado, la Corporación Humanitaria Justicia al Derecho cuenta con el reporte de cuatro jóvenes desaparecidos en el municipio de Cáceres, 14 en el municipio de Caucasia, dos en el municipio de El Bagre, tres en Tarazá, tres en Nechí y uno más en Zaragoza.

Una vez analizados los hechos, se encuentra que esta situación es recurrente y sistemática en este importante corredor vial del departamento.

Ante estos hechos, las corporaciones le exigen al Gobierno nacional intervención urgente e inmediata para atender la situación en este importante corredor y garantizar las condiciones de seguridad para la libre movilidad de los ciudadanos.