Tendencias
Los Santos, Santander, es una de las zonas donde más temblores se presentan en el mundo. - Foto: SEMANA

nación

En caso de temblor, no corra; busque protección

Tenga presente que aunque estamos en un momento de pandemia, en este tipo de situaciones “prima la supervivencia”.

Colombia es uno de los países de la región donde más temblores se presentan y esto se debe a que el país está ubicado en una “zona geológica compleja”, según lo detalla el Servicio Geológico Colombiano (SGC).

En el territorio está la unión de las placas tectónicas Suramericana, Nazca y Caribe, y al interior del país se cuentan múltiples fallas geológicas como la de Romeral y la falla del Piedemonte Llanero, que generan múltiples sismos.

Pero lo que el SGC recomienda en este tipo de casos es conservar la calma, “esto le permitirá actuar con mayor seguridad”. El Servicio recomienda que lo primero que se debe hacer “es buscar protección: si está en una construcción sismorresistente, ubíquese cerca de columnas, bajo un escritorio o en las zonas demarcadas como seguras, siempre lejos de vidrios o elementos que puedan caer”. Ahora, si está en una construcción informal, “trate de salir de inmediato, y durante la salida vigile su entorno para identificar peligros durante la evacuación”.

Evite el uso de ascensores, no se ubique debajo de los marcos de las puertas ya que no es un lugar seguro. “El marco ayuda a disipar la energía del sismo, por lo cual puede romperse y colapsar”, agregó la entidad.

Para una persona que esté en silla de ruedas, una de las recomendaciones es “ubicarse al lado de una columna o lugar seguro, frene la silla y proteja su cabeza con los brazos”. Al estar en la calle, se sugiere buscar un lugar seguro, lejos de postes y cables.

Aunque no se puede anticipar un temblor, es importante estar preparados.

Y no podemos olvidar que aún estamos en pandemia, por lo que es importante tener presente medidas que nos protejan del temblor, sin descuidar la bioseguridad.

En una publicación de la Universidad de los Andes, en julio pasado, se abordó esta temática. El doctor Luis Jorge Hernández, experto en Salud Pública y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes, compartió “que en este tipo de situaciones prima la supervivencia, por lo cual preocuparse por salir con tapabocas, por ejemplo, pasaría a un segundo plano”.

Hernández agregó que “al virus le fascinan las aglomeraciones. En el momento de evacuar, los lugares de concentración o puntos de encuentro siguen vigentes, pero la recomendación es guardar, en lo posible, el distanciamiento físico”. La universidad detalló que “aunque en un desastre natural existen riesgos mediatos, como el contagio, y otros inmediatos, como la caída de un muro, la persona debe tomar precauciones y no regresar a la edificación por elementos personales de bioseguridad (tapabocas, gel antibacterial, entre otros)”.

Uno de los últimos terremotos que se sintió en el país fue el que ocurrió en Bucaramanga en 2015. SEMANA registró que el movimiento se sintió en gran parte del territorio andino nacional y el litoral Caribe, con un reporte inicial de 6,6 de magnitud, con epicentro a 7,4 kilómetros de la cabecera municipal de Los Santos (Santander), a pocos kilómetros de Bucaramanga, y uno de los sitios de mayor sismicidad en el planeta. La profundidad fue de 161 kilómetros.

Por eso el SGC recomienda que, aunque no se conozca el detalle de cómo, cuándo y dónde será el próximo sismo, “sí se pueden conocer las regiones expuestas a la amenaza sísmica, por lo que es necesario conocer las condiciones de riesgo y tomar medidas de reducción del riesgo y preparación para la respuesta en todos los niveles, empezando por el hogar”.