bogotá

En firme suspensión de tres meses a gerente de subred Centro Oriente; piden su renuncia

Se trata de Claudia Ardila Torres quien ha estado en el centro de las críticas por varias irregularidades en la Subred, entre ellas la fiesta en el hospital Santa Clara en plena pandemia.


En las últimas horas la Procuraduría General de la Nación confirmó el fallo de primera instancia proferido por la Secretaría Jurídica Distrital y ratificó la suspensión de Claudia Ardila Torres, gerente de la subred Centro Oriente de Bogotá, en medio de una investigación por presuntas irregularidades en la celebración de contratos.

Con esto, la suspensión por tres meses a la gerente queda en firme. La decisión de la Procuraduría General de la Nación deberá ser acatada y ante ella no cabe recurso.

Desde el Concejo de Bogotá, el cabildante del Centro Democrático, Oscar Ramírez Vahos exigió la renuncia de la gerente Ardila, al aducir que no cuenta con la idoneidad ética para seguir ocupando un cargo de tanta importancia.

“La señora Claudia Ardila Torres es la funcionaria con más escándalos en la actual Administración Distrital. La opinión pública la conoce más por sus excesos que por su gestión. No contenta con eso, ha sido suspendida en dos oportunidades por los organismos de control. Resulta llamativo que se atornille a su cargo en lugar de renunciar y permitir así que continúen las investigaciones sin que la integridad de la subred se vea comprometida, pues cuando un funcionario invierte más tiempo en defenderse que en gestionar, su labor no le sirve a la comunidad”.

Para el concejal, la situación de Ardila Torres es insostenible: “esta funcionaria ya había sido suspendida por la Personería a raíz del escándalo de la fiesta en el hospital Santa Clara en plena pandemia. Luego, tras conocerse que habría contratado a una persona inhabilitada, más exactamente a la hermana de su directora administrativa, la misma Secretaría Jurídica Distrital decidió suspenderla, acción que hoy es confirmada por la Procuraduría. Claudia Ardila Torres debe renunciar, pues no puede ejercer su cargo a cuentagotas, entre suspensión y suspensión”.

Cabe recordar que la suspensión a Ardilla Torres por la fiesta en el Hospital Santa Clara, se debió a las presuntas irregularidades relacionadas con el suministro de información falsa al Concejo de Bogotá, el aparente retraso en el deber de denunciar los hechos ocurridos el 4 de diciembre de 2020 en la sede administrativa del hospital y por tomar supuestas retaliaciones contra la persona que informó los hechos.

En su momento, Claudia Ardila negó tener conocimiento de la fiesta que se hizo en plena pandemia en las instalaciones del hospital. Así mismo, la administradora que estaba de turno el día en que se realizó la fiesta denunció además persecución por parte de la gerente de la Subred por haber elevado la queja de esta situación.

“Yo en el mes de enero, cuando se conoce el video de la fiesta y se hace viral, empiezo a recibir anónimos descalificantes hacia mi persona, hacia mí como profesional; no era una queja como tal, sino insultos”, señaló la médico en su momento a SEMANA.

La suspensión a Ardila tuvo una duración de 3 meses, entre marzo y junio, tiempo en el que la funcionaria no tuvo derecho a remuneración.

Posteriormente, en agosto de 2021, la Dirección de Asuntos Disciplinarios de la Secretaría Jurídica Distrital suspendió a Ardila Torres por la celebración de un contrato de prestación de servicios cuando la directora administrativa se encontraba inhabilitada. El contrato de prestación de servicios, era con su hermana, Diana Jazmín Ortiz. Ahora, la Procuraduría confirma esa decisión de la Secretaría.

Actualmente, la gerente de la subred Centro Oriente está en el ojo del huracán por cuenta de un escándalo de abuso sexual a 11 pacientes psiquiátricos en el hospital La Victoria. Por estos hechos ya emitida una orden de captura en contra del enfermero Jorge Enrique Pérez.

“Por estos hechos decidí citarla a debate de control político en el Concejo de Bogotá. Como era de esperarse, la gerente Ardila no respondió a la proposición en los tiempos estipulados que le ordena la ley, lo cual corresponde a una falta gravísima en términos disciplinarios. No hay un solo argumento que permita que Claudia Ardila Torres permanezca en su cargo”, recalcó Ramírez Vahos.