nación

En medio del anuncio de negociaciones con el Clan del Golfo, cae alias ‘Juan el manco’, dedicado a la extorsión

El detenido, según la Policía, entregaba la información a la organización criminal sobre las personas que eran blanco de las amenazas en el caribe.


El gobierno de Gustavo Petro mostró su intención de hacer una paz total en el país y para ello abrió la puerta a reanudar los diálogos de paz con el ELN e iniciar negociaciones con las organizaciones criminales como el Clan del Golfo y las disidencias de las Farc.

En medio de la incertidumbre por el futuro de dichas conversaciones, en las últimas horas se dio la captura por parte de las autoridades de Cartagena de alias Juan el manco, quien sería una pieza clave en los secuestros que cometía la estructura del Clan del Golfo en el Caribe.

“El Grupo de Acción Unificada para la Liberación Personal de la Policía Nacional y Militar, capturaron mediante orden judicial a “Juan El Manco” de 58 años de edad, quien presuntamente es integrante del Grupo Armado Organizado (GAO) Clan del Golfo, de la estructura Héroes del Caribe”, informó la Policía.

Añadió la autoridad que, “unidades se desplazaron hasta el municipio de María La Baja, donde gracias a las informaciones e investigaciones lograron la captura médiate orden judicial de alias “Juan El Manco”, por los delitos den extorsión y concierto para delinquir agravado”.

Sobre el detenido dijo la Policía que, “alias “Juan El Manco” con una trayectoria criminal de 3 años en esta organización, tenía la función de apuntador, donde principalmente se dedicaba a marcar a las posibles víctimas, suministrando toda su información en terreno y a quienes posteriormente le llegaban los miembros de esta organización a realizar los cobros extorsivos, principalmente a ganaderos y comerciantes de los municipios de maría la baja, Arjona Turbaco y Cartagena y parte de los Montes de María”.

Sobre su modus operandi explicó la Policía que el Clan del Golfo “se dedicaba a cometer extorsiones bajo la modalidad clásica (presencial), afectando principalmente a comerciantes y ganaderos, amenazándolos en atentar contra su integridad y la de su familia si no pagaban la cuota extorsiva que oscilaba entre $100.000 y $1.000.000, recaudando mensualmente hasta $30.000.000. Todo este dinero era recogido de manera quincenal y mensual por los miembros de la organización”.

La captura de este presunto integrante del Clan del Golfo se conoce luego de la carta que envío el extraditado alias Otoniel, en donde reitero su intención de buscar una negociación con el gobierno Petro.

Dijo quien fuera el máximo cabecilla del Clan del Golfo que, “señor presidente hago un llamado al estado mayor de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) a cesar todas las actividades en contra de la fuerza pública de Colombia, así como a suspender la convocatoria a paros armados antes de su posesión como mandatario de los colombianos y mucho menos durante su mandato; porque estas acciones le hacen daño a la población civil”.

Sobre una negociación, señaló Otoniel que, “en mi condición de prisionero en los Estados Unidos Colombia y comandante de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) quiero reiterar mi compromiso sincero de contribuir con la verdad y a construir esa paz total que requiere Colombia, ofrezco mi humilde apoyo para contribuir a detener la violencia en las regiones golpeadas por la violencia como el Urabá, Choco, Sucre y Córdoba y otras regiones donde actualmente operan las AGC”.

En otro aparte del documento firmado por Otoniel desde una cárcel de Brooklyn en New York, EE.UU, manifestó que, “demando el perdón de la sociedad colombiana por la desgracia y el dolor infringido a cientos de víctimas en este largo conflicto armado, estoy convencido que el camino de la reconciliación es la única manera de evitar que estos terribles actos se repitan en el futuro y nos permitan como sociedad alcanzar la paz total y la convivencia que las nuevas generaciones se merecen”.

Es de anotar que el gobierno Petro ha insistido en que se buscará la forma de dialogar con los grupos ilegales armados que delinquen en el territorio nacional.