Home

Nación

Artículo

Alías Camilo, fue capturado en el municipio de Colosó (Sucre) cuando violaba una medida de aseguramiento domiciliaria.
Alías Camilo, fue capturado en el municipio de Colosó (Sucre) cuando violaba una medida de aseguramiento domiciliaria. - Foto: Fiscalía General de la Nación

nación

Envían a la cárcel a dos presuntos cabecillas del Clan del Golfo en Cartagena

Los dos sujetos serían cabecillas de la subestructura Héroes del Caribe.

Un juez de control de garantías envió en las últimas a prisión a dos hombres señalados de ser cabecillas de la subestructura Héroes del Caribe, del Clan del Golfo, que delinque en Cartagena y su zona insular.

Los procesados fueron identificados como Miguel José Carrascal Santamaría, alias Camilo, quien laboraba al parecer como jefe militar de la organización delincuencial, y Jean Carlos Palomino Polo, alias Chiquito, quien sería jefe de zona.

Alias Camilo, fue capturado en el municipio de Colosó (Sucre) cuando violaba una medida de aseguramiento domiciliaria.

Según la investigación, alias Camilo, de 29 años, estaría involucrado en actos de terrorismo y en 17 eventos de homicidios que dejaron a 22 víctimas en hechos ocurridos durante el 2022 en la capital de Bolívar, mientras que alias Chiquito, de 28 años, habría participado en otros cinco.

Alias Chiquito fue detenido en el barrio El Pozón de Cartagena.

“Igualmente se logró establecer que esta estructura criminal está dedicada al tráfico de estupefacientes y a la comisión de homicidios selectivos en los barrios Olaya Herrera (sector de Rafael Núñez y Nuevo Paraíso), La Esperanza, Fredonia, Vista Hermosa, San Isidro, Nuevo Bosque, Canapote, Colombiatón, La Boquilla, Las Gaviotas, El Carmelo, Ararca, Pasacaballos y su zona insular”, señaló la Fiscalía.

Adelantadas las pesquisas de policía judicial se determinó que estos asesinatos al parecer obedecen a disputas territoriales para el tráfico de estupefacientes, a ajustes de cuenta entre un Clan del Golfo anterior y un Clan del Golfo nuevo y en algunos casos los estarían realizando por encargo.

Según sus responsabilidades individuales, la Fiscalía les imputó a los procesados delitos como homicidio agravado, tortura, concierto para delinquir agravado, terrorismo y fabricación, tráfico o porte de arma de fuego, cargos que no fueron aceptados.

Caen 29 presuntos integrantes de ‘Los Sparta’, quienes trabajarían para el Clan del Golfo en Cartagena

La investigación realizada por la Seccional Bolívar y la Policía Nacional dio pie a la captura de 29 presuntos integrantes de la organización ilegal ‘Los Sparta’, que al parecer delinquían para el Clan del Golfo en Cartagena y varios municipios aledaños.

Según el reporte entregado por las autoridades, al menos, desde el año 2018 ‘Los Sparta’ almacenaban y comercializaban estupefacientes en los barrios: Arroyo Lejos, La Esperanza, El Prado y Alfonso López de Cartagena; lo mismo que en inmuebles de los municipios de Turbaco, Turbana y María La Baja del departamento de Bolívar.

Con el material probatorio correspondiente, los procesados fueron capturados en medio de 25 diligencias de allanamiento durante las cuales fueron incautadas dos motocicletas, un arma de fuego y diferentes dosis de: bazuco, marihuana y cocaína, que se encontraban listos para ser comercializados. Otra persona fue detenida en el barrio Bellavista de Cartagena en medio de una requisa rutinaria.

La contundencia de las pruebas aportadas por una fiscal especializada permitió que 13 de los procesados, entre los que se encuentran tres presuntos cabecillas del grupo delincuencial aceptaran, mediante preacuerdo, su responsabilidad en los delitos imputados. Las otras 15 personas no aceptaron los cargos en su contra.

Los procesados fueron imputados por los delitos de fabricación, tráfico y porte de estupefacientes agravado, fabricación, tráfico y porte de armas de fuego o municiones agravado, destinación ilícita de bienes muebles e inmuebles y concierto para delinquir agravado.

Por disposición del juez, 22 de los implicados cumplirán medida de aseguramiento en sus lugares de domicilio, uno de ellos en centro carcelario y los restantes fueron cobijados con medidas no privativas de la libertad, pero continúan vinculados al proceso.