judicial

Esposa de Memo Fantasma será escuchada en interrogatorio antes de la imputación de cargos

Catalina Mejía fue vinculada a una investigación por lavado de activos tras las acciones que habría realizado el empresario.


El juzgado 30 de control de garantías de Bogotá aceptó la petición presentada por la defensa de Catalina Mejía, compañera sentimental del empresario Guillermo León Acevedo Giraldo, más conocido como Memo Fantasma, para que sea escuchada primero en interrogatorio por la Fiscalía General antes de ser citada a una audiencia de imputación de cargos.

El abogado David Espinosa aseguró que, con el fin de salvaguardar el debido proceso, su cliente -quien actualmente reside en España- debía ser citada a un interrogatorio para que presentara sus argumentos y pruebas frente a los hechos por los que es investigada.

Después de esto, la Fiscalía General sí deberá decidir si existen méritos para convocarla a una audiencia de imputación de cargos. El jurista manifestó en la audiencia que esta situación ya se le había sido puesta de presente al fiscal.

Tras la pregunta hecha por el juez de garantías, los delegados de la Fiscalía y la Procuraduría General estuvieron de acuerdo. Debido a esto, se avaló la suspensión de la audiencia de imputación de cargos que estaba programada para este miércoles.

Catalina Mejía iba a ser imputada por el delito de lavado de activos. Igualmente, la Fiscalía General iba a solicitar en su contra una medida de aseguramiento privativa de la libertad. Esto por su presunta vinculación con las actividades ilegales que adelantó su esposo.

Catalina Mejía, esposa de Memo Fantasma.
Catalina Mejía, esposa de Memo Fantasma. - Foto: Captura de video

Según el ente investigador, tras la desmovilización de esta estructura paramilitar en el año 2007 Acevedo Giraldo no se sumó a los procesos de reintegración a la vida civil y continuó adelantando actividades delictivas, esta vez desde el total anonimato. Durante años, el empresario habría realizado constantes actividades de blanqueo y lavado de dinero de las actividades delincuenciales del Bloque Central Bolívar.

Según las cuentas del ente investigador, el empresario habría lavado 54 mil millones de pesos, realizando diferentes maniobras con el fin de darle apariencia de legalidad a los recursos obtenidos por el narcotráfico. Tras hacer una verificación de los extractos, movimientos bancarios e inversiones ese concluyó que existe un patrimonio injustificado de 5.241 millones de pesos.

Por estos hechos fue llamado a juicio por los delitos de lavado de activos agravado, enriquecimiento ilícito y concierto para delinquir fue acusado formalmente Guillermo León Acevedo Giraldo, conocido con el alias de Memo Fantasma. Para la Fiscalía General, este empresario formó parte del Bloque Central Bolívar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) comandadas por Carlos Mario Jiménez, alias Macaco.

Memo Fantasma se encuentra actualmente privado de su libertad en un centro carcelario en Bogotá. En este proceso penal también fueron vinculadas su madre Margoth de Jesús Giraldo Ramírez y María Enriqueta Ramírez, su abuela materna.

La Fiscalía General anunció en marzo pasado la extinción de dominio a 17 predios urbanos, tres establecimientos de comercio, siete sociedades, dos vehículos, 31 cuentas bancarias y un grupo de acciones avaluados en 35.000 millones de pesos. Estos bienes se encuentran en Bogotá y Montería (Córdoba).

Estas propiedades, según indicó la Fiscalía General, habrían sido adquiridas con dineros producto de actividades relacionadas con el narcotráfico, secuestro, homicidio, desaparición forzada, lavado de activos y enriquecimiento ilícito, entre otras. Los bienes pasarán a la Sociedad de Activos Especiales (SAE) para que adelante lo referente a su administración y control.

Este es el segundo embargo que se adelanta contra las propiedades de Memo Fantasma. En septiembre de 2021, la Fiscalía General, con apoyo del Grupo de Recuperación de Activos Ilícitos (GRAI) y el Ejército Nacional, ocuparon 23 bienes que estaban a nombre de Acevedo y su grupo familiar, los cuales estaban avaluados en 10.899 millones de pesos. Entre estos se encuentran oficinas y parqueaderos ubicados en el edificio Torre 85, en el norte de Bogotá, y varios locales comerciales en Córdoba y Antioquia.