Tendencias
Aida Merlano. - Foto: SEMANA

nación

“Estoy protegida por el gobierno de Nicolás Maduro”: Aida Merlano

SEMANA sigue revelando detalles inéditos de la confesión de la excongresista ante la Corte Suprema de Justicia.

SEMANA continúa conociendo detalles, en exclusiva, de lo que fue la confesión de Aida Merlano ante el despacho del magistrado Francisco Farfán, de la Sala de Instrucción de la Corte Suprema, en el marco de la investigación que se adelanta contra Arturo Char por presunta corrupción electoral. La diligencia se cumplió ante el magistrado Carlos Pedraza, auxiliar de Farfán.

El magistrado inicialmente le pregunta a Merlano, hoy prófuga, cuál es su condición judicial en Venezuela.

“Yo en este momento, como le dije, me encuentro de alguna manera privada de la libertad porque estoy de alguna manera protegida por el gobierno [de Maduro] y también privada de la libertad esperando que las relaciones diplomáticas entre los dos países se restauren”, dijo Merlano en su diligencia.

SEMANA pudo confirmar que Merlano pasa sus días en una casa que sería propiedad de una persona cercana al régimen. Sale ocasionalmente a hacer actividades a lugares no distantes y disfruta, de alguna manera, de su condición en Venezuela.

Fue hace casi dos años que el propio director de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de Venezuela confirmó la recaptura de la excongresista atlanticense en el estado Zulia (Venezuela). Merlano, de 39 años en ese entonces, se había escapado hacía cuatro meses aprovechando que estaba en una cita odontológica.

“Tras arduas investigaciones realizadas por nuestros funcionarios de las FAES, fue detenida la exsenadora Aida Merlano en el sector El Milagro de la ciudad de Maracaibo”, dice el mensaje de Domínguez, cabeza de la unidad élite activada en 2017 por orden directa del presidente Nicolás Maduro y cuestionada por la ONU en su informe de DD. HH.

Merlano dedicó gran parte de su versión a hablar en contra de Alejandro Char. Parte del tema central fue la supuesta entrega de 500 millones de pesos para la campaña que llevó a Merlano a ocupar una curul en Senado, por parte del ahora precandidato a la Presidencia (Char) y que sin duda tiene en camisa de once varas al que puede ser el dirigente político más reconocido y poderoso de la costa Caribe, que ahora tendrá que responder si sacó ese dinero para facilitar presuntos hechos de corrupción electoral.

Desde Venezuela, donde permanece en la clandestinidad, Merlano destapó sus cartas generando un verdadero revuelo.

Llegó preparada con audios, fotos y chats que calificó como pruebas de su cercanía con Álex Char y todo el entramado político que se mueve en la región.

Durante la primera sesión de audiencias en la Corte Suprema, la excongresista transitó por los recuerdos de su fuga y hasta advirtió que tiene un video de cómo se alistó para la cinematográfica escena que quedó en la retina de todo el país, mientras escapaba de un consultorio odontológico en el norte de Bogotá, colgada de un lazo desde un segundo piso, para finalmente emprender la huida en una moto.

“Yo me enrollé la cuerda, porque era muy delgadita, en toda la cintura, en el dorso, desde arriba hasta la cadera. Me puse mi faja, la licra de entrenamiento, una camisa blanca y así me sacaron. No me revisaron ese día, igual yo estaba dispuesta a que si me revisaban lo que iban a encontrar era una faja”, dijo Merlano.

La declaración que obtuvo en exclusiva SEMANA coincide casi en su totalidad con la entrevista que le entregó la excongresista desde su escondite en Venezuela a Vicky Dávila, directora de este medio. Merlano aseguró que le prometieron llevarla, con su familia, fuera del país, con unas condiciones económicas que le permitirían vivir y sostener a su familia, sin afugias o afanes; que tendría “una nueva vida”.