política

Exmilitares colombianos detenidos en Haití están en “riesgo inminente de muerte”, dicen sus familiares

Para este jueves fue convocado un plantón frente a la sede de la Cancillería con el ánimo de exigir la liberación de los connacionales presos.


Tras cumplirse un año de la detención de los exmilitares colombianos en Haití, acusados del asesinato del presidente de ese país Jovenel Moïse, los familiares de los connacionales presos anunciaron que este jueves harán un plantón frente a la sede principal de la Cancillería, en el centro de Bogotá, en el que exigirán respuesta frente a las gestiones del Gobierno ante el caso.

En la madrugada del 7 de julio de 2021 Moïse fue asesinado tras un ataque en su residencia por parte de un grupo armado no identificado. Por este hecho fueron detenidas 40 personas, entre ellas 18 de origen colombiano.

Los convocantes a este plantón manifiestan que a sus familiares detenidos no se les han respetado sus garantías procesales y además han sido sometidos a maltratos, torturas y se encuentran en “riesgo inminente de muerte en la reclusión”.

“Mi hijo, junto a 17 compañeros más, se encuentra secuestrado en un campo de concentración en pleno siglo XXI. Este plantón es un llamado de auxilio por nuestros familiares”, le dijo a SEMANA Amparo García, madre de Germán Pineda García, uno de los connacionales detenidos en Haití.

Según aseguró la mujer, los familiares de los exmilitares presos permanecerán en plantón hasta que sean atendidos por algún funcionario de la Cancillería.

Esta acción ciudadana fue convocada con cuatro peticiones específicas. La primera de ellas es que se solicite la libertad inmediata de los colombianos detenidos, ”toda vez que ellos fueron detenidos sin ninguna prueba idónea y pasados 12 meses las cosas no han cambiado. Es una detención prolongada ilegalmente, pues no se han legalizado ni siquiera las capturas”.

También piden “que se exhorte al Gobierno de Haití a garantizar un juicio imparcial y justo”.

El tercer pedido tiene que ver con la autorización por parte de ambos gobiernos (Colombia y Haití) para que haya una veeduría internacional que garantice la transparencia en el proceso.

Finalmente, piden “un empalme objetivo y completo entre la administración actual y el gobierno que se posesionará el 7 de agosto”.

Hace 15 días, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos otorgó medidas cautelares para el proceso que se lleva contra estos colombianos. Es de recordar que en múltiples ocasiones los exmilitares han denunciado tortura y malos tratos y han dicho que, aunque llevan casi un año presos, no han sido procesados judicialmente.

Por su parte, la Cancillería ha venido haciendo visitas periódicas al sitio de reclusión de los connacionales y asegura que están “en buenas condiciones de salud”.

En su última visita, el Ministerio de Relaciones Exteriores señaló: “El cónsul honorario de Colombia en Haití visitó hoy a los connacionales detenidos por su presunta participación en el homicidio del presidente de ese país, encontrándolos en condiciones normales de salud”.

“Los connacionales expresaron temor por un posible motín en el centro de reclusión, situación que fue puesta en conocimiento del director de la Penitenciaría Nacional de Puerto Príncipe. Las autoridades consulares colombianas siguen atentas al caso”, agregó la Cancillería

Por su parte, el primer ministro interino de Haití, Ariel Henry, en medio de una entrevista que dio hace varios días con el diario Miami Herald, aseveró que apoyaría para que los sospechosos del asesinato del presidente de Haití enfrentaran cargos de conspiración en Estados Unidos.

Cabe mencionar que Henry prestó juramento como nuevo líder de Haití durante una ceremonia en Puerto Príncipe, Haití, el 20 de julio del año pasado.