política

Fico sobre Hernández y sus diferencias: “No tengo ningún proceso por corrupción, él sí”

“Posa de moralista y es quien tiene el mayor caso de corrupción. Está sindicado por la Fiscalía y por la Justicia”, dijo.


A tan solo una semana de las elecciones presidenciales 2022, el enfrentamiento entre Federico Gutiérrez y Rodolfo Hernández, en busca de un cupo para pasar a la segunda vuelta y competirle a Gustavo Petro la Casa de Nariño, es cada vez más tormentoso.

El pasado jueves, 19 de mayo, el candidato Federico Gutiérrez le quiso recordar a Hernández el proceso penal que actualmente investiga la Fiscalía en su contra por corrupción por el escándalo de Vitalogic.

Este es un tema del que la mayoría de los colombianos poco habla, pero que está sonando entre la gente y el cual podría convertirse en esa “piedra en el zapato” para que el santandereano logre ser el futuro presidente del país.

En concreto, esta afirmación se refiere a la participación de Rodolfo Hernández cuando fue alcalde de Bucaramanga en una operación para direccionar supuestamente una licitación de dicha empresa, que beneficiaba directamente a Luis Carlos Hernández Oliveros, quien es su hijo y que hoy, por supuesto, lo acompaña en sus recorridos de campaña.

RODOLFO HERNANDEZ
Según el contenido del proceso penal que adelanta la Fiscalía, la institución judicial tiene pruebas de los actos de corrupción que comprometerían al candidato santandereano en estas elecciones de 2022. Foto Esteban Vega La-Rotta / Revista Semana - Foto: ESTEBAN VEGA LA ROTTA

En palabras del candidato de la centroderecha: “Posa de moralista, es quien tiene el mayor caso de corrupción y está sindicado por la Fiscalía y por la Justicia”.

Tras acusaciones de Fico, la Fiscalía ya tomó medidas y acusó a Rodolfo Hernández por el delito de celebración indebida de contratos. Incluso, fijó su juicio final para el próximo 21 de julio, es decir, un día después de posesionado el nuevo Congreso.

¿En qué va el proceso?

Según el contenido del proceso penal que adelanta la Fiscalía, la institución judicial tiene pruebas de los actos de corrupción que comprometerían al candidato santandereano en estas elecciones de 2022.

Entre ellas, hay conversaciones por WhatsApp y telefónicas que fueron interceptadas con sujeción a órdenes judiciales entre el hijo del candidato y funcionarios de la Alcaldía para favorecer a Vitalogic en el contrato con la Alcaldía de Santander.

Las pruebas están siendo analizadas y en el proceso consta que el propio Rodolfo Hernández, al parecer, acogió en su apartamento, por varias semanas, a una de las personas que se encargó de elaborar los pliegos de licitación que favorecían los intereses del hijo del alcalde.

Por ahora, se sabe que en el proceso de contratación se habrían falsificado documentos que pretendieron beneficiar a la firma en el proceso contractual. Incluso, el organismo judicial tendrá que revelar en la etapa final del proceso si el hijo de Hernández habría suscrito, supuestamente, contratos en los que se establecían las comisiones si se adjudicaba el contrato, según la Fiscalía,

Por su parte, Rodolfo Hernández, quien ya lo ha mencionado antes, ha insistido en su inocencia. No obstante, hay un elemento que juega en su contra: José Manuel Barrera, el exgerente de la Empresa de Aseo de Santander, le pidió a la Fiscalía un principio de oportunidad y declarará en contra del exmandatario.

Cabe recordar que la Procuraduría investiga a Hernández desde 2017 por el mismo escándalo.

Y aunque el candidato presidencial siempre ha defendido su inocencia y ha dicho que “eso es lo que hacen los politiqueros para joderme”, agrega que no le han instaurado una denuncia en su contra, sino 200 tras la culminación de su gobierno en Bucaramanga.

El objetivo siempre ha sido un plan orquestado y financiado para sacarme de la Alcaldía porque yo les saqué a todos los ladrones”, ha manifestado.

Por ahora, se esperarán los resultados de las elecciones y el veredicto final de la Fiscalía, la única en determinar si el candidato santandereano tiene o no responsabilidad en este aparente hecho de corrupción.