portada

Gustavo Petro y Germán Vargas Lleras, la historia de un pacto secreto para “frenar a Fico”, según Roy Barreras

Roy Barreras aseguró que Germán Vargas Lleras tenía una especie de acuerdo con Petro para frenar su adhesión a Fico y dejar en libertad a Cambio Radical. El exvicepresidente no lo ha desmentido públicamente.


De las decenas de revelaciones que dejaron los ‘petrovideos’, hubo una en particular que parecía contra toda lógica: un supuesto acuerdo entre el candidato del Pacto Histórico y Germán Vargas Lleras. El escenario fue planteado por Roy Barreras y habría sucedido bajo la mesa antes de la primera vuelta.

“No sé... ahí sí me declaró ausente y carente de información... La última reunión que tenía, y Temístocles (Tito) debe saber más, es que Vargas hizo una especie de acuerdo con él, de que frenaba la adhesión a Fico y dejaba en libertad a la gente de Cambio Radical”, señala Barreras en una de las reuniones de campaña.

La posible unión del exvicepresidente con Petro habría parecido un imposible político. Se podría decir que son como el agua y el aceite. Y en sus vidas, sobre todo, lo que ha primado entre ambos son los desencuentros. Algunos de estos han sido voraces. Vargas fue uno de los críticos más duros de la alcaldía de Petro, la cual siempre calificó como caótica y presa del “desgobierno” y el “populismo”.

La tensión en ese momento era tal que Petro dejó saber que creía que el entonces candidato a la vicepresidencia estaba detrás de su destitución, impuesta por la Procuraduría. “El único complot que existe en Bogotá está en la mente del alcalde y de quienes han manejado con la mayor improvisación la ciudad”, le respondió Vargas Lleras en su momento.

Las cosas habían estado muy mal entre ambos cuando el exvicepresidente fue ministro de Vivienda y denunció que la administración distrital de Petro no le dejaba construir las casas, pese a que tenía los subsidios listos. También pelearon por los impuestos, temas económicos, el manejo del Cauca, el orden público y otros tópicos. La afirmación de Barreras no parecería tener sustento en esa historia, pero coincide con los hechos de la campaña presidencial acaecidos después de esa reunión.

De hecho, Vargas Lleras nunca adhirió a Federico Gutiérrez y se mantuvo en silencio durante las semanas anteriores de la primera vuelta. Quien sí se sumó a la campaña del ganador de la consulta del Equipo por Colombia fue Luis Felipe Henao, nombrado como jefe de debate, y muchos interpretaron que esta era la forma de Vargas Lleras de mandar su guiño por el exalcalde de Medellín. No era así. Lo dejó ver su esposa, Luz María Zapata, en una publicación en Instagram en la que escribió que “traición” es la palabra que mejor definía a Henao.

Por la coincidencia del momento, quedó claro que al menos a ella le había caído muy mal el aterrizaje del exministro a esas toldas. Henao, por su parte, explicó días después de las elecciones que ya no pertenecía a Cambio Radical. “Me fueron”, fue su expresión para aclarar que tras sumarse a Fico lo habían sacado del que fue su partido por años.

Vargas Lleras mantuvo silencio y luego un duro accidente montando en bicicleta en Boyacá lo dejó por fuera de la contienda definitivamente. A pocos días de las elecciones, el 20 de mayo, se fracturó la cadera y el fémur. En algunos trinos dejó saber que el dolor físico que padecía no lo había sentido nunca antes en la vida y pidió disculpas por no enviar su habitual columna a El Tiempo. Estuvo internado en la clínica siete días y su distancia de esa votación estuvo más que justificada.

A los ocho días, el exvicepresidente reapareció con una columna poselectoral. Aseguró que era natural después de la crisis de la pandemia que las expresiones de protesta tomaran fuerza. “El país se pronunció de forma contundente por un cambio, pero de las costumbres políticas”, agregó. Asimismo, les mandó varias pullas a los dos candidatos de la segunda vuelta. “Ha pesado más la frase ocurrente y efectista, no importa que esté vacía de contenido”.

Germán Vargas Lleras
Germán Vargas Lleras quedó fuera de la contienda electoral luego de haber enfrentado en grave accidente cuando se desplazaba en bicicleta. - Foto: JUAN CARLOS SIERRA - semana

Afirmó que por Petro y por Rodolfo, “más que por sus ideas, se votó como una expresión de protesta y rebeldía. Aquí la gente votó contra todo. Con rabia, con odio, con resentimiento. Y me temo que así volverá a ocurrir en la segunda vuelta”. Y, finalmente, hizo un vaticinio: “La polarización, los odios y la rabia generalizada” se extenderán al próximo cuatrienio. Han pasado varios días y Germán Vargas Lleras, un hombre que suele no tener pelos en la lengua, no ha desmentido a Roy. ¿Está con Petro? ¿Para qué? Al país le gustaría conocer la respuesta.

Noticias relacionadas