Tendencias

Home

Nación

Artículo

Imagen de referencia.

nación

Las denuncias que enredan a dos coroneles del Ejército con presunta corrupción y violencia intrafamiliar

En uno de los reportes públicos, la esposa de uno de los oficiales se queja porque el uniformado no le deja ver, supuestamente, a sus hijos.

A través de las redes sociales del sargento en retiro, Alexander Chala, quien es conocido por revelar casos diferentes casos de oficiales, que estarían actuando en contra de los lineamientos del Ejército, el exuniformado expuso a dos oficiales.

El primer caso está relacionado con el coronel Fabián Hernando Niño, quien, según Chalá, es el director de escuela de la inteligencia del Ejército.

En su publicación, Chalá posteó el video de Karen Jhoana Daza, quien asegura ser la esposa Hernando Niño. En su relató asegura que ella, está casada con el oficial desde hace 9 años, pero que llevan separados los dos últimos años. “Yo me vi en la obligación de salir del país por eventos de violencia intrafamiliar ocurridos dentro de mi matrimonio”, según relata Daza.

En otro aparte de la publicación que se encuentran Florida, Estados Unidos, y que durante los dos últimos años ha tenido limitación limitada con sus hijos y de esto acusó directamente al coronel. “No tengo contacto con él (coronel), con su familia, no tengo contacto con las personas que cuidan a mis hijos (…) he llevado esta información a la Procuraduría, al Ejército y a Bienestar Familiar, pero no logro que me escuchen”, dijo.

En otra publicación, Chalá expuso al coronel Omar Arciniegas Pinilla, comandante del Comando Específico de San José del Guaviare, y quien fue denunciado por presunto hechos de corrupción cuando estuvo en la jurisdicción en Cali.

Como prueba se publicaron los hechos que fueron relatados por un subalterno, y en donde el Juzgado 71 de instrucción de la justicia penal militar, ordenó el pasado 9 de septiembre abrir investigación penal en contra del coronel Pinilla por los delitos de peculado por apropiación, falsedad en documento y prevaricato por acción. La autoridad judicial ordenó, además, que se escuche en indagatoria a los investigados en este caso el próximo 10 de noviembre.

Las denuncias se conocen en medio de la publicación que hizo SEMANA sobre la posibilidad que exista un carrusel dentro del Ministerio de Defensa, para desangrar las arcas de la entidad en miles de millones.

En este caso de presunta corrupción, que es ajeno al tema de los coroneles, expuesto por Chalá, se documentó que a través de las sentencias que pierde el Ministerio de Defensa, se habría conformado todo un esquema de corrupción para que se paguen millonarios recursos en intereses moratorios.

Es decir, en la actualidad, el Ministerio de Defensa se encuentra pagando sentencia con las que fue condenado desde el año 2015, lo que ha generado que se tengan que pagar miles de millones de pesos en intereses acumulados.

El académico y abogado Jorge Reyes, especialista en demandas contra el Estado, explica que el pago de las sentencias judiciales y acuerdos conciliatorios tienen unos tiempos que de no cumplirse generan intereses millonarios.

“Los 10 primeros meses luego de la sentencia se paga el 1,77 por ciento de interés mensual, es decir, en una sentencia de 100 millones se pagaría por mes en interés 1.700.000 pesos, pero si pasa del décimo mes se paga el interés moratorio que está en el 2,77 por mes, es decir, que el valor sería el doble”, explicó. Para Abel y para Reyes hay dos problemas graves que están siendo aprovechados por avivatos.

Por su parte, el exsoldado y quien ahora defiende a soldados en procesos contra el Estado, Abel Rojas, fue menos prudente e indicó que “lo que hemos podido establecer es que una vez se interpone la demanda, lo que hay es un acuerdo entre el apoderado del soldado herido con funcionarios corruptos que buscan dilatar el proceso, para que se demore el pago de las sentencias y se obtengan mayores intereses”.

SEMANA se comunicó con el Ejército para conocer respuesta al tema de los coroneles e indicaron que se trabaja en un pronunciamiento.