nación

Las promesas del nuevo presidente Gustavo Petro más difíciles de cumplir

El nuevo mandatario tiene grandes retos para cumplir en los cuatro años de gobierno.


Este domingo 7 de agosto se llevó a cabo la posesión presidencial del presidente Gustavo Petro en la Plaza de Bolívar, y para nadie es un secreto que se vienen grandes retos para el nuevo mandatario de la nación.

Por ejemplo, uno de esos retos es la reforma tributaria, que tiene como fin recaudar 50 billones de pesos a través de las 4.000 personas más ricas del país.

Asimismo, de este recaudo se pretende sacar 19,5 billones para los programas sociales propuestos en campaña y el dinero restante iría a aliviar el déficit fiscal.

Otro de los grandes retos que tiene el Gobierno es la educación universitaria gratis, bajo el mando del ministro de Educación Alejandro Gaviria, debido a que el mandatario afirmó en su momento que se necesitan alrededor de 14 billones de pesos para lograr ese derecho que tienen los colombianos.

De igual forma, la renta básica es otro tema para tener en cuenta, ya que el presidente pretende dar una serie de auxilios económicos de 500 mil pesos a 5,8 millones de adultos mayores sin pensión, así como para madres cabezas de hogar con hijos de 0 a 6 años.

La “paz total” es uno de los temas más polémicos de las propuestas dichas por el presidente Petro, pero el propósito de esta paz es desmantelar las bandas delincuenciales y grupos armados del país.

Cabe mencionar que Álvaro Leyva, ministro de Relaciones Exteriores, afirmó que este proceso de paz no será un sometimiento, sino un “acogimiento” y donde ya se han tenido acercamientos con el ELN.

Finalmente, otra de las propuestas más complejas es el tren que conecte al Pacífico con el Caribe, una propuesta que fue catalogada como populista a tal punto que Petro salió a decir que su gobierno no tiene cómo financiarla, pero sí de conseguir los recursos para lograrlo.

El mensaje de Gustavo Petro a sus ministros

Tras el acto protocolario en la Casa de Nariño, en el cual los ministros asignados por el presidente firmaron, con el objetivo de oficializar su ingreso al nuevo gabinete, el mandatario les pidió sentir el ambiente, ver cómo Colombia reclama por un cambio que no sea retórica.

“Lo sienten en la atmósfera social de Colombia, nosotros no podemos fallar. Este es el gobierno del cambio, y el cambio es de verdad, no es retórico”, indicó.

Además, agregó que “lo vieron en la Plaza de Bolívar, lo vieron el 19 de junio, este es el gobierno del cambio. Y el cambio es de verdad. ¿Un cambio hacia dónde? Difícil responderlo, pero más democracia”. Asimismo, manifestó que “la situación actual es insostenible. Desde el punto de vista ambiental no lo repitamos”.

Y es que en su primer discurso como mandatario de la nación, Petro manifestó profundos cambios para el país, acosado por la inequidad, los rezagos económicos de la pandemia y una violencia cíclica de más de 60 años.

“Es la hora del cambio (...) Hoy empieza la Colombia de lo posible. Estamos acá contra todo pronóstico, contra una historia que decía que nunca íbamos a gobernar, contra los de siempre, contra los que no querían soltar el poder”, aseveró.

Ante cientos de miles de personas congregadas en la Plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá, y nueve presidentes invitados, Petro se comprometió a “conseguir la paz verdadera y definitiva” en sus cuatro años de mandato.

En ese sentido, dijo que cumplirá lo pactado con las Farc, la guerrilla que firmó la paz en 2016 para convertirse en partido político, y ofreció a los grupos que siguen en armas beneficios penales si renuncian a la violencia.

“Convocamos (...) a todos los armados a dejar las armas en las nebulosas del pasado. A aceptar beneficios jurídicos a cambio de la paz”, dijo.