nación

Legítima defensa: ¿bajo qué casos puede defenderse de un ladrón?

Qué se puede o no hacer y cómo actuar en caso de ser atacado y tener la posibilidad de reaccionar en favor de sí mismo, es la discusión ahora.


Con el impactante aumento de la delincuencia en el país y la poca reacción gestionada por parte de la Fuerza Pública, según algunos ciudadanos de a pie, las personas han tenido que defenderse por sí mismos. Es por ello que se ha “popularizado” la “justicia por mano propia” que protege al ciudadano de sufrir daños por parte de la delincuencia y a escasa presencia de la Policía.

Esta reacción llevada a cabo por la ciudadanía tendrá representación como la ‘Ley de Seguridad Ciudadana’, proyecto que fue aprobado por el Congreso de la República e irá tras la sanción presidencial. Se espera crear una legítima defensa que proteja al ciudadano del sometimiento por parte de la delincuencia.

El Código Penal colombiano dispone que la legítima defensa exime a un ciudadano de la responsabilidad penal cuando esta persona “obre por la necesidad de defender un derecho propio o ajeno contra una injusta agresión actual o inminente, siempre que la defensa sea proporcionada a la agresión”.

Una legítima defensa “privilegiada” según registró RCN Radio se refiere a que “la fuerza letal se podrá ejercer de forma excepcional para repeler la agresión al derecho propio o ajeno. Sin embargo, actualmente en la ‘legítima defensa’ se entiende que “la defensa debe ser proporcional a la agresión”. En el centro de la discusión se encuentra el debate si se puede acabar con la vida de un delincuente que insinúa el uso de una fuerza letal en medio de una situación de hurto, secuestro, etc.

Daniel Palacios, ministro del Interior, afirmó que un ciudadano que se encuentre en casa, es interrumpido y atacado por alguien en su vivienda, al inicio del caso, el fiscal debe asumir que fue en ‘legítima defensa’. Porque, según el funcionario, “todo sucedió en esas dos circunstancias concretas”.

.
La ley busca proteger a los ciudadanos que se defienden de un agresor. - Foto: Getty Images

Sin embargo, el fiscal que asume el caso en donde una persona haya reaccionado de manera violenta contra un delincuente frente a una situación en que su vida se encuentre en riesgo, deberá determinar si se presentarán cargos. Seguido a lo anterior, correrá por parte de un juez la determinación sobre el ciudadano reaccionario bajo un test que medirá la proporcionalidad y decidirá si fue una defensa apropiada.

Lo único que cambiará, según el ministro del Interior, es la carga sobre la prueba, debido a que ya no estará sobre el ciudadano que propició la defensa en su propiedad privada (casa o auto).

Se espera que esta ley proteja al ciudadano que se encuentra en su vivienda o automóvil y que al ser atacado de manera violenta por el delincuente, este pueda ejercer la legítima defensa sin temer por su vida, desde sufrir ataques físicos por la delincuencia, hasta ser imputado por cargos legales por defender su vida siempre y cuando la defensa del ciudadano sea proporcional al ataque o amenaza.

Los dos casos específicos de la ley sobre legítima defensa son claros: cuando una persona ingrese de manera violenta y sin autorización a la vivienda de un ciudadano, este puede reaccionar de manera proporcional a la amenaza y/o agresión.

Cuando se intente acceder o agredir a un ciudadano que se moviliza en su vehículo, también puede reaccionar de manera proporcional en legítima defensa, sin ser imputado por cargos legales.