nación

Lo último: el rodolfismo se constituirá como partido político, anuncia Socorro Oliveros, la esposa del ingeniero

“Necesitamos construir juntos la nueva línea política. Trabajar unidos nos hace más fuertes”, dijo la exgerente de campaña.


Los más de 10,5 millones de votos que sacó Rodolfo Hernández en las elecciones del domingo podrían posicionar al ingeniero como una poderosa fuerza política. Sin embargo, hasta hace unas horas, no era claro el papel que cumpliría en esta nueva era del país. Hernández no se ha catalogado aún como el jefe de la oposición del Gobierno Petro.

No obstante, su esposa, Socorro Oliveros, sí despejó dudas sobre el camino que tomara la rodolfoneta. “Ser la segunda fuerza política del País, con una campaña limpia de gente buena y de luz, nos obliga a constituirnos como partido político”, aseguró.

En un trino, Oliveros aseguró que “necesitamos construir juntos la nueva línea política. Trabajar unidos nos hace más fuertes”.

Hasta el momento Hernández había dado señales de amabilidad al nuevo Gobierno. En un breve discurso divulgado por redes sociales, el candidato reconoció la victoria de Petro y no se lanzó a tomar ese lugar de ser su antítesis. “Colombianos, hoy la mayoría de los ciudadanos y las ciudadanas que votaron lo hicieron por el otro candidato. Como lo expresé reiteradamente, acepto el resultado como debe ser y deseamos que nuestras instituciones sean firmes. Sinceramente, espero que esta decisión que han tomado sea beneficiosa para todos y que Colombia se encamine hacia el cambio que predominó en el voto de primera vuelta”, dijo Hernández.

Su tono fue abierto y cordial. “Le deseo al doctor Gustavo Petro que sepa dirigir al país, que sea fiel a su discurso contra la corrupción y que no defraude a quienes confiaron en él”, expresó el exalcalde de Bucaramanga, quien agradeció a los más de 10,5 millones de colombianos que votaron por su candidatura.

Posteriormente, publicó un trino: “Llamé a Gustavo para felicitarlo por el triunfo y ofrecerle mi apoyo para cumplir con las promesas de cambio por las que Colombia votó hoy. Colombia siempre va a contar conmigo”, subrayó.

A pesar de que su asesor Miguel Ángel Beccassino había dicho la noche del domingo, 19 de junio, que aceptaría la curul de senador que le otorga la ley por haber quedado en segundo lugar, el lunes festivo, Hernández salió con una frase que parece indicar que no le suena del todo ese puesto.

“Él me dijo que era como poner a Lionel Messi de arquero, que allá (en el Senado) no iba a sentirse bien y que no le aportaba ningún valor agregado al país que él fuera o no senador”, relató Jorge Figueroa, exsecretario de Desarrollo Social de la Alcaldía de Bucaramanga durante el gobierno de Rodolfo Hernández a SEMANA.

La idea que publica Socorro Oliveros sobre constituirse como un partido político podría tener futuro. El ingeniero logró consolidarse como un fenómeno electoral en Colombia y, a pesar de que no le alcanzó para el triunfo, su votación fue enorme.

Parecía casi un milagro que el empresario santandereano de 77 años, que forjó su camino político desde antes de la controvertida época en la que fue alcalde de Bucaramanga (Santander), llegara a la Presidencia. Sin maquinarias, sin gastar mucho dinero, sin ir a debates y a punta de redes sociales se consolidó como una de las fuerzas electorales más importantes del país.

El anuncio de un nuevo partido llega en paralelo de la consolidación de una nueva derecha. En conversación con SEMANA, Gabriel Santos, representante a la Cámara por Bogotá del Centro Democrático, dijo que se debe replantear el personalismo en la derecha.

“Tiene que ser una derecha sin ‘ismos’. No puede ser un tema de vendettas personales contra grandes dirigentes de nuestro país. Lo primero que hay que hacer es un acto de reflexión donde esas grandes cabezas, personas preponderantes que han ahondado en caricaturizar a la derecha, den el paso a una derecha de hombres y mujeres jóvenes. Darles la oportunidad de ascender en el escalafón político”, propuso.

Según Santos, la nueva derecha nace “de abandonar los personalismos en la política y de hacer un proyecto político que pueda permanecer en el tiempo, más allá de los nombres que la compongan”.

Enrique Gómez, excandidato presidencial y que representa una derecha distinta al uribismo, dice que Álvaro Uribe no representa a una derecha en firme y que tiene posturas de centro.

“Álvaro Uribe no se ha definido nunca como un hombre de derechas, se define como un político popular. (...) En el tema de políticas sociales pensaba y piensa muy hacia el centro y la social democracia”, explicó en conversación con este medio.

Gómez respeta el legado de Uribe y dice que el antiuribismo es una tergiversación de la historia, pero considera que no se puede asociar a toda la derecha con una sola figura.

“Asociar a todo un conjunto ideológico con la figura de una persona es un error. Creo que, en ese sentido, el presidente Uribe debe seguir siendo defendido en su persona y su legado, pero no puede ser el eje de la construcción de una política conservadora”, indicó el excandidato.