nación

Lo último: Policía negó participación en muerte de Gentil Duarte en Venezuela

Las disidencias de las Farc acusaron al gobierno colombiano de haber planeado el operativo en el que cayó el ex jefe guerrillero.


Recientemente, se conoció que uno de los hombres más poderosos de las disidencias de las Farc había muerto. Se trataba de Miguel Botache Santillana, alias Gentil Duarte, quien era un objetivo de alto valor de la fuerza pública colombiana.

De manera inesperada trascendió que su fallecimiento se había dado en zona de frontera entre Colombia y Venezuela por la región de la Guajira. Duarte se encontraba escondido luego de haber recibido varios operativos por parte de la fuerza pública.

Sobre cómo murió, causó aún más asombro. Según inteligencia colombiana, hombres, que aún no se sabe si eran guerrilleros del ELN u otros enemigos de Gentil Duarte, instalaron explosivos en el campamento donde dormía, los cuales fueron activados, dejándolo sin capacidad para reaccionar.

El hecho se presentó el pasado 4 de mayo y solamente se conoció de su muerte la semana pasada. El 30 de mayo, las disidencias de las Farc emitieron un comunicado en donde confirmaban la muerte de Duarte, pero además acusaban a las autoridades colombianas de haber estado detrás del operativo en el que cayó el exjefe guerrillero.

A estos señalamientos le salió al paso el director de la Policía, el general Jorge Vargas, quien negó participación de las autoridades colombianas.

“Vuelvo a reiterar, la Policía de Colombia a través de diferentes fuentes de información tenemos que Gentil Duarte está muerto. La información que tenemos es que esa muerte proviene de los mismos narcotraficantes, no tenemos claridad si es la Segunda Marquetalia, el ELN o fueron ellos mismos, o si alguien lo traicionó, no sabemos, sabemos que fue en territorio venezolano”, dijo el general Vargas.

Sobre la supuesta participación de autoridades nacionales en dicha muerte, agregó el oficial que, “las disidencias dicen muchas cosas, primero que todo son narcotraficantes y delincuentes, la Policía Nacional tiene información en el sentido que este señor está muerto”.

Sobre alias Jhon Mechas, jefe de las disidencias del frente 33, y quien se encontraba en el mismo campamento de Gentil Duarte, manifestó el general Vargas que, “no tenemos información si está vivo, no lo hemos vuelto a escuchar y a través de todos los mecanismos de la inteligencia colombiana hemos desplegado actividades en términos de ampliar más las circunstancias de tiempo, modo y lugar en donde estaría John Mechas.

De acuerdo con inteligencia colombiana, Gentil Duarte, se fue a territorio de Jhon Mechas para que lo protegiera de los operativos que le venían desarrollando las autoridades dentro de Colombia. El jefe de las disidencias de las Farc buscaba tener un respiro de las acciones de la fuerza pública, que en varias ocasiones estuvieron por llegar a su campamento.

Sobre su muerte se conoció, que el campamento en el que se encontraba en Venezuela fue atacado con explosivos, que le impidieron tener como defenderse. En un primer momento, se indicó que los explosivos habían sido puestos por los llamados ‘pisasuaves’, de las disidencias de la Segunda Marquetalia de Iván Márquez.

De acuerdo con la información que se maneja por parte de las autoridades colombianas, la acción violenta se habría dado en retaliación a las duras confrontaciones que venían sosteniendo Gentil Duarte, con Márquez, por negocios de narcotráfico.

Al parecer, el grupo de Iván Márquez, habría responsabilizado a las disidencias de Gentil Duarte, de haberle asesinado a importantes hombres como Jesús Santrich, alias El paisa y Romaña. Sanguinarios exjefes guerrilleros que fueron asesinados en Venezuela.

Las autoridades lograron documentar que, Gentil Duarte y su socio, Iván Mordisco, quienes fueron los primeros disidentes del proceso de paz, no acogieron la propuesta que les hizo Iván Márquez, sobre que bajo sus condiciones armaran una nueva guerrilla de las Farc.

La negativa de Mordisco y Duarte, habría llevado a que se firmara una guerra a muerte con el grupo de Márquez. Ahora, según inteligencia de la fuerza pública, el otro gran objetivo de alto valor es alias Iván Mordisco, quien se quedó con todo el control del negocio del narcotráfico tras la muerte de su secuaz Gentil Duarte.