nación

Madre de Dilan Cruz intervino en el primer discurso de Petro como presidente electo: “alzo mi voz por mi hijo”

Jenny Alejandra Medina, madre del joven muerto a manos de un agente del Esmad, aseguró que en manos del mandatario electo está la esperanza de justicia.


“En nombre de mi hijo Dilan, que es una víctima más de este país, en nombre de todas las víctimas de los falsos positivos: Nicolás Neira, Yuri Neira, Diego Felipe Becerra y todas aquellas víctimas que hemos sido de este Gobierno y de anteriores, alzo la voz por mi hijo (…) exijo justicia y le doy la bienvenida, presidente”, fueron las palabras de Jenny Alejandra Medina, madre del joven muerto a manos de un agente del Esmad en el marco de las movilizaciones que tuvieron lugar en el país en 2019.

Dilan, que se encontraba marchando por la calle 19 con carrera 4ª en el marco del descontento social del país, fue alcanzado por un proyectil que impactó en su cabeza. De acuerdo al estudio balístico, se identificó un cartucho que fue disparado desde un arma de fuego tipo escopeta, calibre 12. El informe de Medicina Legal calificó la muerte como “violenta” y “homicidio”.

Las palabras de la madre de Dilan Cruz:

Eran las 3:42 con 15 segundos de la tarde del 23 de noviembre de 2019. Dilan Mauricio Cruz sale de la turba de manifestantes que estaba en la esquina nororiental de la carrera 4 y se hace visible sobre la calzada norte de la calle 19 en el centro de Bogotá. Se dirige en dirección oriente a occidente, recoge una granada lacrimógena ubicada cerca al separador de la vía y la lanza hacia los integrantes del Esmad. Con esta descripción comienza un revelador informe criminológico forense, con fecha del 7 de abril de 2021, realizado por la Policía Judicial (CTI) y conocido en exclusiva por SEMANA. Expone lo que ocurrió esa tarde en medio de las protestas en el centro de Bogotá.

El documento reconstruye el antes, durante y después del momento en el que Cruz cae al suelo, herido, sobre una de las calzadas de la calle 19. Son dos hipótesis arrojadas por la investigación: en la primera, que Manuel Cubillos Rodríguez, capitán del Esmad, dirigió el disparo hacia la turba de manifestantes, no hacia Dilan; en la segunda, disparó la munición tipo bean bag “con el fin de causar o producir dolor y disuadir”, pero no con la intención de ocasionar la muerte del joven.

La transmisión especial de SEMANA sobre la jornada electoral del 19 de junio de 2022:

El escrito concluye que “no se observa al uniformado (Cubillos) realizar alineación o seguimiento con su arma de dotación a los movimientos realizados por Dilan Cruz, a fin de sincronizar la velocidad del disparo con la velocidad con la que se desplazaba el supuesto objetivo”. En medio de los ataques de los protestantes y la respuesta del Esmad, el episodio en el que murió Cruz se cuenta en solo 15 vertiginosos segundos, en los que el joven devuelve una granada lacrimógena y es impactado por el proyectil del Esmad.

El informe conocido por SEMANA, de 70 páginas con fotografías y más de 42 videos de cámaras de seguridad, se divide en dos momentos: en la primera parte, relata que, mientras Dilan recogía una granada lacrimógena, el capitán Cubillos Rodríguez avanzaba por la otra calzada, en actitud alerta, pero deja claro que no se evidencia ningún seguimiento con su arma de los movimientos de la víctima.

Dilan, en su intento por responder a los gases disparados por el Esmad, ingresó, según el escrito, de manera repentina en el ángulo de visión previamente establecido por el tirador, el capitán Manuel Cubillos, se cruza en la línea de tiro, recibe el impacto y cae al suelo. Cruz usaba un guante rojo, conocido como “guante ignífugo”, que le permitía devolver las granadas con su mano sin quemarse.

El documento advierte que corresponde a un elemento comúnmente empleado en diversos países para repeler los ataques. Este guante suele fabricarse en materiales que resisten y aíslan las altas temperaturas, cualidades que quedaron comprobadas con la ausencia de quemaduras en extremidades superiores, según lo notifica la necropsia.

Señala el escrito que los motines, que por esos días ocurrían a diario en Bogotá por la ola de protestas y cacerolazos que nacieron el 21 de noviembre, sumados a las extensas jornadas de trabajo y a los desplazamientos itinerantes por el país, causaron en el capitán Cubillos lo que se denomina “visión de túnel”: el desvanecimiento de la visión periférica en la que solo logra ver el objetivo amenazante.

El caso ha suscitado una enorme controversia y ha surtido varias etapas judiciales. Por eso su madre sigue exigiendo justicia. Y lo hizo ante el próximo presidente de los colombianos.