desplazamiento

Más de 60 mil personas han sido desplazadas en Colombia en los últimos 12 meses

Las comunidades indígenas, negras y campesinas son las más afectadas.


Un informe de la Defensoría del Pueblo reveló que entre el primero de junio de 2021 y el 31 de mayo de 2022, un total de 59.920 personas de al menos 20.601 familias del país han tenido que salir huyendo de sus hogares por cuenta del desplazamiento forzado.

En total, se han reportado 1.747 eventos de desplazamiento forzado, dentro de los cuales las comunidades negras, indígenas y campesinas se han visto más afectadas en todo el territorio nacional.

Del total de desplazados, informó la entidad, el 42 % son de comunidades negras, el 25 % población indígena y el 33 % restante población campesina.

Carlos Camargo, defensor del pueblo, afirmó que este es “un fenómeno que se concentra en siete zonas del país, lo que evidencia la persistencia de las dinámicas de conflicto armado, la presencia de grupos armados ilegales, las disputas territoriales y la difícil situación en que están inmersas estas comunidades”.

En cuanto a las regiones donde se concentra el mayor número de personas desplazadas, la Defensoría del Pueblo identificó siete: Pacífico Nariñense, sur y norte del Cauca, Chocó (en la zona de los Baudoes, Medio Atrato, Medio y Bajo San Juan), Valle del Cauca (Buenaventura y Cali), sur de Córdoba (Puerto Libertador), Norte de Santander (Catatumbo y zona rural de Cúcuta) y Antioquia (Bajo Cauca e Ituango).

A las zonas ya afectadas se sumó este año el departamento de Arauca debido a la crisis humanitaria generada por los grupos ilegales y que también afectó al Vichada y el Meta, entre otros departamentos de la zona.

La Defensoría del Pueblo aseguró que, frente a este panorama, se está fortaleciendo las labores humanitarias en los terrenos afectados, sin embargo, se puede evidenciar que los desplazamientos masivos se concentran en los territorios étnicos que son los más vulnerables y que tienen poca presencia de las instituciones gubernamentales y civiles.

“Cabe recordar que el desplazamiento forzado vulnera los derechos a la educación, a la vivienda, a la seguridad alimentaria, a la libre movilidad, a la documentación, a la salud. El desplazamiento forzado es un delito que encierra otras vulneraciones de los derechos humanos y al DIH”, explicó Camargo.

En cuanto a las comunidades que se encuentran en situación de confinamiento debido a la presión de los grupos armados y los actos violentos en sus zonas, la Defensoría informó de al menos 122 eventos de confinamiento.

Las 94 comunidades afectadas se encuentran, principalmente, en el departamento de Chocó (en el Medio Atrato, en el Bajo y Medio San Juan y en el Alto, Medio y Bajo Baudó. Los eventos de confinamiento recaen en el 64% en población indígena, 32 % en comunidades negras y el 2 % en población campesina.

Situación de refugiados en el mundo

La situación de desplazamiento es un problema mundial que, de acuerdo con la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), en la última década ha llegado a cifras récord y que continúa sin poder ser atendida a cabalidad.

De hecho, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) reveló que la cifra de desplazados internos en Ucrania ya llega a los 7,7 millones, 17 % de la población del país y de estos al menos el 60 % son mujeres.

Para 2021, el número de personas en el planeta que han tenido que dejar sus hogares llegó a los 89,3 millones, uno de los registros más altos de la historia, creciendo hasta 8 % por encima de 2020.

Con la crisis de Ucrania y otros hechos como el conflicto en Afganistán, la cifra superó los 100 millones y parece no parar.

De acuerdo con la Acnur, un total de 23 países han experimentado conflictos de intensidad media y alta, lo que ha provocado los desplazamientos formados en el mundo, así como los conflictos de escasez de alimentos y crisis humanitarias.

Unos de los conflictos que acrecentó la crisis de los refugiados en el mundo fueron los ocurridos en Uganda, Chad, Sudán, República Democrática del Congo, la República Centroafricana, Nigeria, Etiopía y Sudán del Sur, donde los actos de violencia han provocado el aumento de los desplazamientos en el continente africano.