Tendencias
En la torre central del Complejo Hospitalario San Juan de Dios se busca construir la Nueva UPME Santa Clara.
En la torre central del Complejo Hospitalario San Juan de Dios se busca construir la Nueva UPME Santa Clara. - Foto: Dadep

nación

MinCultura de Petro pidió no intervenir el Hospital San Juan de Dios | ¿Qué implicaciones tendría?

La Alcaldía busca construir la Nueva UPME Santa Clara, pero para ello se pretende demoler la Torre Central del Complejo Hospitalario San Juan de Dios.

La designada ministra de Cultura por el presidente electo Gustavo Petro, Patricia Ariza, pidió al gobierno saliente del presidente Iván Duque, en especial a la ministra de Cultura, Angélica Mayolo, y al Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, no intervenir el hospital San Juan de Dios en Bogotá.

Esta petición se da después de una carta que el concejal de Bogotá, José Cuesta Novoa, le envió a Ariza solicitándole mediar para frenar la demolición de la Torre Central del Complejo Hospitalario San Juan de Dios.

“Nos permitimos solicitar a usted, en su calidad de ministra de Cultura designada, proteger el Edificio Central del Hospital San Juan de Dios, declarado Patrimonio Cultural de la Nación y que hoy se encuentra en riesgo de ser demolido por decisión de la alcaldesa de Bogotá D.C., quien otorgó a la Firma Copasa un contrato de Concesión para construir sobre el San Juan de Dios la Nueva UPME Santa Clara”, aseguró el cabildante de la Colombia Humana en la misiva.

Cuesta argumentó: “La demolición de la torre central del Hospital San Juan de Dios se sustenta en la Resolución 995 de 2016, que fue modificada presuntamente sin la debida motivación técnica y jurídica, para cambiar el nivel de protección del Edificio de dos a tres, con lo cual quedaba abierta la posibilidad de que dicho predio pudiese ser destruido, en contravía del contenido explícito de la ley 735 de 2002, que lo declaró patrimonio cultural de la Nación.”

Así mismo, el concejal alertó a la ministra Ariza que ya se habría otorgado autorización para la demolición de la Torre Central del Complejo Hospitalario San Juan de Dios.

“Esto nos llama poderosamente la atención, porque al parecer, sin que se publiquen los actos administrativos para asegurar la publicidad y la transparencia administrativa, se están adelantando gestiones para que, basados en ese concepto, se inicien las labores de demolición de una pieza fundamental del Patrimonio Cultural de la Nación. Así las cosas, el contratista Copasa tendría luz verde para destruir la riqueza patrimonial de la Nación, con la anuencia del Ministerio de Cultura, la Alcaldía Mayor de Bogotá y la Subred Centro-Oriente de la Secretaría de Salud de Bogotá”, dijo Cuesta.

Este viernes, Ariza dio a conocer que acogió la petición del concejal Cuesta y le pidió al gobierno saliente no intervenir el hospital, pues este proyecto es de suma importancia para el gobierno del presidente electo, Gustavo Petro.

“Hemos informado al gobierno saliente, a la señora ministra de Cultura y al Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, de la situación actual del Hospital San Juan de Dios. En primer lugar, que el presidente electo Gustavo Petra Urrego está comprometido con el proyecto de rehabilitación y reapertura del San Juan de Dios como Hospital Universitario de muy altas calidades científicas y médicas, tal como lo ordena la Ley 735 de 2002, la cual declara el conjunto hospitalario como Monumento Nacional (ahora, Bien de Interés Cultural del Ámbito Nacional)”, afirmó Ariza en un primer momento en una carta abierta publicada en su cuenta de Twitter.

“Igualmente, que son medidas acordes con esta ley la contratación por parte del Distrito Capital de proyectos varios de restauración que dejan ver un mejor futuro para el hospital, pero que nos preocupa el contrato de $ 466.000 millones para el nuevo Santa Clara, el cual continúa su marcha”, agregó.

Ahora bien, la futura ministra de Cultura señaló que de momento aún no se ha autorizado la demolición de la infraestructura. “En el empalme fuimos informados que el nuevo edificio que sustituiría al edificio Central del San Juan de Dios no ha sido aún aprobado. La demolición, por disposiciones legales, está entrelazada a esta autorización”, dijo.

No obstante, Ariza dejó claro que “por todo esto, de manera muy respetuosa, solicitamos, entonces, no tomar decisiones en los días restantes del presente gobierno que determinen el futuro del conjunto hospitalario, pues nos interesa analizar y revisar una vez más el proceso en curso para darle cumplimiento a lo que ordena la ley”.

La Empresa de Renovación Urbana adelanta en la zona la intervención a cinco edificios patrimoniales que hacen parte de los 24 edificios que tiene el Complejo Hospitalario San Juan de Dios, pero la construcción de la Nueva UPME Santa Clara, en donde hoy está la torre central, es un proyecto a cargo de la Subred Centro Oriente. No obstante, a la fecha el proyecto no ha podido avanzar por la falta de permiso para la demolición de esa torre central.

En su momento, cuando se firmó el acta de inicio para la UPME Santa Clara, la alcaldesa, Claudia López, afirmó que los edificios patrimoniales se iban a conservar, pero el caso de la torre central no es patrimonio histórico y se trata de un edificio viejo y abandonado.

No obstante, la demolición de esta torre central ha sido centro de controversia, a pesar del acta de inicio que se firmó en julio de 2020 por un valor de $ 466.576 millones y con un tiempo de ejecución de 108 meses.

A pesar de que hoy la obra está quieta, el concejal Emel Rojas indicó que, de frenarse la autorización en el gobierno Petro para la demolición de la torre central, frenaría por completo este proyecto en específico.

“En el caso puntual, la torre debe demolerse; de lo contrario se pondrá un palo en la rueda para el avance de este proyecto. Esa torre debe seguir en construcción porque lo que se estaría haciendo es paralizar el desarrollo de la ciudad y se afectaría el complemento de la salud de los bogotanos”, dijo Rojas en diálogo con SEMANA.

Para el cabildante, Ariza se equivocó al mandar esa comunicación al Gobierno nacional y debió esperar a ocupar su cargo como ministra de Cultura.

“Ariza está como ciudadana en el derecho de solicitar algo, pero como ministra tendría primero que mirar cómo es el procedimiento interno, porque esto ya tiene unas decisiones en lo que se denomina el plan de manejo. Ella debería esperar a posesionarse para revisar el proceso”, comentó.