bogotá

José Cuesta Novoa asumió como concejal de Bogotá en reemplazo de la ministra de Ambiente de Gustavo Petro

Cuesta fue una de las personas que firmó el proceso de paz con el Estado colombiano como miembro del M-19.


José Cuesta Novoa asumió, desde hoy jueves 21 de julio, como nuevo concejal de Bogotá de la Bancada de la Coalición Colombia Humana - Unión Patriótica, en reemplazo de Susana Muhamad, quien fue designada por el presidente electo, Gustavo Petro, como nueva ministra de Ambiente.

Cuesta es un filósofo con maestría en estudios políticos de la Universidad Javeriana. Fue una de las personas que firmó el proceso de paz con el Estado colombiano como miembro del M-19. Ha sido docente universitario en diferentes instituciones de educación superior. En 2009 fue designado subdirector del Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal (Idpac).

También ocupó el cargo de subsecretario de Gobierno, desde julio de 2014, hasta el final de la administración de la “Bogotá Humana”, cuando Petro fue alcalde de Bogotá.

En el segundo semestre de 2017, de la mano con la coordinadora Distrital Territorial de la Colombia Humana, se puso al frente de la recolección de firmas para inscribir el movimiento ciudadano Colombia Humana y candidatura de Gustavo Petro para la Presidencia de la República 2018-2022.

En el 2017, Cuesta ayudó a coordinar la recolección de firmas para la candidatura presidencial de Gustavo Petro.
En 2017, Cuesta ayudó a coordinar la recolección de firmas para la candidatura presidencial de Gustavo Petro. - Foto: Tomada de la página web de José Cuesta Novoa.

El nuevo concejal dijo que su ejercicio tendrá tres temas prioritarios: continuar con su cruzada, ahora desde el cabildo del Concejo, por la reapertura del histórico hospital San Juan de Dios, además del trabajo en defensa de los Derechos Humanos en la ciudad, en especial los de la juventud.

Así mismo, indicó que trabajará por la reparación, por la no repetición y por las víctimas de desaparición forzada, tema que es sensible para él.

Cabe destacar que antes de renunciar a su cargo, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca le canceló la credencial a Susana Muhamad González como concejal de Bogotá, tras determinar que se presentaron fallas en el conteo de votos que llevaron a la conformación de las nuevas listas del Cabildo.

Tras revisar una demanda de nulidad electoral y falsedad en documento electoral presentada por César Alfonso García Vargas, la Sección Primera del Tribunal Administrativo de Cundinamarca llegó a la conclusión de que en efecto se habían presentado fallas en la nueva conformación del Concejo de Bogotá.

Sin embargo, pese a la decisión judicial, Muhamad siguió como concejal, esto debido a que Carlos Fernando Galán había logrado su espacio en el cabildo por la Ley de Garantías después que quedara segundo en las elecciones a la Alcaldía de Bogotá.

“Al renunciar Carlos Fernando Galán hay reorganización o redistribución del Concejo. Nuevamente esa curul le tocaría en teoría a Susana Muhamad; entonces, no hay cambios”, explicó en su momento el concejal Rolando González, quien era el vocero de Cambio Radical.

De esta manera, la curul siguió siendo de Susana Muhamad y, al renunciar ella al Concejo para ocupar el cargo de ministra de Ambiente, ese asiento dentro de los 45 concejales le correspondió a la Colombia Humana y es así como entró al Cabildo el exsubsecretario de Gobierno, José Cuesta Novoa.

Muhamad es una ambientalista y politóloga de la Universidad de los Andes. Asimismo, cuenta con una maestría en filosofía de la Universidad Stellenbosch de Sudáfrica.

Además, ha trabajado con diferentes multinacionales, entre ellas Shell. También formó parte de la creación del movimiento Progresistas, el cual se logró en la alcaldía de Gustavo Petro, es decir, en el año 2012.

En ese entonces, Muhamad fue secretaria de Ambiente de la ciudad, permitiendo de esa forma el desarrollo del Plan de Cambio Climático. De igual manera, fue designada secretaria general de la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Recientemente, Muhamad aseguró, en diálogo con SEMANA, que se buscará que desde el Congreso de la República se prohíba por ley el fracking en Colombia, captando que esa práctica genera un riesgo creciente para el país.

“Definitivamente, no consideramos que el costo-beneficio de la técnica del fracking en Colombia sea a favor del fracking; por el contrario, creemos que es un gran riesgo y que, territorios valiosísimos como el Magdalena Medio requieren otro tipo de vocación productiva”, sostuvo Muhamad.