Home

Nación

Artículo

Narcotráfico: el arsenal con el que disidencias de las Farc, ‘recibieron’ a comandos de la Policía en Nariño.
Narcotráfico: el arsenal con el que disidencias de las Farc, ‘recibieron’ a comandos de la Policía en Nariño. - Foto: Suministrada a Semana

nación

Narcotráfico: el arsenal con el que disidencias de las Farc ‘recibieron’ a comandos de la Policía en Nariño

Los delincuentes atacaron a bala a los uniformados, cuando realizaban operativos contra el narcotráfico.

Fuertes enfrentamientos se presentaron en las últimas horas, entre presuntos integrantes de las disidencias de las Farc y comandos jungla de la Policía Antinarcóticos, en el departamento de Nariño.

Según la autoridad, los uniformados se encontraban desarrollando operativo contra instalaciones para la producción de cocaína, cuando fueron atacados desde el monte por sujetos armados con potentes fusiles.

Los hechos se presentaron en el área rural del municipio Olaya Herrera en el departamento de Nariño, cerca a la vereda La Caña, en donde se tenía información de la ubicación de laboratorios para la producción de alcaloides.

En la zona, de acuerdo con la Policía, delinque el frente 30 de las disidencias de las Farc, Columna Móvil Alan Rodríguez.

“Integrantes de esta estructura armada que delinquen en esta zona del país han venido sosteniendo fuertes enfrentamientos con la fuerza pública a fin de proteger sus fuentes de financiamiento, las informaciones analizadas por las autoridades sabían de la presencia de sujetos armados vistiendo prendas de uso privativo de las fuerzas militares que estarían dispuestos a enfrentar a las autoridades cuando hicieran presencia en la zona”, detalló la Policía Antinarcóticos.

Por su parte, el coronel José Roa, subdirector de Antinarcóticos, indicó que, “sabíamos que en las filas de estos grupos armados ilegales existen menores de edad que han sido llevados a la fuerza”.

La precisión la hizo el oficial al revelar, que en el sitio fueron encontrados tres menores de edad, que habían sido reclutados por las disidencias de las Farc, y lo estaban obligando para que atacaran a la fuerza pública.

“Entre las ocho personas aprehendidas se encontró a tres menores que no superan los 15 años de edad, quienes estaban vestidos con camisas híbridas de color verde y pantalones camuflados”, señaló el coronel Roa. Sobre el operativo de inserción de los uniformados al terreno, la Policía explicó que, “los comandos, utilizando una táctica de desplazamiento para evitar bajas en el enfrentamiento, crearon un cerco en la zona y disuadiendo a los atacantes con granadas de humo los cercaron hasta acorralarlos muy cerca a un caño”.

En las imágenes reveladas por la Policía, se observa el abundante material de guerra e intendencia que tenían en su poder los presuntos disidentes de las Farc, y el cual fue utilizado para atacar a los uniformados.

Este golpe contra las disidencias de las Farc en Nariño, se suma a la reciente captura que hicieron las autoridades de José Alva, alias Ñaño, quien era requerido por la justicia mediante una orden de un juez de la República.

Según la Policía, Ñaño, es primo del extinto alias Guacho, quien fue jefe de las disidencias Oliver Sinisterra y como se recordará, mantuvo en aprietos a la fuerza pública de Colombia y Ecuador, con su accionar criminal.

Sobre Ñaño, dijo la Policía Antinarcóticos, habría participado en el sicariato de dos personas en el hospital de Tumaco en días pasados.

“Los heridos habrían ingresado al centro asistencial luego de una confrontación armada en zona rural del departamento de Nariño, en donde se disputan el control territorial por el tráfico de alcaloides. “Ñaño” fue avisado de la llegada de estas personas en grave estado de salud, uno de sus informantes le dio señales claras de la habitación y el piso en donde estaban recluidos recibiendo la atención médica y ordenó su crimen”, explicó la Policía.

Señaló la autoridad, que para cometer el doble homicidio, los sicarios utilizaron armas con silenciador.

“La orden fue clara, “Ñaño” escribió por mensaje de texto a su interlocutor, que había que ingresar hasta el hospital y ultimar a esas dos personas, que hacían parte de las disidencias del frente 30 de las Farc de Iván Mordisco.