Home

Nación

Artículo

En un accidente San Antonio del Tequendama murió el concejal Milton Rodríguez.
En un accidente San Antonio del Tequendama murió el concejal Milton Rodríguez. - Foto: Bomberos de Cundinamarca

bogotá

Nuevo accidente de tránsito en San Antonio del Tequendama: murió el concejal Milton Rodríguez

El cabildante chocó su vehículo luego de salir de su vivienda. Las autoridades están investigando cuáles fueron las causas del accidente.

Un nuevo accidente de tránsito enluta al municipio de San Antonio de Tequendama, muy cerca a Soacha, en el departamento de Cundinamarca. En la noche de este lunes 5 de diciembre, el concejal de este municipio, Milton Rodríguez, perdió la vida al estrellarse con su vehículo.

El accidente ocurrió en la vía que de este municipio comunica a Santandersito. El cabildante habría perdido el control de su vehículo y terminó estrellándose en una zanja.

“Siendo aproximadamente las 7:00 p. m., se presenta un grave accidente en la vía que comunica al municipio San Antonio de Tequendama con la inspección de Santandersito, en el que infortunadamente fallece una persona que desempeñaba el cargo de concejal en San Antonio de Tequendama”, aseguró el capitán Álvaro Farfán, delegado del cuerpo de Bomberos de Cundinamarca.

Las labores de rescate estuvieron a cargo de los bomberos de San Antonio de Tequendama. La Policía de Tránsito y Carreteras está investigando cuáles fueron las causas que ocasionó este accidente. No se descarta que las condiciones de la vía, por las fuertes lluvias, hayan originado el accidente.

Milton Rodríguez Parra era concejal de este municipio por el Partido Liberal.

Vale recordar que en este 2022 han sido varios los accidentes de tránsito ocurridos en este municipio de San Antonio del Tequendama. El más recordado es el de Gerardo Segura, quien cayó al abismo con su carro en el Salto del Tequendama.

El miércoles 21 de septiembre, a primera hora del día, un hecho estremeció a Bogotá y al país entero. La noticia de que un carro había caído al vacío en el Salto del Tequendama, cerca al municipio de Soacha, en Cundinamarca, se convirtió en noticia nacional en cuestión de instantes.

Se trataba de un automóvil particular, de color rojo y matriculado en Bogotá con placas RMW 778. El hecho ocurrió en el kilómetro 8 más 500 metros en la vía que comunica a Bogotá con el municipio de Mesitas del Colegio, jurisdicción de San Antonio de Tequendama.

La tragedia sucedió alrededor de la 1:00 a. m. Un joven trabajador de una obra que se adelanta en la zona, fue el encargado de reportar a las autoridades el trágico accidente. Lo ocurrido sorprendió a todos los residentes del sector.

La primera versión que empezó a circular era que al interior de vehículo viajaba el conductor, acompañado al parecer de una mujer, por lo que ese mismo miércoles, cuando apareció la luz del sol, los organismos de socorro iniciaron la búsqueda de las dos posibles víctimas del siniestro.

Bomberos de San Antonio del Tequendama, de Soacha, de Cundinamarca, además de la Defensa Civil y Cruz Roja, fueron los encargados de adelantar las labores de rescate. Las condiciones climáticas y las características propias del terreno, complicaron la búsqueda y el miércoles hacia las 8:00 p. m. se suspendió el operativo sin éxito alguno, aunque el automóvil totalmente destruido sí había sido ubicado, pero estaba totalmente vacío.

Ese mismo día se conoció la identidad de la persona que iba manejando el carro. Se trataba de Gerardo Segura, un hombre de unos 48 años de edad, dueño de uno de los restaurantes del municipio de San Antonio del Tequendama, de gran importancia turística en Cundinamarca.

Cuando se conoció la noticia, algunos familiares de Segura, en entrevista con un medio radial, afirmaron que el hombre padecía de un cuadro de depresión, por lo que se empezó a rumorar que lo acontecido se trató de un posible hecho de suicidio.

No obstante, posteriormente familiares más cercanos de Gerardo Segura negaron este episodio de depresión. Gerardo, quien fue concejal de San Antonio del Tequendama, estaba casado, tenía dos hijos, y se caracterizaba por ser muy amigable y muy cercano con sus empleados y conocidos.

El jueves 22 de septiembre, a las 6:00 a. m., se reactivó la búsqueda. Ya habían pasado más de 24 horas y los socorristas, con soga en mano para salvarguardar su integridad, seguían bajando terreno abajo, pues se trataba de un abismo de más de 800 metros, para buscar los cuerpos de las víctimas. Si bien el jueves el esfuerzo fue en vano, pues no se encontraron cuerpos, los bomberos lograron identificar tres zonas de impacto en donde el vehículo colisionó.

El viernes en la mañana, después de investigaciones al respecto, se descartó por completo que Segura estuviera acompañado, como se rumoró en un principio, por lo que los organismos de socorro reactivaron la búsqueda, esta vez, de un solo cuerpo y ya no de dos cuerpos.

Antes del mediodía de ese viernes 23 de septiembre, el cuerpo de Segura, por fin apareció. “Siendo aproximadamente las 11:53 a. m., y de acuerdo al último reporte entregado por el puesto de mando implementado en el Salto del Tequendama, es encontrado el cuerpo sin vida de una persona de sexo masculino de aproximadamente 48 años de edad”, comunicó en su momento el capitán Álvaro Farfán, delegado del Cuerpo de Bomberos de Cundinamarca.

El rescate del cuerpo fue bastante complicado y solo hasta pasadas seis horas de haber sido encontrado, fue que los socorristas lograron extraerlo hasta la parte superior.