nación

Patrullera de la policía, entre red criminal que mandaba viajeros a EE.UU. con coca camuflada

De acuerdo con las autoridades, esta organización ilegal reclutaba personas para que viajaran a países de Centroamérica y a Estados Unidos y llevaran el estupefaciente adherido al cuerpo o en el equipaje de mano.


Las autoridades dieron a conocer este martes que una organización delictiva fue desmantelada y que una patrullera de la policía estaba dentro de las cuatro personas que fueron detenidas.

El aeropuerto El Dorado de Bogotá, al parecer, era el punto de salida de los envíos de cocaína de una red narcotraficante. La labor investigativa de la Fiscalía General de la Nación y la DIJIN de la Policía Nacional, con apoyo de la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE), evidenció que esta organización reclutaba personas para que viajaran a países de Centroamérica y a Estados Unidos, y llevaran el estupefaciente adherido al cuerpo o en el equipaje de mano.

De acuerdo con el material de prueba, el paso de los denominados ‘correos humanos’ por los distintos filtros de la terminal aérea estaba garantizado. Dos integrantes de la Policía Nacional, al parecer, permitían que los viajeros llegaran a las salas de abordaje sin que la sustancia ilícita fuera detectada. Adicionalmente, en las indagaciones se constató que otras personas que harían parte de la estructura ilegal se ubicaban en distintos puntos, dentro y fuera del aeropuerto, para brindar asistencia a los pasantes de droga y garantizar que no se arrepintieran antes de subir al avión.

Cuatro personas señaladas de participar en el andamiaje criminal fueron capturadas, entre ellas el presunto cabecilla, identificado como Julián Alberto Lemus Castro, alias Julián. Este hombre sería el encargado de financiar la actividad delictiva, conseguir la cocaína, mantener los contactos en Colombia y el extranjero, así como perfilar y ubicar a los ‘correos humanos’. Otros detenidos son los patrulleros Dayana Liseth Ome Meneses e Ismael Ferney Sosa, y Handrey Johan Claro Quintero, alias El Modelo, quien estaría involucrado en la preparación de los viajeros para que respondieran adecuadamente las preguntas de las autoridades y se movilizaran sin generar sospechas. Dos de los capturados son pedidos en extradición por las autoridades de Estados Unidos. Se trata de la patrullera Ome Meneses y alias Julián. La Dirección de Asuntos Internacionales de la Fiscalía realizó las comunicaciones necesarias para que la formalización del requerimiento internacional se cumpla dentro de los términos de ley.

De otra parte, ‘Ferney’ y ‘El Modelo’ fueron presentados ante un juez de control de garantías. Una fiscal de la Dirección Especializada contra el Narcotráfico les imputó los delitos de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, y concierto para delinquir. Los procesados no aceptaron los cargos y deberán cumplir medida de aseguramiento en centro carcelario. Los presuntos integrantes de esta red narcotraficante fueron capturados en Bogotá. En los procedimientos les encontraron 12 teléfonos celulares y dinero en efectivo. En el curso de la investigación les incautaron 11,5 kilogramos de cocaína, 4 armas de fuego y 10.000 dólares en efectivo.

De otro lado, la autoridad puso recientemente al descubierto una red en el momento que compró un barco en el que llevó más de una tonelada de cocaína al exterior, generando millones de pesos en rentabilidad ilegal. “Era tal la sagacidad de esta organización criminal transnacional que, para la efectividad del envío del alcaloide, coordinó la compra de una embarcación de bandera norteamericana cuyo nombre era Mánatee, por un valor de 1000 millones de pesos, en el que fueron transportados más de 1.200 kilogramos de cocaína desde la ciudad de Cartagena hasta la Florida en los Estados Unidos, información corroborada por la Agencia Federal de Investigaciones (FBI)”, indicó el general Fernando Murillo, director de la Dijín.

Agregó el oficial que “la investigación, que duró un año y tres meses, arrojó como resultado la captura de cinco integrantes de una organización delincuencial transnacional dedicada al tráfico de cocaína, cuya zona de injerencia criminal era el departamento de Antioquia y Bolívar; tenían su centro de operaciones en la ciudad de Cartagena, específicamente en el sector del Mamonal, donde empleaban varias bodegas como centros de acopio para el almacenamiento del estupefaciente”.