Tendencias
  El candidato habló de lo que viene ahora en la segunda vuelta y pronunció una palabra de la que no había hecho uso hasta el momento: unidad. “Soy consciente de la necesidad de unir a nuestro país en el camino del cambio, que hoy se ha hecho evidente, contundentemente”, dijo.
El candidato habló de lo que viene ahora en la segunda vuelta y pronunció una palabra de la que no había hecho uso hasta el momento: unidad. “Soy consciente de la necesidad de unir a nuestro país en el camino del cambio, que hoy se ha hecho evidente, contundentemente”, dijo. - Foto: captura video pantalla

reacción

“Perdió el país de la politiquería y la corrupción”: el duro mensaje de Rodolfo Hernández

El ingeniero, quien fue la sorpresa de la jornada al pasar a segunda vuelta con su discurso antiestablecimiento, se dirigió a los colombianos mediante un video, divulgado por redes sociales y emitido desde la sala de su casa de descanso, alejado de los reflectores y las multitudes.

Rodolfo Hernández, el fenómeno político hoy en Colombia, se sale por completo de los esquemas tradicionales y rompe los protocolos de las jornadas electorales. Mientras sus contendores dieron sus discursos de aceptación de los resultados desde lujosos hoteles, rodeados de sus seguidores, el ingeniero, a pesar de haber sido la sorpresa de la jornada al pasar a segunda vuelta, les habló a los colombianos en solitario. Desde la sala de su residencia de descanso, mediante un video divulgado en redes sociales, fue contundente sobre lo sucedido ayer: “Perdió la corrupción”.

“Hoy sabemos que hay una voluntad ciudadana firme para acabar con la corrupción como sistema de gobierno. Hoy perdió el país de la politiquería y de la corrupción. Hoy perdieron las gavillas que creían que serían gobierno eternamente. Hoy ganó la ciudadanía, hoy ganó Colombia”, indicó Hernández en su discurso.

El ingeniero entendió hace rato que la política, más allá de las promesas y los programas de gobierno, se basa en mover las fibras, en tocar las emociones. Su propuesta es que la gente comprenda que se puede combatir la corrupción y los políticos tradicionales. Y, en sus primeras palabras como el contendor de Gustavo Petro en segunda vuelta, fue coherente con este discurso antiestablecimiento y del cambio. Les recordó a los colombianos que su intención es que el país no siga “ni un día más con los mismos”.

“Salieron a votar para que el país tome un nuevo rumbo. Con la votación que obtuvo mi propuesta de gobierno, hoy ganó una nación del trabajo; hoy ganó la nación de la honestidad; hoy ganó el país que no quiere seguir ni un día más con los mismos y las mismas que nos han llevado a la situación dolorosa en que hoy estamos”, expresó en el video, emitido en pantalla grande en su sede de campaña en Bucaramanga. Cada palabra suya era vitoreada desde la distancia.

Hernández es visto con buenos ojos en la derecha, desde la que, pocos minutos después de conocerse los resultados, le empezaron a llegar apoyos. Está claro que para este sector político la consigna es unirse para vencer a Gustavo Petro. Y también cae bien en el centro político. A excepción de Antonio Sanguino, que votaría en blanco, y de Alejandro Gaviria, la mayoría de los miembros de la Coalición Centro Esperanza se irían con el ingeniero.

Si quiere llegar a la Casa de Nariño, Hernández tendrá que recoger buena parte de los cerca de 5 millones de votos que obtuvo Federico Gutiérrez y los poco más de 880.000 que alcanzó Sergio Fajardo.

De hecho, el propio Gutiérrez, en su discurso de aceptación de los resultados, anunció su apoyo. Aseguró que lo hará él, pero también su fórmula vicepresidencial, Rodrigo Lara. “Al saber que nuestra posición es determinante para el país, yo no he hablado con Rodolfo ni necesito hacerlo, nosotros no queremos perder el país ni perder el futuro de Colombia. Por eso, Rodrigo y yo votaremos por Rodolfo el próximo 19 de junio. Nosotros no somos ni seremos indiferentes y queremos lo mejor para los colombianos”.

Consciente de esta realidad, el ingeniero habló de lo que viene ahora en la segunda vuelta y pronunció una palabra de la que no había hecho uso hasta el momento: unidad.

“Ahora entramos al segundo tiempo y estos próximos días serán decisivos para determinar el futuro del país. Soy consciente de la necesidad de unir a nuestro país en el camino del cambio, que hoy se ha hecho evidente, contundentemente”, apuntó.

Hernández sabe de las dificultades que se le vienen ahora no solo en segunda vuelta, en la que tendrá que resistir la arremetida de Petro y los sectores de izquierda, sino también en el caso de llegar a la Casa de Nariño.

“No soy ingenuo respecto a las resistencias que habrá frente al gobierno decidido a acabar con la politiquería y la corrupción, en especial por parte de algunos de los que se han sentido dueños de este país”, expresó en su discurso, emitido por redes sociales.

El ingeniero logró encajar en esa búsqueda de los ciudadanos como el candidato que no corresponde al continuismo, pero tampoco a las ideas de izquierda. Por tanto, les pidió el apoyo a los electores para obtener la victoria.

“Soy consciente de que será el pueblo colombiano el que me acompañe en la defensa de las decisiones que debo tomar y que será este pueblo quien construirá la victoria en segunda vuelta”, señaló.

Hernández dedicó uno de los momentos más emotivos de su breve discurso a agradecerles a los cerca de 6 millones de colombianos que votaron por él y se comprometió a convertir en realidad los deseos de cambio de los que lo apoyaron en las urnas.

“A quienes me votaron, quiero decirles que no les fallaré y que no descansaré ni un minuto en el cumplimiento de mi compromiso con todos ustedes. Mi compromiso es hoy y será siempre hacer de Colombia un país con oportunidades para todos, donde el Gobierno trabaje cada día para el bienestar de los colombianos, en especial los más necesitados de apoyo”, puntualizó.

Este asunto del apoyo a los más necesitados, a los que aguantan hambre, ha sido, junto con la lucha contra la corrupción, la punta de lanza de su campaña. Ha dicho que en un eventual gobierno suyo la prioridad será atender el dolor que sienten millones de hogares que sufren hambre crónica.

“Familias en las que los niños mueren por desnutrición. Y también otras familias en las que antes del actual gobierno podían comer tres veces al día, luego solo dos, y ahora no más que una vez, porque los precios de los alimentos cada día suben y suben sin piedad”, indicó.

Y dejó ver que, en caso de llegar a la Casa de Nariño, la mujer cumplirá un papel importante en los programas sociales: “La grave inseguridad alimentaria que sufren las mujeres y sus familias no permite demoras”.

Uno de los momentos más llamativos de las palabras del ingeniero fue cuando felicitó al registrador Alexánder Vega por la entrega “segura” de los resultados.

“No quiero dejar pasar mi reconocimiento a la manera precisa, concreta, espontánea, rápida y segura como la Registraduría entregó los resultados”.

Este no es un hecho gratuito. Hernández fue el único de los candidatos en contienda que no le lanzó críticas al registrador ni expresó dudas frente a la transparencia de los comicios. Incluso, tal como lo reportó SEMANA, en la Registraduría quedaron sorprendidos cuando la campaña del ingeniero informó que no presentaría ningún testigo electoral por una sencilla razón: él confiaba en los resultados.

Las elecciones de este domingo demostraron que la mayoría de los colombianos quieren un cambio de dirección política. Y Rodolfo Hernández representa una ruptura con lo que muchos ciudadanos identifican como el establecimiento. Así lo demostraron las urnas, en las que el ingeniero derrotó a las estructuras políticas que se habían unido, al menos de palabra, a Federico Gutiérrez.

El exalcalde de Bucaramanga se vende como un ejecutor, un técnico que tiene resueltos sus problemas económicos en la vida y no busca llegar al poder para enriquecerse, pues ya es un hombre millonario, uno de los más adinerados de Santander. Pero también ha logrado posicionarse como una persona cercana a la gente. Y por eso apeló a los colombianos para que lo lleven a la Casa de Nariño a fin de “concretar el camino” del cambio.

“Gracias, colombianos y colombianas. Cuento con ustedes para poder ganar en segunda vuelta y así poder concretar este gran camino que ustedes han votado hoy. Viva Colombia”, concluyó.