judicial

Primicia | Corte rechazó tutela que presentó Piedad Córdoba en el proceso contra su hermano

Álvaro Córdoba Ruiz es requerido por una Corte de Estados Unidos por delitos relacionados con el narcotráfico.


La Sala de Casación de la Corte Suprema de Justicia rechazó la tutela presentada por la senadora electa Piedad Córdoba Ruiz en el proceso de extradición que se adelanta contra su hermano, Álvaro Fredy Córdoba Ruiz.

La congresista presentó el pasado 28 de abril la acción de tutela en contra de la Presidencia de la República y la misma Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia reclamando la protección de sus derechos fundamentales que consideraba vulnerados.

El despacho del magistrado Luis Alonso Rico Puerta, en siete días, consideró que la acción judicial no cumplía con los requisitos para emitir un pronunciamiento de fondo.

El pasado 6 de mayo, el despacho de la magistrada Myriam Ávila Roldán cerró la práctica de pruebas dentro del estudio de la solicitud de extradición presentada por una Corte del Distrito Sur de Nueva York (Estados Unidos) por delitos relacionados con el tráfico ilícito de drogas y porte ilegal de armas de fuego.

Con esto, la magistrada entrará a definir si avala o no la solicitud de extradición. Álvaro Córdoba Ruiz fue capturado por agentes de la Policía el pasado 4 de febrero cuando se encontraba en el barrio El Poblado de Medellín.

Según las evidencias, Córdoba Ruiz era el encargado de conseguir la droga con el jefe de las disidencias de las Farc en el sur de Colombia, Miguel Botache Santilla, alias Gentil Duarte, con quien había establecido contactos desde hace más de un año. Las autoridades indicaron que había asistido a reuniones para pactar negocios ilícitos entre Bogotá y la capital de Antioquia.

Cuando se concretaba la compra de cocaína, las disidencias de Gentil Duarte se comprometían a llevar la mercancía hasta el Pacífico en tres puntos clave: Tumaco (Nariño), Cauca y Buenaventura (Valle). Durante meses, Álvaro Córdoba manejó un bajo perfil que le facilitó hacer los negocios en lugares discretos y de forma personal. Únicamente hablaba por teléfono para concretar los encuentros.

En la investigación se concretó que Córdoba también se comprometía con el suministro de armas y explosivos para las disidencias de Gentil Duarte, grupo que enfrenta una guerra a muerte en los departamentos de Arauca y Nariño con la Nueva Marquetalia que comandante Iván Márquez.

En el indictment (escrito de acusación) de la Corte de los Estados Unidos se citan interceptaciones telefónicas y seguimientos en los que se identificó su modus operandi. “Desde al menos julio de 2021 o alrededor de esa fecha, hasta e inclusive febrero de 2022, en un delito que fue iniciado y cometido fuera de la jurisdicción de algún Estados o Distrito de Estados Unidos –incluyendo en Colombia, Venezuela y en otras artes-”.

Para las autoridades de los Estados Unidos, Córdoba y otras dos personas se concertaron para traficar droga “dentro de una distancia de 12 millas de la costa de (los) Estados Unidos, y elaborar, distribuir y poseer para distribuir a bordo de una aeronave matriculada en EE.UU.”.

Tras conocer la captura de su hermano, la senadora Piedad Córdoba publicó una serie de trinos en los que catalogaba el caso como una persecución política y jurídica.

“Basta de persecución política contra mi hermano y contra mi familia. Ni mi hermano Álvaro Córdoba ni yo tenemos relación alguna con narcotráfico ni con grupos armados. Reto que se muestren las pruebas que soportan este nuevo montaje judicial”, trinó la dirigente política.

Álvaro Córdoba Ruiz se encuentra actualmente privado de su libertad en la cárcel La Picota de Bogotá.