nación

Reapareció alias Simona: pide libertad para los presos de la primera línea, hace advertencia a Petro y lo compara con Boric

Esta joven, protagonista en varias protestas del Paro Nacional, celebró uno de los nombramientos en el nuevo gabinete ministerial.


Si hay un nombre que resuena en la mente de muchas personas, cada que se habla del pasado Paro Nacional, es el de alias Simona, la mujer de 30 años que estudió Bellas Artes y es parte de los denominados ‘Escudos Azules’, uno de los grupos más activos en las protestas y desmanes de esta movilización social.

Simona se esconde detrás de una capucha, pero es identificada por sus continuas apariciones en extremo agresivas y hasta calificadas de irrespetuosas, como la ocurrida recientemente en la Catedral Primada, donde irrumpió en el momento en el que se desarrollaba la eucaristía, justo cuando se daba el saludo de la paz, es sin duda una de las figuras más representativas del Paro Nacional.

Por medio de sus redes sociales, esta joven se pronunció a propósito de la posesión de Gustavo Petro como presidente de la República, que se llevará a cabo este domingo, y aprovechó para hacerle varias advertencias al próximo mandatario, al tiempo que lo comparó con el presidente de Chile, Gabriel Boric, y pidió la libertad de los miembros de primera línea que han sido capturados por protagonizar actos vandálicos en diferentes ciudades del país.

“Abro hilo de pensamientos. Tengo muchas expectativas frente a este gobierno. La figura de @FranciaMarquezM me resulta atractiva porque en su singularidad recoge las voces de muchxs sectores sociales que han sido silenciados”, comenzó diciendo en su red social @Simona_Simo_

Así mismo, alias Simona celebró el nombramiento de Patricia Ariza como ministra de Cultura y destacó su carácter de mujer crítica y autónoma, con el que creó el teatro popular. También dijo estar convencida de que la nueva jefa de la cartera de Cultura usará el arte para promover una transformación cultural en el país.

En otro trino, indicó que “la energía e ideas que hemos usado en la protesta la trasladaremos a la organización social, por eso espero que este gobierno tenga la capacidad de escuchar las propuestas de lxs jóvenxs. Debemos dejar de ser ignorados cómo lo fuimos en el gobierno de Iván Duque”.

Por otra parte, la lideresa de la primera línea recordó lo que está sucediendo en Chile, donde (según ella) se está arremetiendo contra los jóvenes y no se ha cumplido con la liberación de los “presos políticos”, para decirle a Gustavo Petro que miles de jóvenes tienen sus esperanzas puestas en él.

“En este gobierno se deben dejar sentadas las bases de una serie de reformas que lleven al bienestar colectivo. Si esto no se cumple usaremos nuestro derecho constitucional de manifestarnos, esperando que no se repita el ejemplo de Chile dónde hemos visto a Boric”, agregó.

Por último, esta mujer, cuya labor al interior de la primera línea es darles visibilidad mediática a los Escudos Azules, y para ello ha protagonizado varios actos que rozan en la delgada línea de lo penal, aseguró que por ahora estarán a la expectativa de lo que se haga durante el arranque del gobierno Petro, advirtiendo que “es el momento de soñar con los pies en la tierra y la voluntad para construir un mejor país”.

Alias Simona también se ha caracterizado por proponer la eliminación de las Fuerzas Armadas en el país, argumentando que es necesario este tipo de medidas para “romper las relaciones de poder que hay en el país”, desconociendo todo el orden constitucional que rodea a este tipo de instituciones.

Pese a los actos que ha protagonizado, las autoridades no han podido detenerla, ya que según organismos de inteligencia, ella y los integrantes de los Escudos Azules, actúan de manera coordinada y luego de cometer los actos violentos, para evitar ser capturados o generar un impacto mediático de mayor alcance, supuestamente se cambian la ropa y se visten con chalecos de defensores de derechos humanos o periodistas con el propósito de enviar el mensaje de que las autoridades están deslegitimando o reprimiendo la protesta social.