economía

Reforma tributaria de Gustavo Petro: cinco puntos que asustan a los colombianos

Desde el IVA, el impuesto al patrimonio y hasta las pensiones, el revolcón del presidente electo todavía deja muchos interrogantes abiertos.


El presidente electo Gustavo Petro fue objeto de varias polémicas durante el escenario electoral debido a sus propuestas económicas. Su anuncio de hacer una ambiciosa reforma tributaria es la que más tiene con los pelos de punta a un sector del país.

La confirmación de que su nuevo ministro de hacienda sería Jose Antonio Ocampo, un reputado economista ubicado entre la ortodoxia y el progresismo, trajo la calma a algunos sectores económicos, que lo ven como una figura conciliadora y sensata.

Sin embargo, los interrogantes al rededor de la reforma tributaria siguen siendo muchos. ¿A quién va a afectar? ¿Quiénes pagarán más impuestos? ¿Logrará recoger el dinero esperado?

Estos son algunos de los puntos más preocupantes para los colombianos en la posible reforma tributaria de Gustavo Petro.

1. ¿Quiénes pagarán impuesto sobre la renta?

Una de las mayores preocupaciones gira al rededor de quiénes serán las personas que deberán el impuesto de renta. Un aumento en la base gravable podría ser una de las estrategias utilizadas por el equipo económico del presidente electo, que busca recaudar un 5,5 por ciento del PIB como monto mínimo adicional, lo que implica conseguir más de 55 billones de pesos.

La preocupación entonces radica en saber a partir de que tope de ingreso pagarán impuestos las personas naturales con la nueva posible reforma tributaria.

El asesor económico de la campaña de Gustavo Petro dejó claro que no se bajará el umbral del impuesto de renta para las personas naturales. Por ejemplo, los colombianos que tuvieron ingresos brutos iguales o superiores a 1.400 UVT ($ 50.831.000) en 2021 deben declarar renta este año, aunque hay que tener en cuenta que no siempre declarar renta significa pagar.

Esta última aclaración es fundamental, para Maria Camila Acuña, abogada junior en la firma de asesorías tributarias Jimenez Higuita Rodriguez, “en caso de que exista disminución de la base gravable se amplía la cantidad de personas que deben declarar, es decir del cumplimiento de la obligación formal, que no de la obligación sustancial, es decir pagar”.

2. ¿Exención de renta?

Durante el 2021 el gobierno nacional aplicó excepciones de renta para dar beneficios tributarios a algunos sectores productivos. Esta decisión implicó que el Estado dejó de percibir por lo menos 92,2 billones de pesos, según cifras dadas por el Ministerio de Hacienda.

“Se ha conocido que, justamente, una de las propuestas de la reforma tributaria será eliminar la renta de trabajo exenta del 25%”, dijo Carolina Martínez Alvarado, Asociada Directora de Litigio Tributario en Jimenez Higuita Rodriguez.

Petro ha sido enfático en este punto, las exenciones tributarias deben ser eliminadas. Según Jeisson Ramírez, director de la firma de contadores Touché Asesores, la reforma del presidente electo eliminaría “suprimir beneficios tributarios que actualmente existen en el ordenamiento tributario y que permiten que el sistema no sea progresivo”.

Sin embargo, Martínez precisó a Semana que “en la actualidad, la renta de trabajo exenta del 25% no es plena, sino que está limitada y, adicionalmente, por la forma en que se calcula resulta siendo nominalmente muy inferior”.

3. ¿Medicina prepagada, créditos de vivienda, pensiones?

Esta pregunta es una de la que tiene más interrogantes todavía. Durante la campaña presidencial el presidente electo realizó varías afirmaciones relacionadas con las reformas a los créditos de vivienda, el sistema de salud y, sobre todo el sistema pensional. En campaña, Gustavo Petro había anunciado un revolcón en el tema pensional.

El sistema pensional actual incluye un régimen público, a través de Colpensiones, y uno privado, que manejan las AFP e implica la existencia de cuentas de ahorro individuales (el cotizante recibe lo que ahorró más los intereses y menos los costos de administración).

Aún no se sabe si los beneficios tributarios en este sector van a ser eliminados. Además, “deberá analizarse el impacto de cada uno de los beneficios tributarios en el recaudo del impuesto. Este tipo de beneficios además de que impactan la renta líquida gravable, a la cual se le aplica la tarifa del impuesto, también permiten una adecuada planeación fiscal”, acotó la abogada Acuña.

4. ¿Y el IVA?

Otra de las preocupaciones se encuentra en sí dicha reforma tributaria aumentará la base gravable del Impuesto sobre el Valor Añadido o IVA, que grava el consumo y es uno de los impuestos que más genera recaudo en el país.

Según la base actual, el IVA se cobra sobre un 19% del precio de un producto. Un aumento en esta base gravable podría significar un encarecimiento de los productos que afectaría a todos los sectores de la población. El IVA, al ser un impuesto regresivo, debe ser pagado tanto por las clases altas como las bajas.

A este respecto, “el problema es precisamente que la ampliación de la base gravable del IVA encarecería el consumo de TODAS las personas en la misma medida”, acotó Acuña. El IVA es una de las mayores fuentes de recaudo en el país.

5. ¿Qué pasará con el impuesto al patrimonio?

El impuesto al patrimonio o impuesto a la riqueza es un tributo que se paga de forma individual con respecto a los bienes que una persona posea. Así, se cobra sobre la posesión bienes que excedan los tres mil millones de pesos.

El equipo económico del presidente electo ya ha afirmado que desea bajar el umbral del impuesto al patrimonio, de 3.000 millones (donde está hoy), a apenas 1.000 millones de pesos. Serían unos 50 mil colombianos los que pagaría ese impuesto, es decir, menos de un uno por ciento de la población tributaría sobre el patrimonio con la nueva reforma.

Además, acotó Martínez, “es preciso aclarar que el equipo económico del presidente electo ha sostenido que los 1000 millones se calcularán teniendo en cuenta el patrimonio líquido, es decir, sin incluir las deudas” de las personas que deben tributar.

Estas propuestas, ciertamente, han levantado polémica en la sociedad colombiana. El presidente electo ha declarado, además, que desea aprobarla antes de que se acabe el 2022. Los interrogantes aún son muchos y es necesario esperar al documento oficial de la reforma.