Tendencias

Home

Nación

Artículo

Rodolfo Hernández y Gustavo Petro.
Rodolfo Hernández y Gustavo Petro. - Foto: SEMANA

política

Según The Economist, Gustavo Petro y Rodolfo Hernández ponen a Colombia “en riesgo”

La revista británica fue dura en sus críticas contra los candidatos que se disputarán la segunda vuelta.

“Un exguerrillero y un populista de TikTok”, así percibe The Economist la segunda vuelta presidencial en Colombia. La revista inglesa publicó un duro artículo sobre Gustavo Petro y Rodolfo Hernández, los candidatos que se disputarán la Casa de Nariño el próximo 19 de junio. En él, la publicación recalca el “riesgo” que ambas propuestas de cambio podrían significar para el país.

El escrito inicia con el panorama regional, en el que Perú y Chile escogieron una opción de cambio. Brasil, con Luiz Inácio Lula da Silva, y Colombia, con Petro y Hernández, esperan su turno.

Sobre Petro, recalcan su pasado en el M-19. Por otro lado, la revista inglesa dibuja a Rodolfo Hernández como un “millonario poco conocido hace unos meses, pero que tiene devotos encendidos con sus diatribas en TikTok”.

The Economist afirma que Colombia ha sido anómala en América Latina, una región turbulenta en la que muchos votantes “tienen una debilidad por los caudillos”. Según la revista, exceptuando el periodo bajo el mando del expresidente Álvaro Uribe Vélez, la política colombiana “tiende a ser moderada”.

Por esto, el “extremismo de izquierda ha sido impopular, ya que los colombianos lo han relacionado con las Farc, un grupo de guerrilla marxista”. Adicionalmente, los gobiernos han construido lazos fuertes con Estados Unidos, lo cual, según la revista, ha hecho que los inversionistas miren hacia Colombia.

De la misma forma, el artículo habla sobre la situación en Colombia, la cual habría llevado a este escenario electoral. A pesar del crecimiento robusto de la economía, la inequidad “es extrema”. Este descontento “alimentó las protestas violentas de 2019 y 2021″, dice la publicación.

De acuerdo con The Economist, el crecimiento de la economía colombiana, el cual ha sido más rápido que en otros países de América Latina, no ha sido suficiente. “Pero un Acuerdo de Paz con las Farc en 2016 fue pobremente implementado por Iván Duque, el presidente saliente, y partes del país siguen siendo violentas”.

Con este contexto, la revista asegura que “ni Petro ni Hernández se ven capaces de abordar estos problemas complejos”, ya que ambos fueron alcaldes poco impresionantes.

“Cuando Petro dirigía Bogotá, la capital, tenía fama de pelearse con su personal. Fue suspendido brevemente después de administrar mal la toma municipal de un servicio privado de recolección de basura”, relató el medio internacional.

Luego de criticar a Petro, califican la trayectoria de Hernández como “peor”. Recuentan que como alcalde de Bucaramanga fue suspendido tres veces.

“Por una cachetada a un colega, por decirle corrupto a un oficial sin evidencia y por violar reglas de elecciones haciéndole campaña a su sucesor elegido. Un ingeniero por profesión, prometió construir 20.000 casas para los pobres. Ninguna se materializó”, se lee en el artículo.

El medio afirma que Petro “moderó su tono hace poco, pero sus políticas siguen siendo radicales”. Listaron algunas de sus propuestas, como incrementar aranceles, renegociar tratados de libre comercio y garantizar trabajo en el sector público para los desempleados, que corresponden al 11 % de la fuerza laboral colombiana.

“También quiere poner fin a nuevas exploraciones de petróleo y gas, a pesar de que las industrias extractivas representan más de la mitad de las exportaciones”, advierte la publicación sobre una de las propuestas que más genera polémica.

Por el lado de las propuestas, califican a Hernández como “grande en promesas y pobre en realismo”. Afirman que sus propuestas, frecuentemente transmitidas por redes sociales, incluyen “líneas tan edificantes como ‘fuck fracking’”.

Afirman, a su vez, que el ingeniero también es proteccionista. También lo comparan con Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, por querer realizar una conferencia de prensa diaria. El deseo de Hernández es “nombrar y humillar supuestos políticos sucios”, informa.

Al mismo tiempo, hacen referencia al caso Vitalogic, el cual enreda al exalcalde de Bucaramanga por supuestos actos de corrupción.

“Colombia está dando un paso a lo desconocido”, argumenta The Economist. Según la publicación, “cualquiera de los dos candidatos podría desestabilizar un país que estaba por buen camino para, al menos, éxito modesto”.

Finalmente, la revista inglesa advierte a los colombianos sobre el daño de la demagogia. “Si es elegido, podría ser ligeramente más probable que Petro acepte controles y equilibrios, a comparación de Hernández. Pero, gane quien gane, las instituciones en Colombia deberán prepararse”.

Noticias relacionadas