Tendencias

Home

Nación

Artículo

Necoclí, en el departamento de Antioquia, sigue siendo el epícentro de llegada de migrantes venezolanos, y desde allí muchos de ellos se aventuran a cruzar el Tapón del Darién, arriesgado su vida, para llegar a Panamá y luego a Estados Unidos y México.
Necoclí, en el departamento de Antioquia, sigue siendo el epícentro de llegada de migrantes venezolanos, y desde allí muchos de ellos se aventuran a cruzar el Tapón del Darién, arriesgado su vida, para llegar a Panamá y luego a Estados Unidos y México. - Foto: ÓMAR YESID NEGRETE - SEMANA

selva del darién

Selva del Darién: mediante amenazas, periodistas de Telemundo fueron obligados a salir del lugar

El Tapón del Darién es uno de los caminos que utilizan los migrantes para llegar a Centroamérica o Norteamérica.

Con la intención de llegar a Estados Unidos, el Tapón del Darién, una peligrosa selva ubicada en plena zona fronteriza entre Panamá y Colombia, se ha convertido en el camino que toman los migrantes venezolanos y de otras nacionalidades para arribar a tierras norteamericanas.

Este lugar resalta por su alta peligrosidad en su recorrido, dado que allí las personas se pueden cruzar con animales peligrosos o con algún otro peligro mayor.

En este sentido, en lo que va del 2022, más 71.012 migrantes se han aventurado a cruzar el siempre riesgoso Tapón del Darién. Asimismo, se destaca que el 2021 cerró con una cifra muy superior, ya que 133.726 viajeros transitaron esta vía para llegar a otro territorio. De igual manera, según cifras del Servicio Nacional de Migración (SNM) de Panamá, el 63,28 por ciento de las personas que han cruzado este año la selva del Darién, es decir, 44.943, son de origen venezolano.

Además de los migrantes venezolanos que frecuentan este paso entre Panamá y Colombia, los haitianos y los cubanos, con 4.821 y 3.133 personas, respectivamente, son las otras nacionalidades registradas que cruzan la selva del Darién. Las aspiraciones de alcanzar una mejor vida ocasionan que miles de migrantes tomen este camino, sin considerar los riesgos.

Condiciones climáticas extremas, detenciones ilegales, animales salvajes, violencia xenofóbica y ahogamientos son los principales peligros a los que se enfrentan los migrantes que tratan de cruzar las diferentes fronteras irregulares por mar o tierra.

Periodistas de Telemundo fueron amenazados por hacer presencia en el Tapón del Darién

La Fundación de Libertad de Prensa (FLIP) dio a conocer que un equipo de periodistas pertenecientes a Telemundo, cadena de televisión terrestre estadounidense, fue obligado a salir de este eje de la migración irregular que recibe diariamente a miles y miles de personas, que tienen el objetivo de cumplir el popular “sueño americano”.

De igual manera, se destaca que este grupo de periodistas tenía el propósito de documentar algunas de las historias que cruzan por el Tapón del Darién, sin embargo, esto no fue del gusto de los popularmente llamados “coyotes”, que son transportadores ilegales que recorren estos caminos con los migrantes. También, es necesario mencionar que así como atraviesan personas de diferentes nacionalidades esta selva, se presentan a diario fallecimientos por diferentes motivos como los dichos anteriormente.

Bajo la batuta de Daniel Muñoz, el equipo de periodistas de Telemundo arribó a la zona el pasado 2 de septiembre, y cuatro días más tarde se adentraron a la selva del Darién para documentar los movimientos de los migrantes. Fue allí cuando cinco “coyotes” los amenazaron de inmediato y por esa razón salieron del lugar, pero se trasladaron solo hasta Capurganá.

Una vez allí, apareció nuevamente un grupo de hombres armados para reiterarles que sí o sí debían salir del área metropolitana de la zona o, de lo contrario, su vida correría peligro. Este es un lugar en el que los periodistas que van a cubrir asuntos migratorios o relacionados deben tener precaución, porque las personas encargadas del transporte irregular de migrantes no permiten que esto se documente y responden con violencia.

Después de cruzar la selva del Darién, el último paso al que se tienen que medir los migrantes venezolanos que aspiran arribar a territorio estadounidense por vías irregulares es el siempre caudaloso Río Bravo, ubicado entre la frontera de México y Estados Unidos. Incluso, según las autoridades mexicanas, hasta la fecha, han encontrado más de 18 cuerpos de migrantes que murieron al intentar cruzarlo.