actualidad

Video | Bomberos de Bogotá rescataron a un bovino que había caído en una zanja

El animal fue valorado y entregado a sus propietarios.


En época de lluvias, las zanjas pueden convertirse en peligros potenciales, especialmente para los animales que pastorean en sus alrededores. La superficie se torna resbalosa, la vegetación cubre el agujero y las posibilidades de caer aumentan.

Bomberos de la Estación de Chapinero, en Bogotá, publicaron sorprendentes imágenes con el rescate de un bovino que había caído en una zanja profunda, ubicada en una casa rural en dicha localidad.

Luego de percatarse de que el animal había caído, los habitantes del sector se comunicaron con la línea de emergencias para solicitar ayuda. En respuesta, integrantes del Cuerpo de Bomberos arribaron al lugar para adelantar el rescate.

En las imágenes se observa cómo se necesitaron más de 10 personas para coordinar esfuerzos y rescatar el ejemplar. Se improvisó un sistema de polea para asegurar al mamífero y elevarlo hasta el exterior de la zanja.

Durante el proceso, el cuidado debía ser extremo, pues un mal movimiento conllevaría a que el bovino cayera nuevamente y se lastimara. No obstante, la calma del animal y la cooperación entre bomberos y vecinos permitió concluir exitosamente el rescate.

Una vez el bovino ya estaba en el exterior de la zanja, se procedió a valorar su condición y entregarlo a sus propietarios. Algunos internautas reaccionaron a la publicación y celebraron el rescate efectuado por los bomberos, agradeciendo su labor.

¿Qué ocurre si un perro con rabia muerde a un humano?

Los humanos pueden contraer rabia después de ser mordidos por un perro. De hecho, las personas contraen este virus por medio del contacto directo con la saliva o los tejidos del sistema nervioso o del cerebro de un animal infectado.

Aunque es raro, también es posible que las personas contraigan la rabia a través de otro tipo de exposiciones, que pueden incluir rasguños, abrasiones o heridas abiertas expuestas a la saliva u otro material potencialmente infeccioso de un animal rabioso.

Cabe destacar que, según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), los otros tipos de contacto, tales como acariciar a un animal rabioso o tener contacto con su sangre, orina o heces, no se relaciona a un riesgo de infección y no es considerado como una exposición que deba generar alerta de transmisión.

Por su parte, el portal MedlinePlus subrayó que “las mordidas de perro representan una causa común de rabia en los países en desarrollo, especialmente en Asia y África. En los Estados Unidos no se ha informado de casos de rabia causados por mordeduras de perro en muchos años, debido a la vacunación generalizada de animales”.

La inhalación del virus de la rabia ‘aerolizado’ es otra de las posibles vías de exposición distintas de las mordeduras, pero, a excepción del personal que trabaja en laboratorios, la mayoría de las personas nunca tendrá contacto con aerosoles del virus de la rabia.

En tanto, el CDC añadió que se han identificado casos de transmisión de la rabia a través de trasplantes de córnea y de órganos sólidos (vísceras macizas), pero estos también son excepcionales. “Solo ha habido dos casos conocidos de donantes de órganos sólidos con rabia en los Estados Unidos desde el 2008. Muchas organizaciones de procuración de órganos han agregado una pregunta de evaluación sobre la exposición a la rabia a sus procedimientos de evaluación de aptitud de cada donante”, determinó el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades.

Estadísticas de la rabia

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) manifestó que la rabia está presente en todos los continentes y afecta a más de 150 países. A nivel global, dicho virus es responsable de unas 60.000 muertes humanas por año.

En las Américas se ha logrado minimizar la incidencia de la rabia humana transmitida por perros a cerca de un 98 %, con alrededor de 300 casos en 1983, a dos casos humanos transmitidos por perros en 2020. Sin embargo, en los últimos años, la rabia en seres humanos transmitida por animales silvestres adquirió una mayor relevancia. El murciélago hematófago (Desmodus rotundus) es, hoy por hoy, el principal transmisor de rabia, explicó la OPS.

Es importante indicar que cerca de 100 millones de perros son vacunados por año en campañas de inmunización contra la rabia en el continente americano.