nación

Ocho homicidios en Cali durante celebración del Día de la Madre

La Policía Metropolitana de Cali reportó una cifra histórica respecto a años anteriores.


Las autoridades de la capital del Valle reportaron que durante la celebración del Día de la Madre fueron atendidas 12.025 llamadas, 2.079 casos atendidos por la Policía y dentro de ellos se registraron 268 riñas, 88 casos de violencia intrafamiliar, 272 por alto volumen y ocho homicidios.

“Es un balance muy positivo, es importante señalar que ha sido el fin de semana menos violento en el Día de la Madre en los últimos cuatro años con ocho casos, teniendo una reducción del 50 % comparado con el año pasado, el 27 % con el 2020 y el 43 % con el 2019. En la operatividad realizamos 40 capturas, 11 incautaciones de armas de fuego (todas por porte ilegal). Se recuperaron un total de nueve vehículos y se interpusieron 1.240 comparendos, del Código Nacional de Convivencia y Seguridad Ciudadana”, informó el Juan Carlos León Montes, comandante Policía Metropolitana Santiago de Cali.

León Montes señaló que en el año 2019, durante la celebración del Día de la Madre, hubo 14 homicidios, en el 2020 se presentaron 11 y el año pasado 16. “Esperamos que no se nos presenten otros fines de semana violentos, que podamos convivir en paz y, sobre todo, que podamos acatar todas las medidas de seguridad para evitar hechos violentos”, insistió el oficial.

Inseguridad en Cali sigue disparada: aumentaron homicidios en los primeros cuatro meses del año

Los índices de homicidios en Cali no dan tregua. En lo corrido de este año se han registrado más asesinatos que en el mismo periodo de 2021. Esto, según cifras del Observatorio de Seguridad de la ciudad.

Entre el 1 de enero y el 1 de mayo de este año, en la capital del Valle del Cauca fueron asesinadas 334 personas, de acuerdo con el Observatorio. Es decir, 17 más que en 2021, cuando se reportaron 317 muertes violentas en los cuatro primeros meses.

El domingo, 1 de mayo, nueve personas fueron asesinadas en Cali, según la Policía Metropolitana. Estos homicidios, perpetuados principalmente con arma de fuego, ocurrieron en los barrios Polvorines, Alfonso Bonilla Aragón, San Judas, Alfonso López, Comuneros, Belén, Potrero Grande, Marroquín y Mojica. Las víctimas eran hombres.

“Esta oleada de violencia es por ajustes de cuentas del narcotráfico, manejos de zona, por la venta de sustancias psicoactivas. Por acá entra toda la droga que se produce en la región. Esta ciudad no ha borrado las huellas del narcotráfico, seguimos estando en esa línea. Mientras haya abundancia de sustancias psicoactivas habrá violencia”, le dijo a SEMANA el concejal Juan Martín Bravo sobre los índices disparados de homicidios en Cali.

Bravo descartó que, pese a la importancia de la seguridad y el llamado de alerta por las crecientes cifras en materia de homicidios, este tema vaya a ser objeto de debate en el Concejo de Cali debido a que las sesiones ordinarias concluyeron el pasado 30 de abril. “En este momento fuimos convocados a sesiones extraordinarias, pero solo podemos hablar de lo que fuimos citados y ahí no está ese tema”, resaltó.

El mismo ministro de Defensa, Diego Molano, reconoció que los homicidios en la capital del Valle están disparados y, con cierta preocupación, alertó de que la ciudad se enfrenta a un problema grave de estructuras criminales que buscan, a sangre y fuego, copar nuevamente terrenos ganados por la fuerza pública.

La preocupación del alto funcionario no es menor: Cali, durante el año 2021, registró 1.217 homicidios; los meses de mayo y junio, cuando la ciudad estaba controlada por los vándalos y cercada por bloqueos, fueron los más violentos del país. Las otras urbes con mayor tasa de asesinatos son Bogotá, con 1.126; Medellín, con 403; y Barranquilla, con 365. La cifra de la capital del Valle es bastante elevada en comparación con las otras metrópolis, y más aún si se coteja con Bogotá, que la triplica en población.

“En el caso de Cali, hay tres factores que propiciaron el alza de homicidios. El primero es que, a partir del vandalismo y los bloqueos, hubo reconfiguración criminal que hizo que algunos grupos armados empezaran a apoyar el microtráfico; y ahí se generó una ola de violencia muy grande, que, inclusive, disparó los niveles de homicidios durante los meses de mayo y junio. Tiempo donde reinó el vandalismo y los bloqueos en la ciudad”, le explicó el ministro Molano a SEMANA.